Cómo crear una SICAV española

como-crear-una-sicav

¿Te apetece crear una empresa? ¿Quieres pagar menos impuestos en tus inversiones? ¿Quieres tener control directo sobre el gestor profesional que administra tu cartera de valores?  Pues sólo necesitas saber cómo crear una SICAV.

Aunque el término SICAV te lleva directamente a pensar en grandes fortunas, no es necesariamente un vehículo de inversión exclusivo de los grandes patrimonios. Evidentemente hace falta una suma importante de dinero. Pero si recurres a los servicios de alguna banca privada, puede resultar muy sencillo, como verás a continuación.

Por si acaso se te había olvidado o te has despistado, te recuerdo que una SICAV es una sociedad de inversión de capital variable. Y que como institución de inversión colectiva (IIC) se diferencia fundamentalmente de sus primos-hermanos, los fondos de inversión, de tener personalidad jurídica propia y el capital dividido en acciones en lugar de participaciones.

Ahora bien, tiene también una serie de ventajas como Sociedad Anónima respecto al resto de empresas que ahora veremos. ¿Quieres saber cómo montar una SICAV?

Uno de los grandes alicientes que atrae a muchos inversores y a grandes patrimonios sobre las SICAV más allá de las ventajas de los fondos de inversión, es el control sobre la política de inversión, los costes y por supuesto la fiscalidad. Como bien es conocido por todos, las SICAV tributan a un 1% en el Impuesto de Sociedades, frente a los tipos entre el 15% y 30% que pagan las pymes y resto de sociedades.

Ahora que no nos engañemos, los socios de la SICAV como accionistas que son, tributarán en el IRPF por los rendimientos explícitos generados. Lo que pasa que como estructura de sociedad patrimonial o instrumental, este tipo de vehículos de inversión es mucho más atractivo. Pero ten en cuenta que quien monta una SICAV, lo hace para canalizar inversiones con vocación de permanencia a largo plazo o muy largo plazo.

Sobre el cómo crear una SICAV española, como te decía al principio, te pueden asesorar en cualquier banca privada o familly office. Sobre el por qué montar una SICAV, las razones son muy diversas y a veces muy particulares. Pero más que nada se trata de pagar menos impuestos y poseer una estructura que proteja tu patrimonio, con capacidad para cambiar de domicilio fiscal con un chasquido de dedos o firma en un fedatario público.

Me acaba de venir a la memoria al escribir esto, lo que le dijo Jose María Castillejo, presidente de Zinkia (Productora de Pocoyó) a Jordi Évole en un programa de la Sexta, allá por el 2011 sobre el tema este las SICAV, los impuestos y los ricos. Te dejo el corte, que dura poco más de dos minutos y es muy clarificador. Juzga tú mismo.


Dicho lo cual, vamos al lío. Supongamos que tienes cierta cantidad de dinero ¿cómo crear una SICAV?

Las principales barreras a superar para crear una SICAV en España, son por un lado un mínimo de capital de 2,4 millones de euros. Pero con la exigencia de un mínimo de 100 socios. Con lo cual no hay que asustarse tanto. Porque con 100 amigos que aporten 24.000€ cada uno lo tienes hecho.

¿Cómo suele ser esto en la práctica? Bueno, pues va un señor a Bankinter Banca Privada, a Banca March o a cualquier otra y le dice al asesor patrimonial de turno; móntame una SICAV, aquí tienes 2 millones de euros. Bueno, en realidad es al revés, pone los 2 millones de euros encima de la mesa y después pide la SICAV, porque si no el banquero no te escucha.

Y entonces, luego el banquero privado, dentro de la clientela del banco y gracias a la red de oficinas minoristas, le consigue 99 personas que le ponen los otros 400.000€. Que tradicionalmente se les conoce en el argot como mariachis. Que son los pobretones que hacen de acompañamiento al rico, que manejará el destino de la SICAV a sus anchas.

Con poner su pequeño granito de arena vale, no tienen ni que ir a firmar al notario. Con que vaya el que más pasta tiene es suficiente, que es el que lo solicita normalmente. Y aquí yo creo que a la legislación se le ve un poco el plumero, de que es un juguete financiero para ricos o adinerados.

