Invierte para ser libre

invertir-para-ser-libre

Hay personas que quieren aprender a invertir para ser rico o hacerse millonarios. Y creo que el enfoque es erróneo. Lo primero, porque nunca hay atajos para el dinero fácil. Y lo segundo porque creo que quien busca ganar dinero rápidamente, esta movido mas por el deseo de exhibir su éxito y consumir, que por alcanzar la libertad financiera. 

Yo te digo, invierte para ser libre y olvídate de impresionar a tu vecino o la gente que te rodea. 

En general, todos aspiramos a tener unos ingresos seguros y estables. En España se lleva mucho lo de querer ser funcionario. El sueño de cualquier madre para sus hijos, es verlos colocados en un trabajo para toda la vida. Y ser funcionario, es la ocupación top. 

Si no puedes ser funcionario, te queda estudiar mucho y trabajar como un esclavo para alguna multinacional. Y con suerte, conseguir un buen salario. Pero, al fin y al cabo, lo único que haces es vender tu tiempo a cabio de dinero. Y tu tiempo es limitado. Así que hay techo en tus ingresos. 

Por otro lado, lo de tener un trabajo estable y bien pagado, cada vez es más historia del pasado. Ahora hay mucha precariedad e inestabilidad. Si ya te pilla mayor, o no estas dispuesto a salir de tu zona de confort, moverte de tu ciudad o irte al extranjero, te espera una vida dando tumbos por malos trabajos o dando por bueno un mal empleo que a penas soportas. Incluso aunque tengas carrera y sepas idiomas.

Por otro lado, siempre te queda trabajar para ti mismo. De trabajar de sol a sol para otros, por qué no hacerlo para ti mismo ¿verdad? Mientras estas haciendo tu trabajo, hay ingresos. Pero si te paras, tu autoempleo no da dinero. 

No está mal eso de ser tu propio jefe. Pero no es real la falta de libertad que te proporciona un autoempleo. Los autónomos son esclavos de si mismos en realidad. Y a no ser que te fascine lo que haces, tienes un problema. 

Tanto si trabajas para otros como si lo haces para ti, dentro de un orden, es muy raro que te hagas millonario. Con lo cual, sólo te queda soñar y jugar a la Primitiva y a la Lotería de Navidad. Si encima eres de los que odia su trabajo y te cuesta horrores levantarte por la mañana para ir a trabajar, tienes un dilema bastante gordo.

Todos más o menos, nos enfrentamos a las mismas decisiones financieras en nuestro ciclo de vida financiero. Pueden variar un poco en función de si decides vivir la vida casado y con hijos, sin hijos o sin pareja. 

Basta con que cometas un error financiero grave, para que te condenes a una vida gris y mediocre atada a un empleo que no te gusta y te amarga la existencia. Sabiendo que sólo tenemos una vida, es un poco triste desperdiciar este milagro ¿no crees?

Y ¿qué puedes hacer mal? Te preguntarás. Pues mira, basta con que te compres una casa demasiado cara en un mal momento, que te endeudes en exceso para comprar tu vivienda habitual o que gastes más de la cuenta en tu día a día. Consumir cosas que no te puedes permitir comprando a crédito es criminal. A eso súmale casarte con la persona equivocada, y acabar divorciado con o sin hijos. Y ya tenemos todos los ingredientes necesarios para escribir el guion de una vida desgraciada más. 

Para salir de esa vida de penurias, salvo que hayas nacido con un pan debajo del brazo en forma de herencia o patrimonio familiar, que hayas decidido seguir el miserable camino de un político corrupto, te quedan dos opciones para salvarte. 

Una es, montar un negocio y conseguir ganar dinero mientras otros trabajan para ti. Ser listo, ahorrar y no gastártelo todo en lujos absurdos. Y la otra, invertir para ser libre. Algo que suelen hacer también los empresarios inteligentes. En el sentido de que con los ahorros que generas con un trabajo, negocio o autoempleo, lo inviertes en activos financieros que meten dinero en tu bolsillo mes a mes, sin que tú tengas que hacer nada.

No confundir con pasivos financieros, que esos sacan dinero de tu bolsillo. Como por ejemplo comprar un coche. Que por mucho que te haga un servicio, son un agujero de dinero. Hay personas que creen que comprar una casapara alquilar, pidiendo una hipoteca, es un activo. Si el fulano que vive en ella te paga, con suerte pagas la cuota y cubres gastos. Pero no te dejan a ti dinero para vivir. Y la casa puede perder valor. Con lo cual, no cumple el objetivo. No sé si me entiendes. 

