Cómo afecta la comisión de gestión de un fondo a la rentabilidad

comision-de-gestion-de-fondos-inversion

Ahora que parece que con la normativa MiFID II las entidades y las gestoras van a tener que retratarse delante del cliente, informándoles de todos los costes y comisiones en su fondos de inversión, quizá te empieces a preocupar un poco más por lo que te están cobrando en tus inversiones.

Hay una situación muy curiosa  con la que me he encontrado estos días, al hilo de las comisiones explicitas en los servicios de gestión discrecional de carteras de fondos, que algunas entidades están liquidando ahora en relación con todo el ejercicio 2018.

Un inversor me decía que le había puesto de tan mal humor ver el cobro de la comisión en cuenta, que se iba llevar la cartera de fondos a otra entidad para que le siguiesen cobrando sin que se enterase. Es decir, de forma implícita y descontándose del valor liquidativo.

Tal era el absurdo, que a pesar de que la comisión total era menor que antes en la cartera de fondos, el hecho de verlo de forma explícita, le hacía sentirlo como una pérdida de la que antes no era consciente. Acentuando el dolor por las minusvalías sufridas en la inversión. Y como dice el refrán, ojos que no ven, corazón que no siente.

Es un ejemplo real y actual de como la psicología del inversor, puede llevar a tomar decisiones irracionales. Aunque tiene su sentido y su explicación. Pues se sabe que la pérdida, tiene un efecto psicológico negativo tres veces superior, al de la satisfacción de obtener un beneficio del mismo importe.

Anécdotas aparte sobre el comportamiento inversor, vamos a lío. Veamos cómo afecta la comisión de gestión de un fondo a su rentabilidad a largo plazo, con un sencillo ejemplo, a ver si somos aquí racionales a la hora de decidir.

Tres amigos míos de la universidad, Juan, Enrique y Alberto, tienen a los 35 años 100.000€ para invertir. Cada uno escoge un fondo de inversión y lo mantiene hasta que se jubilan a los 65 años, sin hacer cambios ni aportaciones.

Casualidades de la vida, las tres carteras de inversión que invertían el mismo mercado, han proporcionado una rentabilidad bruta idéntica, del 7,75% anual tras 30 años. Sin embargo, mirando con detalle las fichas de los fondos, las comisiones que han estado pagando difieren notablemente.

A Juan, el director de la sucursal de la oficina de su banco de toda la vida y amigo de la familia de Juan, le recomendó un fondo internacional superventas. Donde también invierte los ahorros el padre del director, según este le ha dicho en confianza. Además la gestora del fondo, Lola Lunera, salió por la tele en un anuncio y la rentabilidad de los últimos años era extraordinaria. Leyendo la ficha minuciosamente, resulta que ha estado pagando unos gastos totales del 2,75% al año.

Enrique por su parte, que devora blogs de finanzas alternativos y está al tanto de las novedades financieras en internet, redes sociales y es muy activo en foros de economía, optó por un fondo independiente cinco estrellas muy seguido y recomendado, llamado valor internacional. De un afamado gestor, con un importante track record. Mirando los costes del fondo, este tenía una comisión de gestión total del 1,75%. No parece mucho para ser un fondo de gestión activa de calidad, con un gran equipo de análisis detrás y un gestor experimentado.

Mientras que Alberto, que es un poco más perezoso para estos temas de la economía y que tampoco entiende mucho de números, se decantó por un fondo indexado global diversificado, que contrató con una app de un roboadvisor por el móvil mientras estaba tirado en el sofá de su casa. Le convenció la sencillez para contratar, los reducidos costes y la transparencia. No prometían el oro y el moro, pero cobran una comisión del 0,75%, que a Enrique le pareció justa. Y según lo explican, le parece que es algo que podía entender.

Un uno por ciento más o un uno por ciento menos, no parece mucho ¿verdad? Hombre alguno acabará por lógica con un poco más que el otro. Pero como imagino que supones, cabe esperar tal vez, que más o menos todos se hayan jubilado con un importe parecido ¿o no? Vamos a verlo.

Los 100.000€ de Juan al 7,75% menos el 2,75% de comisión de gestión del fondo superventas del banco, finalizó con un capital de 432.194€.

Los 100.000€ de Juan en el fondo estrella valor internacional, con una rentabilidad del 7,75% bruto anual y unas comisiones de gestión del 1,75%, finalizó después de 30 años con 574.349€.

Los 100.000€ de Alberto que invirtió en el fondo indexado con comisiones del 0,75% y que rindió un 7,75% bruto, se convirtieron al final del periodo en 761.225€.

