Banner - 970x250

Qué hacer con tus inversiones antes de una gran recesión

proteger-inversiones-gran-recesion

Últimamente se viene hablando mucho de la posibilidad de que pueda haber una gran crisis mundial o que estamos al borde del colapso. Y lo peor de todo es que ese shock, podría estar diseñado por las élites para corregir los excesos y volver a poner los cimientos para un nuevo ciclo de expansión futuro.

Probablemente serán los bancos centrales quienes provoquen ese reset global, con la retirada de estímulos de la economía. Lo cierto es que es difícil saber qué, cuándo y cómo ocurrirá y tú, tampoco deberías preocuparte por eso. Porque no está en nuestra mano controlarlo.

Ahora bien, alguno me ha preguntado ¿qué hago con mis inversiones si hay una gran crisis o entramos en un conflicto bélico internacional? ¿Lo vendo todo y ya volveré a invertir? Llevo varios meses perdiendo dinero y no veo que las cosas mejoren ¿debería dejar de invertir? O cosas por el estilo. Si te pasa lo mismo, tranquilo, no estás sólo.

En estos tiempos se habla mucho de la inflación y de que hay que invertir los ahorros porque pierden poder adquisitivo. Pero ¿y si estamos ahora al borde del abismo? ¿Seguro que es buen momento para invertir?

Detrás de todas estas preguntas, hay o puede haber, personas con circunstancias personales muy dispares. Y con situaciones económicas muy distintas. Por lo que no es posible dar una respuesta generalista a ese tipo de consultas. Habría que ver caso por caso y persona a persona.

Sin embargo, sí que me gustaría ayudarte a tomar las mejores decisiones con tus inversiones. Y por eso, voy a explicar dos supuestos, contándote que es lo que haría en cada caso. Por si te pueden servir de referencia o te puedes ver reflejado en esas situaciones. En cualquier caso, vaya por delante mi recomendación de consultar un asesor financiero independiente que estudie tu situación, si quieres recibir una recomendación personalizada.

Caso 1: Me hará falta el dinero en un horizonte temporal próximo

Si te has jubilado y quieres empezar a disponer de los ahorros que tenías invertidos o si por poner otro ejemplo, habías ahorrado para la entrada de un piso y se acerca el momento para comprar, no hay razón para esperar al último momento a tomar decisiones. Como se solía decir, que el último duro lo ganen los demás.

No te la juegues. Hay que tomar decisiones antes. En caso contrario dejas el resultado en manos del azar. Pretender que el mercado esté en máximos justo antes de necesitar un dinero que tienes invertido, es una imprudencia. Cometer ese error es de novatos. Los sesgos psicologícos están ahí, y el ego te puede jugar una mala pasada. Lo sé. Pero se planifica con tiempo.

¿Qué hacer si estás en esa situación?

Depende de si necesitas todo el dinero de golpe o vas a ir disponiendo poco a poco. Pero también de las plusvalías que lleves acumuladas. Porque la fiscalidad, también es importante tenerla en cuenta.

En el supuesto de que necesites todo el dinero de golpe, no te queda otra que pasar por caja y darle a la Agencia Tributaria su parte. Hay quien tiene plusvalías importantes desde el inicio de la pandemia y quien viene con ganancias de mucho más atrás. Lo normal es que aunque hayas visto como se reducen tus ganancias estos meses, estés en positivo. No te lo pienses. Vete saliendo del mercado. Trata de aprovechar los repuntes, pero tampoco te lo pienses demasiado.

En el caso de tener ganancias patrimoniales latentes y necesitas el dinero para ir disponiendo a lo largo de varios años, el enfoque es diferente. Porque en esta situación, parte del dinero debe seguir trabajando, hasta consumir la totalidad.

El ideal es que estés invertido en fondos de inversión. Porque eso te va a permitir periodificar el impacto fiscal, y mover tus posiciones a otra más todoterreno, traspasando parte de tus fondos y reembolsando la otra parte que te haga falta a corto plazo. Si tienes parte en acciones o fondos cotizados (ETFs), vende primero las acciones.

Como se acorta tu horizonte temporal y aquí el objetivo que mejor se ajusta a tus necesidades es preservar el poder adquisitivo de tu dinero, tienes que buscar algún fondo con menor volatilidad y bien diversificado.

Puede que venga una recesión, pero como nadie sabe a ciencia cierta cuando será y cómo, una cartera de inversión que se comporta bien en los peores escenarios, es por ejemplo la cartera permanente. Fondos del Tipo Icaria Cartera Permanete o Myinvestor cartera Permanente, pueden ir muy bien para esos años de disposición periódica de los ahorros y preservación del patrimonio.

Otros fondos globales y diversificados con baja volatilidad que pueden servir como refugio temporal, son Baelo Patrimonio o River Patrimonio. Pero por haber, hay muchas opciones.

