Cómo cambiar el seguro de vida vinculado a la hipoteca y ahorrar dinero


La nueva Ley hipotecaria o Ley de créditos inmobiliarios pretende frenar de una vez por todas, la venta de productos vinculados de los bancos, que condicionan la concesión de una hipoteca. 

En general, los seguros de vida no gozan de buena fama entre parte por la venta forzada y agresiva que hacen los bancos comerciales de este tipo de pólizas. Sin reparar ni poner en valor, la necesidad real o las coberturas suficientes adaptadas a las circunstancias individuales. 

Lo cierto es que un seguro de vida puede ser hasta un 50% mas caro si se contrata en un banco, respecto a lo que puedes pagar en una compañía aseguradora o a través de un mediador especializado. 

Lo bancos llevan muchos años sosteniendo su beneficio y alimentando sus cuentas de resultados, con otras palancas que nada tienen que ver con la actividad financiera tradicional, como son la venta de seguros. Aprovechan la potente red de distribución que tienen, exprimen la confianza con el cliente y gracias a la venta cruzada que hacen con la concesión de financiación, colocan un porcentaje muy elevado de las pólizas que se contratan en cada ramo. 

Si tienes un seguro de vida hipoteca, no regales mas dinero a tu banco. Te invito a que hagas una comparativa y veas claramente todo el dinero que te puedes ahorrar. Incluso a pesar de te puedan aplicar alguna penalización por no cumplir con esa vinculación. 

Es cuestión de echar números. Y te darás cuenta de que, en casi cualquier circunstancia, puedes conseguir un seguro de vida igual o mejor que el que tienes y por menos dinero. 

Muchas veces por pereza, dejadez, compromiso o miedo, no vamos al banco a pelear por unas condiciones mejores para nosotros. Y tragamos con lo que nos echen. Pero tanto si tienes tu seguro de vida ya contratado con el banco, como si te lo han ofrecido ahora para contratar tu préstamo hipotecario, ten claro que no lo tienes que contratar con ellos. Nadie te obliga. 

De hecho, con la nueva Ley, si encuentras un seguro con unas coberturas equivalentes a mejor precio que sirva para saldar tu deuda con la entidad, no pueden obligarte a contratar ni te pueden penalizar por no hacerlo. Ahora por suerte, han de ser mucho mas transparentes con el detalle de todas las ventas combinadas que quieren plantearte con la contratación de una hipoteca. 

Estamos en los primeros compases de la nueva LCCI, pero pronto mas consumidores comenzarán a darse cuenta y verán que pueden y que resulta mas interesare contratar los seguros de vida directamente con una entidad especializada en seguros

Volviendo a la necesidad de contratar un seguro de vida. Que es en lo que realmente nos deberíamos centrar al hablar de este tipo de seguros. Son en realidad esenciales, especialmente cuando uno contrae deudas.

Ya sea que tengas familia o no, las desgracias se suceden a diario. Y aunque ninguno queremos ser agraciados con un premio tan amargo en la vida, los accidentes y los fallecimientos, nos pueden sobrevenir en cualquier momento. 

Los seguros, en el ámbito de la planificación financiera de cualquier persona, cumplen una función esencial. Que es la de preservar el patrimonio personal, proteger el estilo de vida que se quiere llevar y limitar el efecto en nuestros seres queridos, en caso de que ocurra una desgracia. 

No pienses sólo en la muerte. La enfermedad y los accidentes pueden incapacitarte para seguir realizando el trabajo con el te ganas la vida. Y que tus ingresos y tu economía doméstica, se vea afectada gravemente. Aunque sólo sea por responsabilidad con los que más queremos y por nosotros mismos, merece la pena considerarlo. Especialmente si realizas algún tipo de actividad profesional o por ocio, que te expone a un evento no deseado por encima de la media. 

Retomado la idea del ahorro de dinero en el seguro de vida. Como en otros ámbitos, hay que aspirar a tener las mejores coberturas al mejor precio. Y tener también, la garantía y la reputación suficiente del asegurador, de que realmente van a responder cuando haya un problema.

No es la primera vez que unos familiares, además de llorar la perdida de ser querido, se encuentra con la sorpresa al acudir al banco, de que la aseguradora de la entidad no se hace responsable. Bien porque el comercial ha hecho una mala venta no rellenando correctamente el cuestionario de salud o pasando por alto algún dato relevante o recortando coberturas para ser mas competitivo en precio y luego no responder por un caso de invalidez. 

Es lo que ocurre cuando hay conflictos de interés, demasiada presión comercial y cuando se pone en el centro de la relación el producto y los objetivos comerciales, en lugar de las necesidades del cliente. Por eso es mejor ir a un especialista en seguros, que nada tiene que ver con la hipoteca. 

Haz cuentas, compara y si encuentras algo mejor y más barato, cámbiate. Debes enviar un escrito al departamento de seguros de tu banco, comunicando la baja con un mínimo de 30 días de antelación. Asegúrate de que tienes un medio fehaciente de prueba, para acreditar que has cumplido con el preaviso. Como un registro de entrada o un sello fechador. 

Y por supuesto, revisa de vez en cuando tus coberturas, para acomodarlo a tus circunstancias a medida que pasan los años. Puede que tengas menos deudas, más familia o simplemente te puedes permitir tener un seguro más completo. No lo dejes, revísalo y cámbiate o contrata si hace falta. Esta, es otra forma de ahorrar dinero en los seguros de vida. Cuando llegan las enfermedades o los problemas, normalmente suele ser demasiado tarde. 

También te puede interesar:

No hay comentarios

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.