Vaya, ¡que sorpresa! Parece que las comisiones de gestión del fondo sí que importan a largo plazo y mucho. Resulta que Juan puede que se vea un poco apurado para pagar sus gastos cuando sea un anciano. Después de todo, no estamos preparados para vivir 100 años. Sin embargo parece que Alberto con la diferencia que ha obtenido, podrá vivir la vida como quiera hasta el día en que se muera.

Estoy exagerándolo un poco como ya te habrás dado cuenta. Pero más allá de caricaturas, el ejemplo que te acabo de poner es bien cercano a la realidad. ¿Qué crees que es lo que pasa con los planes de pensiones privados? En la práctica, invertir tus ahorros en fondos con una comisión de gestión alta o en fondos con comisiones bajas, puede suponer la diferencia de poder jubilarte antes o tener que trabajar cinco o diez años más. Y te recuerdo que tu tiempo, es lo más valioso que tienes. ¿Por qué regalárselo al banco lentamente?

De modo que, piensa bien donde pones tu dinero. Porque más allá de estilos de inversión, las comisiones de gestión importan. Al fin y al cabo, tu pones el dinero, asumes los riesgos del resultado de las inversiones y tanto los gestores, como los comercializadores, ganan siempre suba o baje el mercado. ¿Por qué deberías pagar más?

Bien es cierto que luego además de los costes, fallan otras cosas. Como la visión cortoplacista que tenemos al invertir, la persecución de rentabilidades pasadas, los productos de moda, nuestra falta de paciencia y consistencia, etc.

Pero lo cierto, es que una vez seleccionados los activos en los que estás cómodo invirtiendo, no hace falta andar cambiando. Hay que mantenerse firme en el camino y aburrirse con la inversión elegida, dedicando el tiempo a otras cosas más entretenidas y gratificantes. La asignación de activos y los costes de la inversión, explican el 90% de la rentabilidad. El resto es diversificación, habilidad y suerte. Pero no importan tanto. No nos volvamos locos. En el fondo, todo esto es mucho más sencillo.

También te puede interesar:

4 comentarios:

  1. Yo tengo el Metavalor internacional en pérdidas y cada mes meto 60€ ,pero cuando recupere me largo ,xq llevo casi dos años y na de na.
    Si lo hubiera tenido en acciones ,aunque estuviera en pérdidas cobraría dividendos.
    Por eso me gusta más las acciones q los fondos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose María.

      Yo tuve Metavalor Internacional hasta la marcha del equipo gestor y muy contento. Yo llevaba casi desde que Juan Ruiz se hizo cargo del fondo y ha sido un fondo que ha funcionado muy bien. Eso si, con unas comisiones del 2,25%. 2018 fue desastroso y no se puede pedir peras al olmo.

      De todas formas, lo que dices es un ejemplo del temprano desencanto de muchas personas con sus inversiones. Tal vez entran a un fondo por las rentabilidades pasadas y si no cumplen las expectativas, se decepcionan pronto y abandonan. Hay que invertir más con una coincidencia en el estilo inversor y confianza en las personas que invierten, más que por otra cosa. Y mantener la inversión el tiempo suficiente.


      Yo te diría que si quieres recuperar busques acomodo en azValor Internacional, Magallanes o Bestinver Internacional. Pero no te quedes en Metagestión. Hace poco los dueños buscaban comprador para la gestora. Es un barco sin rumbo ahora mismo.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Los fondos más agresivos de renta variable de Finizens o Indexa capital, ¿dan una rentabilidad media a lo largo de 30 años del 7,75%?
    Hay algo que me desasosiega intelectualmente. Si fuera tan sencillo, todos invertiríamos y todos seríamos millonarios. ¿O no somos todos millonarios porque hay una mayoría que por ignorancia no invierte y en consecuencia puede hacer a una minoría rica?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Finizens e Indexa aun no tienen un histórico de 30 años a sus espaldas. Lo razonable es esperar que en ese plazo, den la rentabilidad del mercado menos sus ajustadas comisiones. Que no estará lejos de ese 7,75% menos 0,75% de comisiones.

      Invertir y ganar dinero con ello es sencillo, si no fuera por el componente emocional que nos caracteriza como seres humanos. Muchos se saben la teoría, pero pocos son capaces de aprobar la práctica. Cuando llegan los vaivenes a los mercados a muchos les tiemblan las piernas y los principios. Y eso es la ruina para la mayoría.

      Es precisamente ese comportamiento emocional, a veces irracional e impredecible, el que genera oportunidades que sólo unos poquitos son capaces de aprovechar para ganar dinero.

      Un saludo.

      Eliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.