Caso 2: No me hace falta el dinero y mi horizonte temporal es superior a 10 años

En este caso, no me plantearía reducir mi exposición al riesgo. Incluso aunque eso implique que con total probabilidad te vas a comer un -40% de una gran recesión. Lo que sí que revisaría es que estás bien diversificado y no llevas empresas muy endeudadas o inversiones de sesgo de crecimiento. Sobreponderaría las inversiones estilo valor, ya sea con fondos activos o pasivos y vía fondos cotizados o fondos de inversión tradicionales. Pues parece que la próxima etapa del ciclo económico va a favorecer esta forma de seleccionar inversiones.

Trataría de evitar las acciones, porque salvo que tengas una cartera global de más de 25 acciones, las posiciones suelen estar muy concentradas sectorial y geográficamente. Y eso implica estar expuesto a un mayor riesgo, que no necesariamente tiene que venir recompensado por una mayor rentabilidad.

Oye ¿Y si lo vendo todo y me paso a los depósitos hasta que pase la tormenta?

Con la cantinela de que están subiendo los tipos de interés, ya hay quien me ha preguntado ¿Cuánto interés crees que van a empezar a pagar a plazo fijo en los bancos? ¿No será mejor salirse y poner todo el dinero en depósitos hasta que pase la tormenta?


Fuente: www.abc.es

NO. Esa es mi rotunda respuesta. La inflación va a seguir siendo alta a pesar de que suban los tipos de interés. Y el potencial rendimiento del plazo fijo, no compensará la pérdida de poder adquisitivo de los ahorros por el auge de los precios. Por otro lado, si hay una gran recesión no tenemos ni idea de cuando sucederá. Ni cuando mejorarán las cosas. Aunque parezca tentador y racional llevar las inversiones a liquidez y esperar mejor momento para volver, lo cierto es que salvo por puro azar, no acertarás con el timing del mercado.

Las mayores subidas vienen después de las mayores bajadas. Si te pierdes lo malo, te pierdes lo bueno también. Si vas a largo plazo y no te hace falta el dinero, no me seas moñas y no mires tan a corto plazo.

¿Lo seguirán haciendo bien los fondos indexados?

Si bajan los índices y especialmente la bolsa americana, es de cajón, que los productos de inversión que siguen los índices van a caer. Luego sí, la rentabilidad de los fondos indexados no será buena. Pero, las virtudes de este tipo de vehículos de inversión siguen siendo las mismas. Pagar pocas comisiones, mínima rotación de activos, diversificación global y piloto automático.

Si le metes emociones y juicios de valor a la fórmula, estropeas las ventajas de los índices. Insisto. No puedes quedarte sólo con la parte buena. Pasará lo que tenga que pasar. Si bajan los mercados, mejor. Porque dentro de los índices se produce una destrucción creativa. Las acciones sobrevaloradas se desinflan y pierden peso en el índice. Algunas saldrán, otras nuevas entrarán, y los que serán los líderes del mercado en el siguiente ciclo alcista, emergerán lentamente y te beneficiarás de ello con total seguridad.

A pesar de que invertir en índices es una inversión pasiva, hay mucha actividad en tu cartera de inversión cuando inviertes en fondos indexados. Para que lo veas con perspectiva, mira la evolución del MSCI World desde 1970, crisis varias, pandemias y guerras incluidas. Ahí está el 85% de la capitalización mundial de todos los negocios cotizados. Que básicamente se concentra en los países desarrollados.

historical-return-msci-world-1970-2020

La rentabilidad compuesta anual desde 1970 es del 11,14%. Eso significa que 10.000€ invertidos hace un poco menos de 52 años, se conviertan en aproximadamente 963.000€ hasta marzo de 2022. Aléjate del rabioso corto plazo y sigue invertido pase lo que pase. El premio gordo está en el largo plazo (si te puedes permitir ese horizonte temporal). Para recibir tu millón, sólo tienes que invertir desde muy joven y aguantar en ocasiones, duras travesías por el desierto que te harán dudar. 

También te puede interesar:

4 Comentarios

Participa en la conversación y déjame un comentario.

  1. Buenos días.
    Otro excelente artículo que he compartido con gente joven para que vayan aprendiendo.Un placer leerte como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fernando, muchas gracias.

      La experiencia de vivir una primera gran caída bursátil, marca mucho el futuro inversor de cualquier principiante. Sólo si se supera y se sobrevive a ese evento, uno está preparado para beneficiarse de la rentabilidad del largo plazo. La gente joven que se ha subido al carro de la bolsa en los últimos meses/años, todavía tiene mucho por aprender.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Como dijo Peter Lynch "se ha perdido más dinero intentando evitar las caídas que en las propias caídas".

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Pero cuando vemos cómo baja el mercado, se activa nuestro instinto de conservación y por extensión, intentamos proteger nuestro dinero de lo malo. A veces hay que hacer un esfuerzo y luchar contra nuestra naturaleza.

      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Artículo Anterior Artículo Siguiente