Un pasivo financiero, son por ejemplo participaciones en fondos o acciones, que reparten dividendos, derechos de autor, royalties, tierras de cultivo a renta, intereses de un bono de deuda, alquileres de bienes en propiedad sin deuda, etc. 

Eres libre, en el momento en que no necesitas trabajar para cubrir los gastos que tienes que satisfacer para vivir bajo es estilo de vida que has elegido. Y esos gastos, son soportados por los rendimientos que te generan esos activos. 

Eso sí, invertir para ser libre puede ser una utopía, si te propones un objetivo de vida de excesos y lujos. Es razonable para cualquiera conseguir la independencia financiera, si te das cuenta a tiempo de que hay un complejo sistema montado que te empuja a comprar y que te hace sentir mal si no tienes o haces ciertas cosas. Pero que mas allá de la utilidad y de una calidad aceptable de un producto o servicio, todo lo demás son excesos inútiles, sin los que puedes vivir perfectamente bien. 

Quienes pretenden conseguir este mismo objetivo únicamente ahorrando sin invertir, lo único que consiguen es una vida de miseria y privación. 

No me quiero imaginar lo mal que lo tiene que estar pasando en estos años de tipos cero o negativos, personas con escasa educación financiera que creen que lo único rentable es el plazo fijo o el ladrillo. Y que, si deciden dar el salto a la inversión con fondos, lo hacen en bancos comerciales tradicionales, por confianza con el gestor o director de banco y sin entender lo que están haciendo. Asustándose y saliendo al primer vaivén del mercado. 

Por lo tanto, además de una vida de consumo y gasto moderado, hay que hacer un esfuerzo por aprender a invertir para ser libre y saber lo suficiente para hacerlo por tu cuenta o para saber elegir en quien delegar o en manos de quien dejar tus ahorros. No se te tiene que olvidar que algún día morirás. ¿Estás seguro de que seguro de que estás haciendo las cosas de la mejor forma que las puedes hacer? Si la respuesta es no, estás a tiempo de cambiarlo. En el intento se hace el camino. Animo. Utiliza las inversiones para vivir más libre y aléjate de las deudas y del consumo superfluo como de la peste. 

También te puede interesar:

4 comentarios:

  1. Yo por lo que leo y veo ,el q trabaja es tonto, yo soy funcionario y ahorrador.
    Lo que estoy viendo en España es que todo el mundo tiene ayudas, ahor baja las peonadas del per,hay gente eq vive así toda la vida.
    Vive mejor un tío con 600e al mes que uno de 1000,el primero tiene ayudas de todo.
    Ahora los pensionistas que ganan más que un obrero con hipoteca e hijos.
    Estamos en un país de bajos y jetas y te incitan a ser así.
    Lo dicho ,yo buscaría ayudas y que trabaje Rita.
    Somos muy tontos y claro los que tenemos ya algo de patrimonio de un trabajo, dárselo al vago y maleante.
    La verdad que estoy hasta los huevos, de todo lo que viene de fuera a chupar y exigir y los de aquí que no quieren más q vivir del cuento.
    Y lo q dices algún día vamos a morir y quien vivió mejor???
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José.

      A mi esas propuestas de establecer ayudas o una renta universal para todos, me parecen un cáncer para la sociedad y los jóvenes. Se impone la ley del mínimo esfuerzo, el oportunismo, la cultura del aquí y ahora... una visión demasiado cortoplacista, que además de ser insostenible e inviable, está matando los valores de la gente.

      Yo sigo pensando que hay otro camino. Y que con esfuerzo se puede ahorrar para porder invertir, tratar de ser un poco más libre por tu cuenta, sin tener que depender de papá Estado.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Felicidades por el artículo, me parece muy bueno.

    Creo que el primer paso a dar para alcanzar la libertad financiera es sin duda el ahorro. No obstante, esto no es suficiente, y la inversión debe ser el segundo paso. Si además decides emprender y montar un negocio, podrías alcanzarla incluso antes, aunque esto no siempre es así.

    Lo que está claro es que la inversión es fundamental, y para ello hay que formarse. Este paso sí que es obligatorio.

    Gracias por divulgar estos conceptos en tu blog, creo que es muy necesario.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Inversión Pasiva.

      Hay que invertir. A las cuentas, depósitos, fondos garantizados y cualquier otro producto conservador, hay que decir NO gracias. Si no necesitas el dinero a corto plazo, no tiene sentido.

      Luego, el que tenga tiempo y ganas puede invertir por su cuenta o delegar en alguién independiente que vele por sus intereses. Pero lo que está claro, es que a largo plazo, el riesgo paga.

      Un saludo.

      Eliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.