728x90

¿Cuánto cuesta un buen asesor financiero?

cuento-cuesta-buen-asesor-financiero

Tomar buenas o malas decisiones relacionadas con tu patrimonio a lo largo de tu ciclo vital, puede marcar la diferencia entre ser capaz de cumplir tus metas y sueños en la vida, o tener que rebajar las expectativas e incluso renunciar a algunos de tus objetivos personales.

Sólo esta razón, ya debería ser suficiente para animarte a buscar un buen asesor financiero de cabecera. En el que apoyarte para establecer un plan financiero, ordenar tu patrimonio, y ejecutar los pasos con la seguridad que te proporciona el acompañamiento de un especialista.

¿Cuánto cuesta contratar un buen asesor financiero?

Antes de hablar de una tarifa concreta, quiero ayudarte a reflexionar y te planteo la pregunta al revés. ¿Cuál es el coste que te supone no contar con los servicios de un asesor financiero independiente?

Tiempo. Desde mi punto de vista, el principal coste de no contratar un asesor o un banquero privado especializado, es el tiempo que tendrás que dedicar a buscar información, elegir dónde y cómo invertir, diseñar un plan y hacer un seguimiento. Por no hablar de la curva de aprendizaje que implica adquirir la experiencia y conocimientos necesarios para hacer todo lo anterior.

No hay nada malo en tener que buscar un profesional para delegar todas estas tareas, incluso aunque tengas los conocimientos necesarios. Porque ¿Cuánto vale tu tiempo? Si eres un médico que tiene una consulta privada o un empresario que gestiona un negocio, se puede cuantificar cual es el coste de oportunidad de dedicar una hora a tus finanzas personales y desentenderte de tu actividad económica.

Pero para mí, el tiempo de mayor valor, es el que dejo de dedicar a mi familia, mis amigos o a disfrutar de las aficiones que me apasionan. Por eso, pagar a un profesional para liberar tiempo, tiene todo el sentido.

Puede además, que no sientas ninguna fascinación por el mundo de las finanzas y que aborrezcas todas estas cosas. Por lo que tengas muy poco interés y al final termines tomando decisiones poco eficientes y óptimas. Lo que te puede llevar a que al final no puedas pagarles a tus hijos la educación que hubieses deseado o a jubilarte con una renta disponible inferior a la del estilo de vida que gustaría llevar en tu última etapa de vida. Piénsalo bien.

Los honorarios de un asesor financiero profesional e independiente, van a depender del volumen de patrimonio asesorado. Partiendo normalmente de un mínimo. La mayoría de asesores financieros de pago o Empresas de Asesoramiento financiero (EAF) reguladas por la CNMV, tienen publicadas unas tarifas orientativas. Otros pueden cobrar un porcentaje sobre beneficios. Pero te aconsejo que te informes y consultes un presupuesto ajustado a tus necesidades. La mayoría de asesores ofrece una entrevista preliminar gratuita en la que poder exponer como trabajan y tratar estos temas.

Lo que hace y lo que no hace un asesor financiero

A veces, detecto que hay ciertas ideas preconcebidas erróneas en relación a las funciones y beneficios que tiene contratar un asesor financiero. Por lo que me parece importante aclarar algunos aspectos, para que puedas valorar adecuadamente lo que recibirás por el precio que pagas por el asesoramiento.

Experiencia y confianza

En mi opinión, el principal beneficio de contar con el consejo de un asesor financiero experto, es el de tener un confidente de confianza. Que conoce a sus clientes a base de una relación de años y sabe cómo gestionar sus temores (establecer perfil de riesgo y objetivos). Tiene que ser esa voz serena a la que acudir, que haga equilibrio con tus emociones, cuando el impulso te empuje a tomar malas decisiones. Invertir bien, va mucho de gestionar emociones, conocerse y ser paciente.

También por eso, un buen asesor financiero, tiene que ser un profesional con cierto bagaje y contar con años de experiencia. Si pago, quiero alguien senior, que peine canas y sepa navegar en aguas turbulentas cuando las cosas se complican.

Cualificación y conocimientos

El asesor financiero ejerce una profesión, en la que lamentablemente y a pesar de la regulación, hay cierto intrusismo. Donde personas no cualificadas, se aventuran a asesorar y dar recomendaciones personalizadas. Una de las garantías que debes exigir cuando pagas por asesoramiento, es que la persona que se sienta contigo, tiene las certificaciones y acreditaciones necesarias para ejercer la profesión.

Normalmente las certificaciones EFPA (Asociación Europea de planificadores financieros), son un sello de garantía y calidad, que predomina entre los profesionales del sector. No es la única acreditación, pero si una de los certificadores mayoritarios en España. Con más de 35.000 asociados, que han superado sus exámenes, pagan sus tasas anuales y firman su compromiso con el código ético anualmente.

Reducción de costes

Otro de los caminos que tiene el asesor financiero para aportar valor, es el la mejor elección de herramientas y vehículos de inversión. Desde el punto de vista de criterios ESG, pero también desde un punto de vista de costes.

Cuando uno sale del circuito bancario y acude a un asesor financiero sin conflicto de intereses, se puede ahorrar una cantidad de dinero al año suficientemente elevado, que bien justifica los honorarios del asesor.

Optimización fiscal

Una de las ventajas de contar con un asesoramiento financiero profesional, es el de poder reducir la factura fiscal de las operaciones financieras que realizas con tu patrimonio. Mantenerse al día de la normativa y saber cómo rescatar un plan de pensiones y pagar menos a hacienda, donar un dinero a los hijos o como planificar la sucesión de tu legado, son algunos ejemplos en los que pueden ayudarte.

Información y formación

En un mundo híper conectado en el que nos bombardean con cientos de noticias, el asesor puede filtrar ese flujo de información, para extraer la esencia de lo más relevante. Aclarar la visión sobre lo que está ocurriendo en cada momento y hacer cierta labor pedagógica, para ir enseñando al cliente a tomar mejores decisiones y entender mejor el funcionamiento de las estrategias y de los mercados. Así como proporcionar un reporting y seguimiento adecuado de la evolución de tus planes de inversión.

Resultados y rendimiento

Lo que escapa del control de cualquier asesor financiero, es la rentabilidad. Se pueden ajustar los costes, controlar el comportamiento y diseñar una cartera con una buena diversificación para ajustar la volatilidad de acuerdo con el perfil inversor y las metas financieras. Pero lo que no se puede saber, es lo que harán los mercados financieros.

Si piensas que el asesor te puede dar información privilegiada, que te permita conseguir rentabilidades muy elevadas en poco tiempo o que tiene una bola de cristal a través de la que ver el futuro de la economía, no contrates a un asesor financiero. No puede ayudarte. Invertir implica riesgos y nadie puede eliminar la incertidumbre.

Cuando pienses en una tarifa, piensa que uno obtiene el servicio por el que paga. Si crees que un asesor financiero es caro, prueba a ir por libre.

Escribe un comentario

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Artículo Anterior Artículo Siguiente