Header Ads

¿Cuál es la mejor forma de pagar a tus proveedores?

mejor-forma-pago-proveedores

Las posibilidades más comunes de realizar los pagos de facturas a proveedores de una empresa son el pago en efectivo con cheques o transferencias bancarias e incluso anticipar pagos si se dispone de tesorería suficiente, utilizar pagarés bancarios domiciliados, contratar un confirming con una entidad financiera o realizar pagos fraccionados que se hayan contratado al inicio de una prestación de servicios.

La mejor forma de pagar a los proveedores sufrió importantes cambios a raíz de las crisis económica más reciente. El pronto pago de facturas dejó de ser la forma de pago preferente y se sustituyó de forma predominante el confirming, en favor del pagaré bancario domiciliado.

Ningún instrumento de pago es perfecto ni sirve a la empresa de igual forma en cualquier momento u operación. Se debe elegir bien la mejor forma de pago y gestionar los pagos según la situación de tesorería que tenga la empresa en cada momento.

Hoy sigue siendo necesario que el dinero en efectivo que mantienen las empresas se reduzca al mínimo imprescindible, porque el capital de trabajo tiene un coste y siempre se debe evitar mantenerlo ocioso, sin rentabilizar.

Las empresas pueden implementar sistemas o herramientas digitales que ayuden a optimizar la gestión de los pagos y cobros, como por ejemplo realizar los pagos mediante transferencias electrónicas o el SCF o Supply Chain Finance, una plataforma de pagos digital en la que una empresa puede gestionar acuerdos de descuento de facturas con sus proveedores y realizar los pagos anticipados. En España el SCF y la tesorería digital se unen en la herramienta llamada BilliB, que utiliza dinero electrónico para realizar los pagos. Con ella, las empresas compradoras pueden extraer rentabilidad de sus facturas a pagar.

Por otra parte, la gestión de los flujos de dinero en la cadena de suministro no es un tema menor ni mucho menos, pues asegura su estabilidad en beneficio tanto de las empresas compradoras como de las proveedoras. El SCF ayuda a optimizar esa corriente de efectivo que recorre la cadena de suministro. 

El SCF aún es un instrumento financiero poco conocido para los directores financieros de las empresas, si bien ya son muchas las empresas que están apostando por introducir este sistema de pagos sin riesgo.

Es un recurso innovador que tiene muchos beneficios para las dos partes, pues otorga a las empresas compradoras alta rentabilidad, al gestionar de forma eficiente la reducción del plazo de pago de las facturas, y un control mayor de la tesorería con los pagos electrónicos, que además de gratuitos son inmediatos y transparentes. Y al mismo tiempo, el SCF proporciona a los proveedores una gran seguridad y oportunidad en el cobro de las facturas.

También te puede interesar:

No hay comentarios

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.