¿Cuál es la clave de la felicidad?


clave-para-ser-feliz


Hay algo que resume bien el error de muchas personas en su vida y que yo llamo como “Todo lo que madre querría para sus hijos”.

Estudia mucho, saca buenas notas, esfuérzate, ve a una buena universidad, estudia una carrera con futuro, consigue el trabajo de tu vida o hazte funcionario, trabaja duro para conseguir un ascenso, encuentra una buena pareja, compra piso en una buena zona, cásate, forma tu propia familia y serás feliz hasta el último de tus días.

Esto es lo que socialmente y a grandes rasgos, nos inculcan desde pequeños como grandes metas personales, receta para tener éxito y ser feliz en la vida. Pero que sin embargo, es una máquina de generar personas frustradas e infelices en la vida adulta. 

Al final el modelo a seguir que tenemos en general y la imagen de vida envidiable que tiene mucha gente fijada en sus cabezas, es el de la dolce vita al estilo hollywoodiense. 

Ese es por completo un concepto equivocado. Pero con el que mucha gente se identifica. Y en este contexto de tiempos de crisis, malas noticias y crisis de valores, sólo hace más que agravar el dolor y aumentar el número de personas que se sienten infelices e insatisfechas con sus vidas.

¿Qué se puede hacer para ser feliz y vivir mejor? ¿Es posible lograr una vida plena de otra forma? ¿Cuál es la clave de la felicidad?

Se suele decir que sólo se decepciona quien tiene expectativas equivocadas. Pero parece ser que ese precisamente, es el error en el que caemos con mayor frecuencia e impide nuestra satisfacción en la vida en muchas facetas.

Se ha estudiado mucho este tema, especialmente en las últimas décadas, pues en las sociedades desarrolladas se detecta cada vez un mayor deterioro en la satisfacción con la vida y la felicidad

Si tratamos de establecer un patrón en común sobre el grupo de personas que se sienten más felices con sus vidas, encontraremos que las personas que tienen una personalidad extrovertida, tienen más posibilidades de ser más felices de media. 

Ya que se sabe que las personas más felices, son extremadamente sociales, pasan poco tiempo solos, encontraron personas con las que construyeron relaciones estables de pareja, que dedican y pasan tiempo con su familia y que cuentan con un gran repertorio de amigos en los que apoyarse para superar las adversidades y afrontar los grandes retos de la vida. 

Porque ten clara una cosa. No puedes evitar que ciertos problemas lleguen a tu vida. Pero en tus manos está elegir la actitud con la que enfrentas a ellos. Y para eso es clave tener un cultivado y nutrido círculo de relaciones profundas a tu alrededor. Ya te anticipo que no cuentan los amigos que tengas en Facebook, ni las relaciones superficiales con infinidad de conocidos. Hay gente rodeada de mucha gente, que en el fondo está muy sola. 

Y es que a pesar de estar equipado de serie con habilidades sociales que favorecen que puedas conseguir todo eso, conseguirlo no es fácil, pues desarrollar relaciones humanas saludables y constructivas lleva tiempo, esfuerzo, requiere trabajo, paciencia, implica tener inteligencia emocional, empatía y otras virtudes. Lo que no es sencillo de conseguir, pues lo fácil es dejarse atrapar por la inmediatez de los placeres de la vida. 

Y es que hemos metido un ritmo frenético a nuestras vidas, en donde lo queremos todo y lo queremos ya. Lo que nos conduce a una vida superficial e incompleta. Pero hay que reivindicar la pausa y la reflexión. 

Resulta que la búsqueda de placer y tratar de perseguir el estilo de vida socialmente valorado, casi no contribuye a la satisfacción y la felicidad en la vida. No al menos, si no se tienen otras cosas antes, que en suma forman un todo mucho más potente, que cada una de las partes de forma individual. 


clave-de-la-felicidad

Martin Seligman, psicólogo y escritor estadounidense, ha estudiado en profundidad el tema. En su teoría de la felicidad, desarrolla su propuesta de la auténtica felicidad. Donde identifica cinco elementos que contribuyen a la felicidad y a la satisfacción personal. Pero que por sí solos no constituyen el bienestar personal

El primero de ellos es el de las emociones positivas que proporcionan la vida de los placeres. Que es la vida frívola, que se nos vende socialmente como icono del éxito, pero que con frecuencia convierte a muchas personas en grandes infelices.

