Ideas para crear una microempresa desde casa



Dicen que el hambre agudiza el ingenio. Y tal vez por eso cuanto más desempleo hay, más microempresas se crean. 

No obstante, bendita necesidad, si de ella surgen nuevas ideas empresariales. Y ojo, que el término microempresa no te induzca error. De pequeñas ideas emprendedoras nacidas en épocas de escasez, han surgido importantes multinacionales. (Modelo de las puntocom)

Y es que en este caso el tamaño no importa. El cuanto más grande mejor, suele acarrear importantes problemas a los negocios. Precisamente la esencia de las microempresas, es que son actividades autosuficientes con necesidades de financiación nulas o muy bajas, promovidas por una o dos personas. 

Estamos en una nueva fase de la actividad empresarial, donde las microempresas abren una nueva era de desarrollo industrial y económico.  Y que a buen seguro serán la base del crecimiento futuro. 

Una microempresa no es sólo un autoempleo. Es algo más que ser un simple autónomo. A continuación te cuento algunas ideas para crear una microempresa desde casa

Cuando viajo a otras ciudades y paseo por sus calles, suelo prestar atención a los locales que han cerrado y los nuevos negocios que se han instalado. Últimamente en España hay una fiebre por los establecimientos de comida y tapeo low cost. Y también me ha llamado mucho la atención la cantidad de franquicias de helados y yogur helado, como Smooy, Llaollao o Baobio. Un modelo renovado que se está extendiendo como la espuma y que ya veremos lo que durará.

Pero los verdaderos micronegocios y microempresas no están a pie de calle. Las verdaderas microempresas son más difíciles de identificar, porque nacen y actúan desde la habitación de una vivienda o en un pequeño despacho. 

Puedes crear una microempresa desde casa explotando un conocimiento o una capacidad. O sencillamente explotando tus contactos, intermediando entre un producto/productor y un mercado. 

Puedes crear una microempresa con muy poco dinero y con apenas costes fijos. Normalmente un ordenador conectado a internet y un móvil son las únicas herramientas en las que necesitas invertir. 

El otro día estaba tomando una cerveza plácidamente con un unos amigos en una terraza y de repente una chica que estaba en otra mesa y se acercó a unas señoras que acababan de llegar al bar con unos pequeños perritos de compañia. La chica les acarició y le dijo a las señoras “que monos los llevan”, aquí tienen mi tarjeta para la peluquería canina que tengo en mi domicilio. 27€ por corte de pelo las dijo. ¿Qué te parece?

El otro día charlando con un empleado de un banco, me contó que estaba consiguiendo unos ingresos extra a raíz un negocio espontáneo que le surgió después de unas vacaciones en Brasil. Resulta que en su viaje, conoció a un empresario que se dedicaba a importar productos de consumo dirigidos a la incipiente clase media brasileña. Textil, tecnología, etc. 

Y a los pocos meses de su vuelta, la cuenta de una empresa vinícola que gestionaba, entró en números rojos. Al hablar con el dueño, esté le dijo que la empresa entró en quiebra técnica al no conseguir refinanciar unos créditos vencidos que tenía sobre la bodega con otras entidades. Entonces, se le ocurrió contactar con el tipo que conoció en Brasil y logró acordar un envío de un contenedor con stock de vino de la bodega mediante crédito documentario. El empleado del banco cubrió los costes del envío, y al llegar el pedido a destino cobró su parte y consiguió la liquidez que necesitaba su cliente para salir del descubierto.

A raíz de eso comenzó a negociar más envíos de vino y otros productos. Fundó su microempresa como plan B. Lo gestiona todo desde su casa y ahora únicamente cobra por cerrar los tratos entre proveedor y comprador. 

Otro caso. Un excompañero de la carrera que acabó a curso por año con un expediente impecable, me comentó que llevaba dando tumbos de un trabajo a otro sin encontrar nada serio y que por de un anuncio que puso en la facultad para dar clases particulares de apoyo, ha terminado montando su propia microempresa y ha convertido el salón de su casa en el aula de su academia. El boca a boca es lo que le hizo aumentar su clientela. 

Como ves muchas ideas de negocio surgen sin buscarlo, de forma completamente espontánea. Tanto es así, que te diría que si se te dan bien tratar con la gente y te gusta salir a tomar unas copas, lo mismo que ligas, puede surgir la idea para crear una microempresa

Te cuento mí última historia. Una chica en paro desde hace un par de años, que había estudiado filología alemana, que seguía formándose y que dominaba otros tres idiomas a la perfección, sale de copas y conoce a chico. Uno de tantos que le entra, le empieza a contar sus penas. Resulta que el chico se dedica a traducir documentos a otros idiomas. Ya sabes, contratos, manuales de instrucciones, libros etc. Y capta la atención de la chica. El otro que cree que está ligando, le dice que está hasta arriba de trabajo. Los dos conectan en su punto en común, la chica le ayuda y ambos al cabo de un tiempo y varias colaboraciones, crean su propia microempresa de traducción. 

Por cierto, si te interesa al final no se lían. Ya sabes, todo tiene un precio. Es mejor no mezclar negocios con amor. 

¿Qué te han parecido estos ejemplos de microempresas? ¿Crees que son historias imposibles o conoces algún caso similar? ¿Te animarías a crear tu propia microempresa desde casa?

También te puede interesar:

2 comentarios:

  1. Buenos días,
    El año pasado me casé y pensé en que las alianzas no fuera la típica de oro, así que navegando mucho por internet conocí www.anillosjerez.com, el cual hacen anillos de madera a medida, y a gusto del comprador; con la madera que quieras, mineral, incluso metal precioso mezclado con madera... Son una pasada.

    El caso es que como no me fiaba mucho, logré contactar con él y casualidad de que el "taller" lo tiene en Petrer (Alicante) y cómo íbamos de vacaciones a Murcia y estaba más o menos cerca, nos acercamos a Petrer para ver lo que hacía en vivo y en directo y conocer al chico...
    Quedamos totalmente prendados de las maravillas que hace, tanto que ya no sólo nosotros compramos las alianzas a él, mucho amigos también. Son anillos con madera doblada, no torneados como los que se pueden encontrar en un puesto hippie. Y cuando nos los envió iban en una cajita preciosa, todo con mucho gusto.

    Yo que soy muy preguntona le pregunté qué cómo empezó en esto y me dijo "La crisis agudiza el ingenio"... Leyendo este post, me he acordado de esa frase que me dijo este artesanal-genio. Por cierto, la historia de cómo empezó a hacer anillos está en su facebook, por si también os interesa.

    Realmente espero que le vaya muy bien...

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bea,

      Gracias por compartir la historia. Es buen ejemplo de creación de una microempresa a raíz de la crisis. Además de ser una idea de negocio original, por lo que veo, deja muy satisfechos a sus clientes. .

      Un saludo.

      Eliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.