Voya Corporate Leaders Trust Fund o cómo batir al mercado sin comprar una acción desde 1935

voya-corporate-leaders-trust-fund-2019

Nunca no hacer nada, ha sido tan rentable. Probablemente te pasas los años buscando dónde invertir o qué acciones comprar. Empujado muchas veces por la propia industria de inversión, que nos mueve a buscar el adictivo estimulo del resultado a corto plazo. Y todo ¿para qué?

Pues muchas veces para hacerle ganar unos euros extra a tu bróker o para justificar los honorarios del gestor de fondos o el equipo de análisis de un fondo de gestión activa. El dinero se mueve, pero cada vez hay menos en tu bolsillo.

¿Cómo te quedarías si te dijese que existe un fondo que bate al mercado sin comprar una sola nueva acción desde que salió al mercado en 1935? Pues, ese fondo es real y se llama Voya Corporate Leaders Trust Fund (LEXCX). Las únicas operaciones que ha realizado, son las necesarias de compra y venta para atender las suscripciones y reembolsos del fondo. 



La política del fondo establece que no puede comprar nuevas acciones. La cartera de inversión que se diseñó en 1935, integraba 30 acciones líderes del mercado americano o blue chips USA del momento. Y desde entonces los únicos cambios que ha habido en la cartera del fondo, han sido los que se han producido por procesos de fusión o escisión de las compañías originales en las que se invirtió.

Se puede decir, por tanto, que es un fondo de gestión pasiva. Jamás ha necesitado un equipo de analistas para buscar y estudiar nuevas ideas de inversión. Lo que ha aligerado mucho los gastos del fondo. De hecho, los costes totales del fondo son del 0,59% anuales. 
En el acumulado desde 1970, la revalorización del fondo bate con creces al S&P 500. No así en los últimos años, donde el índice le saca una ligera ventaja a la cartera del fondo. En cualquier caso, el rendimiento del fondo supera con creces al 95% de los fondos de gestión activa que operan en el mismo mercado y que son comparables.


Bajos costes, cero rotación de cartera, nada de modas o nuevas tendencias de inversión. Empresas de calidad con reparto de beneficios y reinversión de los dividendos en la cartera. Gestión pasiva absoluta. Esa ha sido la receta de Voya Corporate Leaders Trust Fund (LEXCX) para batir el índice de referencia y añadir valor. 
Con lo cual, da bastante que pensar. Todos esos fondos de inversión que nos venden en el banco o la gran mayoría que puedas encontrar por ahí, son mucho marketing para justificar honorarios y poco más. Estadísticamente siempre habrá alguien que sea capaz de hacerlo mejor que la mayoría, ya sea por suerte o habilidad. Pero es prácticamente imposible saber de antemano que gestor será el próximo Warren Buffet. 
Esta es la cartera de inversión original y las 22 acciones supervivientes que componen el actual porfolio. Alguna de las 30 compañías iniciales, ya no está en cartera porque quebró o suspendió el pago del dividendo (que es una de las reglas que permiten como excepción vender una de las posiciones)

original.portfolio-voya-corporate-leaders

Con 84 años, Voya Corporate Leaders Trust, es uno de los fondos más longevos y uno de los pocos que puede presumir de batir el mercado durante décadas. También es cierto que nació en 1935, justo después de la gran depresión. Pero desde entonces han ocurrido muchas cosas. Hoy en día quizá le haría falta una actualización. Pero quizá eso también lo pensó alguien a finales de los 90 antes de las puntocom y no parece que les haya ido mal en estos años. 
En cualquier caso, son unos datos que invitan a la reflexión. Viendo la historia de este fondo creo que se pueden sacar algunas conclusiones interesantes. Los buenos negocios tienen a sobrevivir durante largos periodos de tiempo. Vender sus acciones, es como matar la gallina de los huevos de oro para comprar comida. No parece una gran idea. 
Por otro lado, queda claro que los medios financieros y toda la parafernalia publicitaria de la industria de inversión, promueve comprar y vender acciones compulsivamente a golpe de titular y noticia. Pero no debemos caer en la trampa.
Rotando la cartera de inversión, lo único que conseguimos es incurrir en mas gastos y comisiones, que a la larga nos impide no sólo batir al mercado, sino ser incapaces de siquiera igualarlo. Son un lastre que debemos evitar. 
De nuevo, la historia de Voya Corporate Leaders Trust fund, me recuerda que invertir con éxito, no tiene por qué ser complicado. Con unas reglas tan sencillas como comprar acciones de buenos negocios con dividendo creciente, mantenerlos con la vista puesta en el medio y largo plazo, no vender salvo excepciones, parece que se puede llegar a construir un patrimonio de forma duradera.
También te puede interesar:

No hay comentarios

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.