¿Cómo será nuestra vida cuando seamos viejos?


Hay pequeñas decisiones en el presente, que, aunque nos parezcan intrascendentes, tienen un gran impacto en nuestras vidas futuras. Vivimos tan deprisa, que apenas tenemos tiempo para pararnos a tomar conciencia de nuestro día a día. 

¿A qué viene todo esto? Bueno, verás, a menudo veo como muchas personas viven absolutamente al día, sin pensar ni un momento que será de ellos en el futuro, ni las consecuencias de lo que hacen.

Hablo en general, pero sobre todo también desde un punto de vista financiero. Me alucinan ciertos comportamientos y creencias, de personas de mediana edad, que están absolutamente convencidos de que podrán vivir cómodamente cuando sean viejos. Y no precisamente porque estén ahorrando un montón para su vejez. Todo lo contrario. Creen que alguien o algo estará ahí para pagarles las facturas. 

Hay una negación total de la realidad. Personas que se resisten a aceptar las evidencias, de qué por mucho que queramos, Papá Estado, no podrá seguir pagando las pensiones dentro de 15 o 20 años. 

Alguien lo arreglará, me dicen. Ya lo pagarán emitiendo mas deuda, me contestaba otro. De verdad, me parece un problema tremendo el de mi generación y la generación de jóvenes que viene detrás. 

No estamos preparados para vivir 100 años. Es algo totalmente nuevo a lo que ninguna sociedad se ha enfrentado antes en el pasado. A pesar de las enfermedades, que no se curan, pero se cronifican, se vive más años. Pero no necesariamente mejor. 

¿Qué va ser de nosotros cuando seamos viejos? Me pregunto yo, mientras veo como cada vez más y a mi alrededor, mas personas deciden vivir una vida independiente y sin hijos. Cada vez más individualista y con relaciones más efímeras y superficiales. 

Las situaciones de algunos ancianos en la actualidad, son dramáticas. A pesar de haber tenido una vida de esfuerzo, sacrificio y ahorros, muchos llegan a la vejez con problemas de salud y se ven en la necesidad de ingresar en una residencia de ancianos, porque los hijos, que están muy ocupados, no pueden o no quieren hacerse cargo de sus padres. 

Y en no muchos años, pagando entre 1.800€ y 2.500€ mensuales de residencia, esos ancianos acaban casi en la ruina, dilapidando todo su patrimonio financiero y viéndose obligados a hipotecar o vender su casa, mientras los hijos miran para otro lado. Y se limitan a visitarles de cuando en cuando.

Llegar a viejo y con dinero no es necesariamente mejor. He conocido casos lamentables. Ancianos solteros o viudos, que después de acumular un importante patrimonio, han acabado ingresados en residencias para personas mayores a solicitud de sus sobrinos, a la par que pedían la incapacitación al juzgado para administrar y apropiarse de su patrimonio. 

Es muy triste, ver las ansias por el dinero de los familiares y como el anciano aun capaz, se resigna impotente, al ver las intenciones de las personas que creía le querían. 

Otras veces, es aun peor. Y los propios gestores de las residencias, son quienes se apropian del dinero de personas mayores indefensas, que ya no tienen a nadie que para bien o para mal se preocupe de ellos. Y eso, si nadie lo arregla, ocurrirá con m´s frecuencia en los próximos años. 
 
Me sorprendo a veces de la naturaleza humana, de la vileza y de la falta de valores a la que hemos llegado. Ojalá me equivoque, pero no parece que la sociedad vaya a ser mucho mejor cuando seamos viejos, de lo que es ahora. 

¿De que me sirve llegar a 100 años si tengo que experimentar una vejez así? Ya mismo firmaría tener una vida larga como la del viejo Charlie Munger. Con achaques, pero sin tener la necesidad de depender de nadie y con dinero más que de sobra para sobrevivir hasta el último de mis días. 

Me asusta pensar en como será el mundo dentro de tres décadas. Con una población de casi 10.000 millones de personas en todo el planeta, la demografía estallará en Asia y África en comparación con las actuales regiones desarrolladas como Europa, donde cada vez habrá más viejos y nacerán menos niños.

Guerras por el control del agua, migraciones climáticas, nuevas enfermedades y un mundo absolutamente conectado por la tecnología, donde prácticamente no habrá privacidad alguna.  

Muchas veces la realidad supera a la ficción. Y en ocasiones, nuestros miedos y pesadillas toman forma y cobran vida propia. ¿Habrá un holocausto nuclear? ¿Crearemos una super inteligencia artificial que amenazará la humanidad?

La transformación del mundo en el que vivimos, puede sufrir una aceleración exponencial, que haga que asistamos a importantes cambios en el espacio de una vida, que otra edad del hombre, ha llevado siglos en comparación. 

Pensar en cómo será nuestra vida cuando seamos viejos, es algo que puede resultar emocionante y a la vez aterrador. Sin embargo, no podemos dejarnos llevar, y tenemos que corresponsabilizarnos de aquellas cuestiones que pueden tener un alto impacto en nuestro futuro y que esta en nuestra mano, cambiar o decidir.

