-->

viernes, 23 de octubre de 2015

Widgets

Cómo ahorrar en la factura de la luz



ahorrar-en-la-factura-de-la-luz

Las facturas de suministros del hogar son una de las principales fuentes de gasto doméstico en la economía familiar y la del suministro de la electricidad es de las que más dolores de cabeza nos traen. Ahorrar en la factura de la luz, por poco que sea, es para muchas familias un objetivo a perseguir, donde arañar unos euros al presupuesto familiar. 


Para ello, tan importante es controlar el consumo y mejorar tus hábitos como revisar lo que tienes contratado (tarifa, potencia, etc)  y ver cómo puedes mejorarlo, o detectar si estás pagando de más sin motivo, adaptando tu contratación a tus necesidades reales (ya sea pidiendo ciertas modificaciones a tu compañía actual o buscando otra compañía que mejore lo presente, en precio y/o servicio).

Hay ciertos trucos para ahorrar luz que puedes poner en práctica desde hoy mismo. Empezando por lo básico, lo primero es que analices si realmente tienes instalada la potencia eléctrica adecuada al uso que haces de tus aparatos eléctricos.

El tamaño de la vivienda influye bastante en el gasto que supone la iluminación o la calefacción eléctrica (si tienes) y el número de personas que seáis en casa también puede suponer que uséis más o menos aparatos. Pero esas no son las claves de la potencia contratada. Tampoco lo es el tiempo que usamos esos aparatos.

Lo fundamental es saber cuántos de esos electrodomésticos funcionan a la vez, qué potencia necesitan y , si hacemos coincidir varios, hasta qué punto podríamos espaciar su uso para permitirnos reducir potencia, ahorrando en el “fijo” de la factura de la luz. Para comprender esto puede ser útil comparar la potencia contratada con el ancho de banda del que disponemos en nuestro servicio de internet, de manera que la potencia contratada será “el ancho de banda” del que dispone nuestra instalación.

Muchos usuarios solicitan una potencia contratada muy superior a sus necesidades reales al dar de alta su suministro o se encuentran en ese mismo caso cuando adquieren una vivienda de segunda mano o entra a vivir de alquiler, sin plantearse revisar lo contratado en su momento. Puede parecer complicado averiguar qué potencia necesitas, pero en realidad, si nunca te quedas sin luz aunque tengas en marcha varios aparatos a la vez, o si para ello realmente deben coincidir muchos, seguramente puedas reducir. Para saber hasta qué tramo de potencia, puedes consultarlo directamente a tu compañía de la luz o bien a muchas de las empresas de consultoría energética que se dedican a ello.

También puedes optar por sumar las potencias de los aparatos que necesitas usar a la vez sí o sí, o comprar un monitor energético que te ayudará a averiguar la potencia que necesitas de forma más exacta, además de monitorizar consumos y demás

Además, es interesante que consultes (por internet, en tiendas especializadas, etc)  qué electrodomésticos o bombillas son más eficientes o cuáles son los modelos que más ahorro podrían aportarte dados tus hábitos de consumo. 

Por otro lado, todo esto no servirá de mucho si no pagas las luces o los aparatos cuando no los estás utilizando, ya que por tonto que parezca, la luz que menos gasta es la que no se enciende. Ten especial cuidado con el stand by, es decir, las lucetitas de ciertos aparatos que indican que están conectados y que en muchos casos sólo se apagan del todo si los conectamos a una regleta, de forma que podamos pagar todo desde su interruptor. Este gasto que parece tan mínimo supone una de cada 12 facturas, así que todo suma.

Otro truco para ahorrar luz es utilizar programadores para aparatos que consumen mucho, como por ejemplo los termos de agua caliente eléctricos o para sistemas de calefacción que también dependan de la electricidad.

Si hablamos de calefacción o aire acondicionado, es importante invertir en ventanas y puertas de calidad que conserven el calor o el frío del interior de nuestra vivienda y, por que no, apostar por alfombras o similares para aportar calidez en invierno y cortinas/persianas para lidiar con el calor en verano (todo esto aplicable al clima de cada región, claro). Estas medidas servirán para reducir la energía que usas en la climatización de tu casa, una ayuda más de cara al ahorro en la factura de la luz.

Por otro lado, es interesante que te plantees en qué horarios consumes más electricidad, ya que podría interesarte una tarifa con discriminación horaria. Se trata de una opción que ofrecen la mayoría de comercializadoras y que no debemos confundir con la nueva tarifa por horas (que recordemos, es opcional y depende de cada comercializadora), cuyo precio depende de los precios de la energía hora a hora en el mercado mayorista y que por lo tanto puede ir subiendo y bajando mes a mes. La discriminación horaria se basa en un único precio de potencia y dos de energía (€ por kWh disfrutados), uno más caro que el precio base sin discriminación y otro bastante más barato que éste.

En horario de invierno el periodo barato va de las 22h a las 12h del dia siguiente y en el de verano, de 23 a 13h. Si del total de tu consumo diario haces a partir de un 30% en ese horario más barato, ya te estaría saliendo a cuenta cambiar a esta tarifa, y cuánto más porcentaje consumas en esas horas, más ahorrarás.

Tienes los trucos de ahorro para consumir de forma más eficiente, el hecho de revisar la potencia contratada, la posibilidad de pasar a discriminación horaria y, claro está, las diferentes opciones y tarifas que ofrece cada compañía y que podemos elegir libremente. Ahorrar en tu factura de la luz puede parecer difícil pero si tomas medidas, comprobarás que no es imposible.

También te puede interesar:

3 comentarios :

  1. La mejor tarifa es el bono social que te hacen un 25% de descuento sobre la TUR y no veas si se nota (es una subvención que corre a cargo de la empresa eléctrica, no cuesta nada al Estado). A ver cuando sacan el de gas natural que parece que va a ser igual.
    Ya es hora que Mariano se porte con lo que ha subido el término fijo de la luz, beneficiando a los mismos de siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso hay que tener mucho cuidado con los comerciales que van puerta a puerta ofreciendo cambio de comercializador. Casi nadie sabe que es lo que mas le interesa y al final se dejan enredar.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Gracias por el artículo. Yo recomiendo la tarifa de discriminación horaria, a mí me funciona bastante bien. Tan sólo hay que adaptarse un poquillo a sus horarios y listo.

    ResponderEliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.