1024x512

Cómo elegir tu seguro médico

elegir-seguro-medico

A la hora de contratar un seguro médico, muchas personas acuden a páginas como Doctor i en las que poder hacer comparativas que les ayuden a decidir. Hay que tener en cuenta que estos seguros pueden ser de muy diversos tipos y que hay que tener en cuenta las necesidades y circunstancias personales de cada uno para hacer la elección acertada. 

Podemos decantarnos por un seguro con coberturas básicas, por uno estándar o por una póliza muy completa. En caso de que necesitemos flexibilidad, una de las mejores elecciones son los seguros para familias. Permiten contratar módulos para ir configurando los servicios. La meta es obtener una póliza que se amolde perfectamente al cliente y a su familia. Estos seguros normalmente ofrecen un módulo de garantías extra hospitalarias.

Ahí va incluido medicina general, pediatría, urgencias domiciliarias, urgencias ambulatorias y servicio de ambulancia. También asistencia especializada y servicios especiales. Hay además módulos de garantías hospitalarias que incluyen asistencia en hospital, prótesis e implantes. Existen seguros que no solamente nos dan la opción de elegir profesionales sino también hospitales y centros médicos. 

A la hora de elegir seguro médico privado tenemos que pensar si queremos que incluya servicios dentales gratuitos o que nos permita acceder a otros con franquicia. Se trata de una cantidad que se establece de forma previa para cada servicio. De este modo, aunque los gastos sean mayores, el asegurado tan solo pagará una pequeña cifra.

Por otra parte, hay seguros que ofrecen servicios de contratación adicionales a precios reducidos. Por ejemplo, cirugía láser para miopía, hipermetropía y astigmatismo, un estudio genético de la obesidad o asistencia urgente en viajes al extranjero.

Un seguro de salud ha de contar con atención telefónica para consultas, para resolver dudas pediátricas o para acceder a asesoría psico-emocional de la mano de psicólogos experimentados.

En resumen, para elegir hay que pensar en tres cuestiones: 

  •          Copago: tienes que decidir si quieres pagar siempre lo mismo por el seguro o que el coste varíe en función del uso que hagas de la póliza.
  •      Hospitalización: hay que pensar si queremos que el seguro incluya ingresos médicos, quirúrgicos o por maternidad.  Si no, tu cobertura se limitará a consultas, pruebas diagnósticas y tratamientos.
  •        Reembolso: para que, cuando acudas a un profesional de fuera del cuadro médico de tu compañía aseguradora, esta lo cubra y te devuelva hasta el 90% del coste del servicio.

Seguro médico con hospitalización

Para poder ingresar en un centro hospitalario perteneciente al cuadro médico cuando sea necesario. No hay límite de días y no importa la causa del ingreso (quirúrgico, pediátrico, maternidad…). La aseguradora corre con todos los costes (gastos de quirófano, anestesias, medicamentos o curas). Por lo general, siempre en habitación individual con aseo y cama para el acompañante. Como es de imaginar, los seguros con hospitalización suelen ser más caros. Los que no incluyen hospitalización se limitan a consultas, tratamientos y pruebas diagnósticas. Si quieres ir a la consulta de un médico privado de fuera del cuadro médico de la aseguradora tienes que asumir los costes a no ser que tu seguro incluya reembolso. En ese caso, la aseguradora te devolverá hasta el 90% de los gastos de la factura del especialista.

También te puede interesar:

Escribe un comentario

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Artículo Anterior Artículo Siguiente