Esto luego evidentemente tiene sus trámites. Hay que pedir el nombre de la SICAV al Registro Mercantil. Una vez se tiene la denominación negativa, hay que presentar y verificar la memoria y el proyecto de estatutos. Después se pide el NIF a la Agencia Tributaria y se le presenta la memoria y estatutos para su autorización por la CNMV.

Posteriormente se abre la cuenta depositaria donde los socios ingresan el dinero en función de su participación en la SICAV, se abre la cuenta de valores y con los certificados bancarios se va al notario a escriturar. A partir de aquí ya se puede empezar a operar y realizar inversiones. Luego se inscribe en el Registro Mercantil. Y aquí un inciso.

Como al crear una SICAV, el control de la sociedad recae en la Junta General de accionistas, estos pueden decidir cambiar de depositario o sociedad gestora cuando les dé la gana. Lo comento por aquello que ha pasado hace poco con Banco Madrid.

Después la SICAV se inscribe en el Registro de Instituciones de Inversión Colectiva de la CNMV y ahora con el Mercado Alternativo Bursátil, se puede solicitar la admisión e inscripción para su cotización en bolsa. Algo muy interesante porque facilita la entrada y salida de accionistas. De otro modo cada vez que se quisiera hacer una compraventa, habría que ir a un notario para transmitir las acciones al comprador. Echa un vistazo al listado de SICAVs del MAB.

En total todo el proceso, puede durar unos 4 meses, 3 para estar operativa. Y todo esto te lo monta el banco si eres el principal accionista o grupo familiar que aporta el dinero.

Pero una advertencia. Además de saber cómo crear una SICAV, tienes que conocer que para mantener las ventajas del diferimiento fiscal de los fondos de inversión y que las SICAV sean traspasables, tienen que tener un mínimo de 500 socios como exige la normativa, en lugar de los 100 obligatorios para su constitución.

Luego también te digo, esto tiene unos costes de mantenimiento, no sólo es crear la SICAV y ya está. A continuación te detallo una aproximación para los gastos de constitución de una SICAV que cotiza en el MAB con dimensiones mínimas y los costes de gestión anuales aproximados. Aquí ya se van cerca de 14.000€.



Luego piensa que hay unos costes de gestión que hay que pagar a la sociedad gestora y los honorarios de depositaría al banco custodio. Más caro todo, cuanto más en bolsa y mercados exóticos o activos no convencionales invierta la SICAV.

De todas formas, piensa que si tuvieses 2,4 millones de euros invertidos en un fondo de bolsa, ibas a soportar unas comisiones implícitas cercanas al 2% de media. Lo que suponen unos 50.000€.

Ya ves que ser accionista de una SICAV y formar parte de su capital no es nada complicado. Vas al MAB y compras unas acciones de una de las muchas que hay en el mercado. Como quien compra unas acciones del Banco Santander. Pero evidentemente no dejas de ser un pececillo en una pecera dominada por un pez grande. Pez que es quien va a tomar las decisiones de dónde invertir, cuándo y por qué. Así que no sé si tiene mucho sentido invertir en la SICAV de un Amancio Ortega por ejemplo.

Ya sé que igual no tienes el dinero necesario, pero quizá si seas un apasionado de las finanzas con una prometedora carrera por desarrollar o un gestor novato en sus comienzos. Saber cómo crear una SICAV, puede servirte para desarrollar un proyecto en el que recabando el capital necesario, te conviertas en el gestor de la sociedad. Y de ese modo abrirte las puestas al mundillo y lanzar tu carrera profesional como gestor de fondos y patrimonios.

Por último quiero dejarte un par de datos. Hoy es el año en que las SICAV en España están en record histórico de patrimonio gestionado. Y cada año que pasa se crean más y más nuevas SICAV. No sé si será consecuencia de la amnistía fiscal, que las SICAV que se fueron a Luxemburgo vuelven a casa, que es síntoma de que hay confianza y que la economía está despegando o de todo lo contrario. Pero ahí está el dato. Más de 35.500 millones de euros gestionados en SICAVs españolas.


Respecto a lo que te comentaba antes de crear tu propia SICAV para gestionarla, decirte que ya hay proyectos en España en marcha. Uno de los más sonados ha sido el del reciente nacimiento de Smart Social SICAV, gestado en los foros de Unience a través del proyecto incubadora de gestores. La primera SICAV social y colaborativa, nacida en las redes sociales. Así que todo es posible. ¿Qué me dices? ¿Te animas a montar una SICAV?

No hay comentarios

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.