Otro de los elementos de Seligman son los logros personales. Un tercer elemento, sería el de las relaciones positivas. Diversas investigaciones demuestran que hay una correlación entre en bienestar y la cantidad de tiempo que se pasa con otras personas en un contexto agradable, como ya mencionaba al principio. 

Un cuarto que podría ser una de las claves de la felicidad, es la búsqueda del sentido y significado de nuestra vida. Es decir, encontrar el propósito de nuestra vida. Un sentimiento de pertenencia a algo más grande que nosotros mismos, a lo que sentimos sumamos y que encontramos como la razón de nuestra existencia. Algo así como la sensación que experimenta alguien que dice “yo he nacido para esto”.

Y he dejado para el final, el quinto elemento de Seligman, que para mí contiene la clave de la felicidad. Seligman lo llama compromiso. Es el resultado de un compromiso contigo mismo, con tus habilidades y la sensación que experimentas al combinar ambas cosas. 

Me gusta más el concepto con el que lo define el también psicólogo Mihály Csíkszentmihályi. Se trata del estado de flujo. Que es la sensación que alcanzas cuando realizas una actividad que te absorbe de tal forma, que pierdes la percepción del tiempo. Todos tus problemas, tus pensamientos intrusivos desaparecen, no sientes nada. Tan sólo prestas atención plena a la actividad que estas realizando, potenciando tus habilidades y proporcionándote placer de un modo muy intenso. 

Es lo que puede experimentar un pintor cuando está concentrado en su obra, un escritor al que de repente le llega la inspiración y el texto fluye, una conversación con una persona con la que has conectado profundamente.

Hay quien tiene más capacidad que otros para entrar en estado de flujo. No hay nada que pueda hacerse para provocarlo, simplemente viene. Pero tienes que encontrar las actividades que lo generan.

 A veces puedes conseguirlo con tareas simples y cotidianas. Hay quien puede entrar en estado de flujo cuando se sumerge en el agua de una piscina y comienza a nadar, teniendo sexo con una persona con la que tienes un intenso afecto y conexión, escuchando tu grupo favorito en un concierto al aire libre e incluso en un porcentaje del tiempo en el que ves en la televisión algo sobre un tema que te interesa o una película en la que te has involucrado inconscientemente de forma profunda. El tiempo vuela y no sientes nada más. 

Es algo así como quedar atrapado mentalmente por la actividad que estás haciendo. Para mi esa es la calve de la felicidad, acompañado del resto de las cosas. Alcanzar el estado de flujo con diversas actividades el mayor tiempo que puedas. 

Así es que las actividades que generan experiencias positivas y placenteras de la vida, sólo son la guinda del pastel, si ya tienes un compromiso personal en la vida con algo y has encontrado eso que da significado a tu vida. Todo lo demás por separado, sólo genera frustración. 

Piensa en ¿por qué la gente que es feliz es feliz? Y tal vez encuentres tú la clave de la felicidad en ellos. ¿Qué opinas? ¿Eres feliz? ¿Conoces a alguien que sea muy feliz con su vida?

También te puede interesar:

9 comentarios:

  1. PERO COMO PUEDE SER QUE TE OLVIDES DE LA LECTURA Y LAS NOVELAS¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Benjamín.

      A mi alguna vez leyendo si que me ha pasado, pero sobretodo escribiendo.

      También en otras muchas situaciones. Aunque ultimamente llevo un tiempo en el que tengo dificultad para entrar en estado de flujo realizando alguna actividad.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Yo de momento no he encontrado eso de perder la perspectiva del tiempo y la verdad q me gustaría.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose María.

      Seguro que alguna vez en tu vida lo has experimentado, lo que pasa que ahora no te acuerdas.

      Más o menos todo el mundo cuando ha sido un niño ha vivido esa sensación.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Empecé de cero y hoy soy millonario, he seguido todos sus consejos sin saberlo pero creo que son de sentido común.

    ResponderEliminar
  4. Hoy en día ese placer total lo encuentro en el trabajo y con los compañeros.
    Primero no siento estar trabajando, y segundo me siento culpable por pasármelo tan bien en el trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues disfrútalo Beto. Eres un privilegiado. Ganas en vida y en salud.

      Un saludo.

      Eliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.