El dinero es y será importante en nuestra vida presente y futura, salvo que lleguemos a un escenario pseudo apocalíptico a lo Mad Max donde el capitalismo deje de tener sentido. Pero me recuerdo siempre que las cosas mas importantes de la vida, en la mayoría de los casos, no cuestan dinero. Así que disfrutemos de lo sencillo y pensemos que cada día es un regalo. Porque incierto o no, nadie tenemos asegurado el mañana. Aprovecha tu tiempo de la mejor manera que sepas y tus circunstancias te lo permitan. Porque esa es nuestra verdadera riqueza. 

También te puede interesar:

8 comentarios:

  1. Hola,es una entrada muy triste pero realista.
    No te preocupes que el que no tiene un duro por su mala vida ,ya nos lo quitaran a nosotros los que ahorramos y trabajamos.
    Estamos en una sociedad q solo premia al vago y los q hacemos los deberes a putear.
    No se lo q pasara pero si te das cuenta, toda la gente que sale en la tele mayor quejándose,es gente que en su día no compro vivienda y muchos trabajaron sin cotizar y ahora vienen los lloros.
    Y no me vale que era otra época xq antes podías cambiar de trabajo sin problemas y siempre había donde ir ,lo que pasa que la gente estaba agusto y no se quería mover. XQ en el momento que no te asegure pues te vas y no aguantas.
    Pero ya estamos los tontos para esto.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José.

      A mi los casos que más me molestan, son los de los autónomos que siempre cotizaron por la mínima, declararon siempre pérdidas o muy bajos rendimientos en el IRPF, lo que siempre les permitía conseguir becas de estudio para sus hijos y que en la vejez se quejan de lo poco que cobran. Mientras aprietan las clavijas a los inquilinos del par de pisos o las lonjas que se compraron con el dinero que sacaban del negocio.

      Y no te cuento los de las pensiones no contributivas y que conozco de toda la vida que han estado funcionando con sus chapucillas en negro.

      A ver, el Estado mantendrá unos mínimos garantistas como ocurre ahora en Reino Unido, que es el modelo al que se quiere virar. Pero lo demás, tendrá que ser a cuenta de los ahorros de cada uno.

      Un futuro poco alentador, la verdad. Una pena. No creo que otras generaciones lo hayan visto tan negro el futuro, como lo vemos nosotros ahora.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Yo también sospecho que van a joder a los ahorradores. ¿De qué sirve el esfuerzo que estamos realizando ahora, si en el futuro es muy pero que muy probable que nos quiten lo nuestro?.

    Lo tengo clarísimo: pensiones mínimas para todos con la excepción del que ya tenga unos recursos propios vía dividendos, planes de pensiones, fondos, etc, etc. Y encima el vividor, el que no dió palo al agua, el que no ahorró un duro, estará más protegido que tú y se descojonará en tu cara.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pobre pecador.

      De algún sitio tiene que salir el dinero. Y con la excusa de la redistribución de la riqueza y la solidaridad, el sacrificio y el esfuerzo de algunos, servirá para pagar la vida sin esfuerzo de otros tantos.

      El sistema de pensiones futuro, será garantista con unos mínimos. Y quien quiera vivir un poco mejor, tendrá que ahorrar por su cuenta para tener un complemento con el que gastar.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. El tramo final de la vida vine a reflejar una combinación de una serie de decisiones, suerte y perseverancia.
    Los jubilados de hoy ezperimentaron la posguerra segun las circunstancias que les tocaron en una epoca difícil para la mayoria pero en parte muy dependiente de su posición. los jubilados mas recientes sin embargo han disfrutando de circunstancias mas favorables que les permitieron disfrutar de vidas laborales estables que les permitieron invertir en su futuro de acuerdo a sus rentas del trabajo y en rentas patrimoniales.
    Sin embargo las posiciones de ahorro sobre todo desde las sucesivas reformas laborales ( sin entrar en su pertinencia ) hacen que la variable ahorro desaparezca de su abanico de opciones y pasen a salvar los muebles en una sociedad precarizada. De esta manera se ha llegado a una dualidad de trabajadores entre los fijos y los precarios que condicionará su futuro. Una tendencia a corregir . Pero hoy por hoy la meritocracia pasa por contar menos en favor de rentas adqiiridas por herencias h las rentas del trabajo son demasiado dispares.
    De acuerdo con el espíritu del articull

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un cambio de cultura enorme entre unas generaciones y otras.

      Los jóvenes de ahora, serán la primera generación, que en su gran mayoría viva peor que sus padres. Y muchos aguantan, gracias al apoyo económico y los ahorros que hedan de los baby boomers y los trabajadores del éxodo rural hacia los polos de desarrollo industrial.

      Hoy se vive tan al día, que cuesta pensar en el futuro. Pero hay que hacerlo si se quiere tomar conciencia para intentar cambiar las cosas.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Yo soy autonomo y no cotizo menos porque no me dejan. Yo no me quejaré de mi pensión pues pienso que debo gestionarmela yo y no depender del Estado. gracias por el artículo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raúl.

      Y creo que haces bien. Si cotizases más, no te iba a servir de mucho. Porque lo que es seguro es que vas a recibir mucho menos de lo que aportarías.

      Sólo los autónomos de más de 55 tiene sentido que hagan el esfuerzo de pagar un poco más.

      Un saludo.

      Eliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.