Banner - 970x250

Las mejores formas de enviar dinero al extranjero

enviar-dinero-al-extranjero

La movilidad laboral, las migraciones, los viajes por estudios… son muchas las situaciones en las que se hace necesario enviar dinero al extranjero. La comunidad global permite, cada vez más, que las personas se trasladen a otros países y que vivan momentos en los que requieran dinero de sus familiares. Para llevar a cabo estas transferencias económicas existen varias posibilidades.

Con frecuencia, en los envíos de dinero fuera de las fronteras, se piensa y se recurre a los métodos más tradicionales y, a su vez, más peligrosos, que son los de llevarlo en mano o a través de un correo postal con la cantidad deseada metida en un sobre. Ambas opciones suponen un riesgo muy alto de pérdida, ya sea por robo o por extravío. En la actualidad, existen diferentes métodos de enviar dinero al extranjero altamente eficaces, rápidos y seguros.

Las aplicaciones móviles

En esta lista de posibilidades se va a comenzar por la fórmula más innovadora, rápida, sencilla y segura de todas, las de las aplicaciones móviles. Con estos programas descargables en los smartphones, es posible enviar dinero a cualquier país extranjero, beneficiándose, además, de un tipo de cambio real.

No son pocas las ventajas que ofrece este sistema. Entre otras, el usuario podrá tener un histórico de sus transacciones, guardar sus datos para no tener que introducirlos cada vez que quiera hacer una remesa, así como guardar los de su beneficiario y mandarle una copia de la transacción.  Con unas muy bajas comisiones, las apps son fáciles e intuitivas de usar. Asimismo, cuenta con soporte de ayuda al cliente integrado en la app y una política de uso completamente transparente. . Además, se mantiene un control constante sobre el estado de la transferencia y elegir el método de pago más conveniente para su beneficiario.

Por otro lado, hay que señalar que también ofrece ventajas económicas, ya que no existen intermediarios entre aquel que emite y el que recibe el dinero. Por último, permite operar en una gran cantidad de divisas (dólares, libras, euros…) y, por tanto, en un número mayor de países de destino.

A través de agencias

Alrededor de 3.000 agencias se encuentran disponibles para llevar a cabo las transferencias financieras entre países. Pertenecen a empresas Fintech, como Moneytrans, especializadas en envíos que garantizan la máxima seguridad. Desde las plataformas que estas agencias ponen a disposición de sus clientes y usuarios, se podrá gestionar el efectivo con toda comodidad y facilidad, además de utilizar los más innovadores servicios, de la forma más económica posible.

El proceso que ofrecen estas agencias se lleva a cabo a través de cuatro pasos muy sencillos. El primero será la identificación con un documento válido, el segundo rellenar el formulario que ponen a disposición del interesado. El tercer paso será el de recibir y guardar el código con el número de la transacción. Por último, solo habrá que comunicar ese código a la persona que va a recibir el dinero para que pueda recogerlo sin problemas. Podrán hacer un seguimiento de su envío a través de la agencia o la web de la propia compañía.

El tradicional giro postal

Se trata de un servicio que lleva funcionando desde que existe el sistema de correos. Para enviar el dinero usando este método, habrá que solicitar el servicio de una de las entidades que lo ofrecen, como es el propio servicio nacional de Correos. Se completará el impreso con los datos de la persona que va a recibir el dinero junto con la cantidad. Según el lugar de destino y la cuantía que se envía, habrá que pagar una tasa.

El giro postal suele costar entre 4 y 6 euros, a lo que habría que añadir la tasa mencionada. A pesar de ser una opción física, en la que el dinero va en un sobre, el sistema es bastante seguro.

El giro bancario

Este sistema es comparable al giro postal, excepto que en lugar de ser una empresa privada, o nacional , es una entidad bancaria la intermediaria. No es necesario ser cliente del banco para llevarlo a cabo, solo habrá que registrarse y hacerlo de forma presencial o usando la red de cajeros. El problema de usar este sistema es que las comisiones son bastante elevadas, incluso siendo cliente del banco, aunque en este caso disminuya un poco la cantidad y el proceso sea más ágil y rápido.

La transferencia bancaria

Una opción más, también realmente cómoda, es la de llevar a cabo una transferencia entre usuarios, aunque sea desde España hacia otros países, la diferencia con la que se realiza a nivel nacional es mínima. En este caso, la diferencia se encuentra en la obligación de incluir el código IBAN o SWIFT/BIC de la cuenta del destinatario. Las tarifas suelen variar en función de las condiciones que aplique cada banco. Para traslados de dinero dentro de la Comunidad Europea, es uno de los mejores sistemas, sin embargo, el usuario deberá hacerse cliente de un banco para poder llevar a banco dicha transferencia.

Escribe un comentario

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Artículo Anterior Artículo Siguiente