¿Crees que ganar más dinero te hará más feliz?

dinero-no-da-la-felicidad

Hablas con la gente y todo el mundo parece estar descontento con su trabajo. Se sienten infravalorados y mal pagados en sus trabajos. Muchas personas viven instaladas en la insatisfacción.

A mí me pasa a veces. Pero intento recordar siempre que tengo que valorar lo que tengo. Obviamente porque podría estar peor y porque realmente quizá no necesite mucho más de lo que tengo. Pero lo cierto es que se me olvida contantemente y me llevo algún que otro mal rato.
Supongo que, si eres una persona medianamente normal y te pregunto, oye ¿tú quieres ser feliz?, me contestarás que sí. Lo que no está tan claro, es lo que puedes contestar ante la pregunta de ¿Qué necesitas para ser mas feliz?

Claro, muchos dirán que mas dinero. Para comprar cosas caras, chulas y envidiables. Pero créeme, tu desde tu estatus económico y otros desde el suyo, más arriba o más abajo, pensarán que no tienen suficiente. Es un sentimiento transversal que atraviesa todos los niveles económicos sea cual sea. 

Todos tenemos esas ansias de tener más y ganar más dinero o de dar el pelotazo y hacernos ricos de la noche a la mañana. En parte es la sociedad de consumo, que la formamos todos nosotros, con sus reglas y convencionalismos la que nos mueve.

Sufrimos por el qué dirán, si te sales de ese guion no escrito pero predefinido. Estudia una buena carrea, consigue un buen trabajo, échate una novia guapa, ten hijos, cómprate una casa grande en un bonito lugar en el que vivir y todas esas cosas.
En el fondo a nadie le importa lo que hagas, pero lo cierto es que nos encanta juzgar a la gente. Emitimos juicios despectivos sobre gente no conocemos que no sigue el convencionalismo de la sociedad.

Tal vez porque que otros siguen el camino que nos gustaría seguir. Pero no nos atrevemos a romper nuestras cadenas invisibles para escribir unas reglas de vida propia. Y el no hacerlo y ver que otros sí lo hacen, es un como un reproche de la vida hacía nuestro propio fracaso. Nos duele y nos genera frustración.
Porque en realidad, da igual el dinero que tengas. Lo que te molesta es lo que otros que consideras semejantes a ti, puedan conseguir o puedan comprar con el suyo. Vivimos en una sociedad de comparaciones. Y nos comparamos con el que tenemos más cerca, que es el que mas nos jode que viva mejor que nosotros (al menos en apariencia).

¿Crees todavía que ganar más dinero te hará más feliz? He conocido algunas personas que les ha tocado la quiniela o la Lotería y parecen ahora personas más tristes y amargadas desde que ganaron su premio. Tal vez por que antes tenían la esperanza de que eso podía salvarles y sacarles de su desazón interna. Pero ahora que ya les ha tocado y ven que nada ha cambiado o que incluso ha empeorado, ya no ven una solución posible.
La mayoría de nosotros, una vez cubrimos unas necesidades básicas y de confort, no seremos mucho más felices con un pequeño aumento de sueldo. Probablemente buscarás más el reconocimiento que el dinero.

Hoy en día la pirámide de Maslow empieza por batería y conexión a internet antes que necesidades fisiológicas. Bromas aparte, lo cierto es que el dinero no da la felicidad. Simplemente puede hacer que algunos problemas sean algo más llevaderos. Pero también puede crearte un montón de ellos más si no tienes cuidado.
La verdad es que es un drama que hoy en día vivamos esclavizados por diversos motivos que no nos atrevemos a cambiar. Aguantando largas jornadas de trabajo a cambio de recompensas poco significativas, resignándonos a compromisos sin amor disfrazados de matrimonio o ceder a las presiones sociales para mantener ciertas relaciones de pareja.

Haciendo cualquier cosa menos lo que realmente queremos hacer y sólo por miedo a no ir en contra de la sociedad. Quizá toleramos esa desesperación porque en el fondo esa relación, ese matrimonio o ese trabajo, también es realidad estatus y dinero. Los divorcios salen caros y las facturas hay que pagarlas a final de mes. Por eso entiendo que a veces muchos callan y aguantan.
Pero te voy a decir una cosa. Sólo tienes una vida. Y por suerte, te ha tocado vivir en una época y en un mundo, en el que puedes vivirla en libertad. No tienes que estar casado con alguien que quiere cambiarte y no te acepta como eres o que simple y llanamente en el fondo de su ser, no te quiere. No tienes que trabajar para una empresa que no te valora y que roba un tercio de tu vida a cambio de un salario. Por bueno que este sea. No tienes que ejercer una profesión que consume todo tu tiempo y no te deja espacio para hacer las cosas que de verdad te apasionan.

No tienes que defender unas ideas en las que realmente no crees, simplemente por sentirte parte de un grupo. No tienes que vestirte y compórtate de un modo con el que no te encuentras a gusto. Y todo simplemente porque hay un código no escrito donde una mayoría anónima ha decidido que es lo correcto y que no lo es. En definitiva, no tienes que renunciar a tu propia felicidad en beneficio de nada ni de nadie.  
La vida está llena de trampas y de grandes cargas que acumulas y portas en una mochila invisible, que cada vez limitan mas tus movimientos. Pero puedes librarte de ellas de una manera muy simple. Utilizando el dinero a tu favor, pero no de la manera que imaginas.

Aprende pronto que no necesitas la mayoría de las cosas que compras, acumulas y posees. Que consumiendo menos tendrás más dinero. Y que cuanto más dinero tengas, antes podrás empezar a invertir. Que esas inversiones, pueden llevarte a que un día no tengas que trabajar por obligación en un empleo que detestas. Que, viviendo sin trabajar, ganarás tiempo. Que podrás dedicar esa vida a lo que realmente te gusta y a los que realmente te importan. Que esas personas y esas pasiones te reportarán momentos y experiencias inolvidables. Y entonces sí, es posible que consigas ser mas feliz.

4 comentarios:

  1. Felicidad... no te da, pero sí una tranquilidad mental que te permite disfrutar mucho más de las cosas al tener el pensamiento 100% en lo que haces y no estar pensando en si tendrás dinero para la siguiente factura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo Raúl. Lo que pasa que mucha gente ya tiene lo suficiente para vivir con tranquilidad y aun así no es feliz porque sufre por no tener lo que tienen otros, sin ser capaces de valorar lo que tienen.

      Quiero decir que muchos podrían ser felices con el dinero que tienen cambiando su actitud. Pero siguen obsesionados con consumir, tener más y más y nunca llegan a estar contentos del todo, porque no saben todavía que es lo realmente importante en la vida.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Yo sería feliz con el dinero suficiente para no trabajar más,o hacerlo si quuero.
    Lo q no se s pasaría al llegar a ese nivel.
    Lo q si es verdad es q nos quejamos de vicio y podriamop estar mucho peor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tenerlo muy bien pensado. Hay gente que consigue su sueño de no tener que trabajar para vivir y luego no tiene con quien compartir su sueño. O simplemente es visto por el resto como un bicho raro al que envidian u odian. Es un tema que tiene su miga también.

      Eliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.