Banner - 970x250

El trading, la bolsa y las emociones. El precio del dinero fácil

vivir-del-trading

Hay cantidad de gente que está convencida de que para ganar dinero en bolsa, hay que estar encima del mercado. Entrar y salir. Comprar y vender. Y hacer muchas operaciones. Seguros de que el espejismo de ganar una buena suma de dinero en poco tiempo, será un hecho duradero, que se pude repetir muchas veces con éxito.

Obviamente, las personas que piensan que te puedes ganar la vida haciendo trading en bolsa, no tienen mucha cultura financiera y no quieren esforzarse demasiado. Por eso les seduce la idea de dinero fácil. Pero el mercado es implacable con los sueños de dar el pelotazo que tienen muchas de esas personas. Las probabilidades no van a tu favor. Así que más pronto que tarde tu suerte se esfumará. Porque no es algo que se pueda controlar.

El futuro es impredecible

Aceptémoslo. No tenemos forma de predecir qué ocurrirá en la bolsa mañana, dentro de una semana o de un mes. En condiciones normales, los sucesos futuros, se mueven en escenarios de probabilidad. Por eso, invertir apoyándose en lo que todo el mundo sabe, no te hará ganar mucho dinero ni batir a la media. Y con más frecuencia de lo que nos gustaría, ocurre lo improbable o lo poco probable. Mandando al traste cualquier previsión normalizada.

Nunca como hasta ahora, había tantos inversores profesionales cualificados, ni existía la tecnología o las herramientas que ahora se emplean para invertir en bolsa. Pero el coste de tan sofisticados métodos, no es capaz de proporcionar ventaja.

Si coges una muestra aleatoria de 10.000 inversores, por pura estadística, siempre habrá 1 o dos ejemplos, de personas con resultados extremos positivamente de manera sostenida. Pero su existencia, no demuestra, que haya un camino para invertir que se pueda imitar para replicar el resultado. Los precios de los activos discurren en un camino aleatorio.

El coste de perderse los mejores días del mercado

El precio de intentar vivir del trading, de tratar de ganar mucho dinero en poco tiempo y de pretender adivinar lo que hará bolsa a corto plazo, es suficientemente alto como para que no merezca la pena.

Es en los momentos de mayor volatilidad de la bolsa, cuando ocurren las mayores caídas. Pero también se sabe que, los días de mayor subida, suelen ocurrir en las fechas inmediatamente posteriores a las grandes bajadas.

Por lo tanto, aquellas personas que empujadas por el miedo venden para evitar perder más, suelen pagar un precio más alto. El de perderse las mayores subidas. Consolidando unas pérdidas importantes que ya no podrán recuperar. Ya que vuelven a invertir cuando todo vuelve a la calma o directamente el dolor de la pérdida les aleja de los mercados para siempre o durante un largo tiempo. Para caer en el mismo error tiempo después.


Lo cierto, es que si se pudiesen evitar esos momentos de alta volatilidad donde suceden las mayores bajadas y subidas, la rentabilidad sería mayor que si siempre permaneces invertido.

El problema nuevamente, es que no hay forma de predecir cuándo se generan esos momentos de turbulencia y cuando se vuelve a la calma, para tratar de evitarlos. Por eso la recomendación es siempre estar expuesto al mercado el mayor tiempo posible. Y no tratar de adivinar cuando sucederán vendiendo y comprando.

La mayor rentabilidad que puedes obtener de forma predecible, es la que puedes conseguir si siempre permaneces invertido y no haces nada (en una inversión global y diversificada). Por pura suerte, puedes evitar una caída o dos y comprar en un buen momento. Pero eso no durará demasiado. Además, cuando la suerte esta de tu lado, tampoco solemos saber retirarnos a tiempo.

Las pérdidas temporales son el peaje que hay que pagar a corto y medio plazo, para capturar la razonable rentabilidad que puede proporcionarte el mercado a en el largo plazo. Y que descontada la inflación está en el 7% aproximadamente. Depende un poco desde que perspectiva de bolsas de países, divisas e inflación se mire.

Los costes son fijos, tu rentabilidad va y viene

Si aceptas el hecho de que no puedes vivir del trading, ni ganar dinero por encima de la media invirtiendo en bolsa por tu cuenta sin analizar ni hacer esfuerzos, lo único que te queda es invertir en el mundo de forma global y diversificada.

Será el asset allocation o asignación de activos, la que determinará tu rentabilidad futura. Para extraer y capturar la mayor rentabilidad de esos activos, sólo puedes hacer una cosa. Minimizar los costes todo lo que puedas.

Aunque un 1% al año pueda parecer una insignificancia, en toda tu vida como inversor, puede llevarse por delante el 50% de la riqueza que podrías generar. Por el efecto multiplicador que tiene en la capitalización compuesta, especialmente en los últimos años, de un largo periodo de inversión.

Cuesta un poco entenderlo, si nunca te han explicado lo que significa el crecimiento exponencial. Es el cambio de un valor, que crece cada vez más rápido en un mismo espacio de tiempo. Y que se acelera a partir de un punto. Corrige tu miopía inversora y consigue ver lo que te espera en el largo plazo si eres paciente y constante.

También te puede interesar:

2 Comentarios

Participa en la conversación y déjame un comentario.

  1. Ya he visto varias veces la famosa gráfica de los días perdidos. Curiosamente siempre se refiere a los mejores, me gustaría alguna con los resultados si te pierdes los X peores días. Porque si estás una temporada sin invertir te puedes perder tanto una buena subida como una buena bajada. Dicho esto estoy de acuerdo que hay que estar siempre invertido y que el futuro es impredecible, y por esa misma razón si la bolsa tiende a subir no tiene sentido hacer mucho timing.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Obagi.

      Se ha hecho el estudio con datos pasado. Obviamente la rentabilidad que puedes obtener es mayor. El problema, es que esos días de mayores subidas, ocurren intercalados con grandes días de bajada. Y resulta inverosímil que te puedes librar de lo malo y sólo quedarte con los días buenos.

      Otra cosa que se ha descubierto analizando datos pasado, es que si excluyes los mejores y peores días, la rentabilidad es superior a la de permanecer siempre invertido. Nuevamente el problema es que no hay manera de saber cuando estar fuera y exactamente que días hay que perderse.

      Lo también se sabe que además de permanecer siempre invertido, funciona añadir capital en los días de caída extrema. Y eso si que se puede implementar. Basta con invertir liquidez extra, los días con bajadas de más del 4%. Aunque en plazos muy largos, esa rentabilidad extra se diluye y a penas supone unas décimas adicionales de rentabilidad.

      También se analizó (Fidelity) lo que le pasaría al inversor con la peor suerte del mundo, que invirtiese una cantidad fija todos los años en el punto más alto y el más afortunado, que hiciese lo mismo pero el día de valoración más baja cada año. Pues bien, al cabo de 40 años, la diferencia entre uno y otro, era de un 0,8% anual. No digo que sea poco. Los extremos serán raros, lo normal será moverse alrededor del valor central. Y que por tanto, sale más a cuenta reducir los costes. Que eso sí que tiene más impacto, que tratar de acertar con el mejor momento para invertir.

      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Artículo Anterior Artículo Siguiente