Cómo proteger el patrimonio personal de las consecuencias económicas del divorcio



consecuencias-economicas-del-divorcioEl número de divorcios en España, sumado al de las separaciones y nulidades matrimoniales ronda los 110.000 al año de media. Una cifra elevadísima, que iba en aumento hasta antes del estallido de la crisis y que alcanzó según el INE la cifra de 145.919 en el año 2006. 

El divorcio sale caro y por eso en estos años de crisis los casos han disminuido. No obstante el problema no radica sólo en el coste del proceso, que ahora con el divorcio exprés habiendo entendimiento sale relativamente barato, sino en las graves consecuencias económicas que puede haber para los cónyuges.

Por este motivo, no es de extrañar que me haya llegado una consulta de un lector, preocupado por proteger su patrimonio personal de un eventual divorcio. Si bien la planificación financiera y el asesoramiento patrimonial, pretende dar orientación y apoyo en todas las fases de ahorro y consumo de un individuo, como asesores patrimoniales podemos ayudar a prevenir las consecuencias económicas de un divorcio

En toda unión o matrimonio, se presume la existencia de un amor, que a veces ciega la razón. Y cuando este desaparece la crudeza de la realidad puede devolvernos golpes muy duros de superar. 

La vida moderna que vivimos, la incorporación de la mujer al mundo laboral en igualdad, la independencia y las aspiraciones personales que cada individuo quieren desarrollar, hacen que el matrimonio y el concepto de la familia adquiera un complejidad que puede derivar en procesos de divorcio con importantes consecuencias económicas. 

Veamos algunos ejemplos sobre cómo proteger el patrimonio personal de las consecuencias económicas del divorcio, así como alguna otra práctica habitual en procesos de separación para ocultación de patrimonio.

“Mi mujer y yo nos queremos mucho. Y así será hasta que nos dejemos de querer. De modo que lo mío es mío y lo de mis padres más. ¿Qué puedo hacer?”

Con esa claridad y sencillez me expresaba un compañero su preocupación, ante el traspaso de un negocio y la inminente herencia que iba a recibir de su padre fallecido.

Nuestro estilo de vida actual independiente, nuestro modelo familiar en que es casi una necesidad que los dos miembros de una familia trabajen para poder pagar las facturas, han transformado por completo las relaciones conyugales. 

Matrimonios que se mantienen en la distancia a cientos de kilómetros por el mantenimiento o la consecución de un trabajo, personas que pasan más tiempo con sus compañeros de trabajo que con sus parejas, la monotonía, la pérdida de confianza, la falta de comunicación, la perdida de admiración mutua, etc. Los motivos son diversos, pero cuando ocurre la ruptura, sino hay entendimiento muchas veces los cónyuges intentan hacerse daño económicamente en represalia por la ruptura. 

separacion-de-bienesAunque la separación de bienes es costumbre en algunas regiones como Cataluña o se suele recomendar en caso de que haya actividades empresariales en las partes, esto muchas veces no evita la pérdida de la vivienda por parte de uno de los cónyuges. 

Incluso siendo un bien privativo o recibido en herencia y a pesar de que se haya establecido en las capitulaciones matrimoniales separación de bienes, el usufructo de la vivienda puede quedar en manos del cónyuge que obtenga si los hay, la custodia de los hijos, en protección estos.

Normalmente suele ser el marido quien recibe las perores consecuencias del divorcio, dándose situaciones dramáticas, en las que una de las partes queda completamente arruinada y en la calle. 

Por ese motivo, algunas soluciones que se han planteado para proteger  la vivienda familiar, si es un bien de carácter privativo, es ocupar en régimen de alquiler propiedades cruzadas entre familiares o inmuebles en multipropiedad o bajo titularidad de sociedades o comunidades de bienes. De este modo en caso de divorcio, se dificulta la permanencia de la expareja en la vivienda. 

Otras veces en caso de divorcio sin hijos y con vivienda en propiedad del matrimonio con hipoteca, suele derivar en una extinción de condominio que muchas veces no es posible. Pues lo establecido en el convenio regulador no es vinculante para el banco. Y eso deriva en casos en los que nadie disfruta de la vivienda y no hay acuerdo para alquilar ni para la venta.

Para proteger dinero en un divorcio, se puede aperturar una cuenta en el extranjero, para ocultar la existencia de dicho patrimonio. Mientras que el patrimonio no exceda de 50.000€, no será necesaria la declaración de bienes en el extranjero. Y si dicha posición se mantiene por ejemplo invertida en fondos de inversión, con plusvalías o minusvalías latentes, dicha posición no generará información fiscal y por tanto quedará oculta. 

Una vez inmerso en el proceso de divorcio, dado que en ocasiones se suele alargar en el tiempo, también se puede tratar de incurrir en deudas o hipotecar los bienes libres de cargas a fin de alterar la composición del balance patrimonial personal, aumentar ficticiamente los compromisos de pago y reducir las obligaciones financieras para con la otra parte. Minimizando así el impacto de las consecuencias económicas del divorcio.

Hay que ser cautos, pues se te podría acusar de mala administración de los bienes del matrimonio aún no disuelto. 

La interposición de sociedades en el control u ocupación de la vivienda familiar, es otra estrategia que se puede plantear para limitar los riesgos económicos de un divorcio. Si hay actividades mercantiles en las partes, se pueden establecer como domicilios sociales, la vivienda habitual, se puede afectar el inmueble a la actividad o se puede compartir  la propiedad con una persona jurídica controlada o participada por terceras personas. 

Las graves consecuencias económicas del divorcio en muchas situaciones, merecen en ocasiones que se estudien esquemas de protección de patrimonio personal a medida. Si lo crees conveniente consulta con un asesor financiero

También te puede interesar:

3 comentarios:

  1. En mi caso estamos casados en regimen de separación de bienes, ella tiene su piso y yo el mio antes del matrimonio.
    Una duda que yo tengo,.....Sí trabajamos los dos pero yo aporto el 75% de los ingresos, los ahorros que tenemos,¿como se repartirian en caso de separación?., simpre teniendo en cuenta que tenemos un hijo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manuel,

      Si estaís en separción de bienes, lo tuyo es tuyo y lo de tu mujer de ella. Pero en caso de un divocio con hijos, dependiendo a quien quede la custodia en el convenio regulador, podría llegar a fiajrse a demás de una pensión alimenticia un reparto de bienes, a fin de garantizar el futuro de tu hijo. Cada caso puede derivar en resultados muy diversos.

      La separación de bienes no es un blindaje absoluto y mucho menos cuando hay hijos de por medio.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola, tengo una duda yo también. A ver si me la podéis resolver: si me caso en régimen de gananciales se supone que ese régimen afecta sólo a los bienes (materiales y económicos) generados o adquiridos a partir de dicha fecha, no? Y siempre que no sean herencias, verdad?
    Es decir, si antes de casarme en régimen de gananciales tengo X euros esos X euros seguirán siendo míos en caso de una separación o un divorcio? Y si una vez casados en régimen de gananciales cobro una herencia o recibo algún inmueble como herencia esos bienes serían única y exclusivamente míos, cierto?

    Gracias por adelantado y un saludo.

    ResponderEliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.