Diferencias entre valores cíclicos y defensivos o anticíclicos


valores-ciclicos-anticiclicos

De ninguna manera me voy atrever a decirte que invertir en bolsa es algo sencillo. Pero hay algunas cosas difíciles, que son fáciles de entender aplicando un poco de sentido común.

Si te estas preguntando en qué acciones invertir y has oído hablar algo de valores cíclicos o defensivos, es muy importante que conozcas las diferencias. Sólo sabiendo esto, puedes separar las acciones a las que debes prestar atención de las que no, según el estado de la coyuntura económica.


La venta de los productos y servicios de algunas compañías, aumenta significativamente, cuando las cosas van bien y el todo de la economía da muestras de fortaleza o de crecimiento.

Sin embargo, cuando las cosas van mal, los consumidores de esos productos y servicios posponen su decisión de compra, bajan el consumo o simplemente prescinden de ello, porque son cosas de las que pueden pasar temporalmente.

Si te encuentras una empresa que venda un producto o servicio que tenga variaciones en la demanda importantes según la coyuntura económica, posiblemente podrás de decir que estas ante un valor cíclico.

De modo que, cuando la desaceleración económica aparece en escena o cuando llega una recesión, estas compañías acusan una fuerte bajada en ventas y, en consecuencia, los beneficios caen notablemente. Si además se trata de empresas con un elevado ratio de endeudamiento, las acciones de este tipo de compañías, suelen comportarse con bastante volatilidad.

Algunos ejemplos de valores cíclicos o de consumo cíclico, son acciones de compañías que tengan que ver con el turismo. Como Meliá hotels internacional, AIG o TUI  AG. Empresas del sector financiero, como bancos, entidades emisoras de medios de pago, financiación de consumo o aseguradoras. Empresas relacionadas con el sector automoción, como Gestamp, CIE automotive, Grupo Porsche, Renault, Michelin, etc.

Es de sentido común. Si estabas pensando en cambiar de coche, pero no ves las cosas claras, pues pospones la compra. Si ibas a cambiar las ruedas, pues las estiras un poco más y coges mas transporte público. Y así todo.

Empresas ligadas al negocio inmobiliario o a la obra pública, como ACS o Sacyr en España también se ven afectadas. Estamos igualmente ante valores cíclicos, cuando hablamos de compañías que son proveedores de materiales industriales o materias primas. Como pueden ser Duro Felguera, Acerinox o Arcelor Mittal.

Se trata de negocios que están muy ligados al ciclo económico. Sufren cuando hay una recesión, pero son los que más se benefician de los periodos expansivos de la economía.

Si te fijas un poco en las carteras de inversión de los gestores y fondos de estilo valor o value, te darás cuenta de que ahora mismo tienen un montón de valores cíclicos en cartera. Sabiendo como sabemos que las estrategias valor, suelen funcionar mejor en el punto de inflexión de una crisis económica o saliendo de una depresión económica, no es de extrañar que ahora muchos de esos fondos estén teniendo comportamientos malos o muy discretos. Pues son carteras de inversión que tienden a capturar mejor y de forma mas efectiva, los repuntes de la economía, por la clase de valores en los que invierten.

¿Hay que invertir en valores cíclicos ahora? Bueno, creo que todavía es un poco pronto, aunque te podrías ir posicionando en algunos valores siendo muy selectivo. Se supone que es en mitad de las crisis, donde se generan las mayores divergencias entre precio y valor intrínseco de muchas acciones. Y el estilo valor, tiende a brillar más en ese contexto. Que creo que todavía no se ha dado. Aunque empiezan a aparecer valoraciones atractivas en muchos valores cíclicos.

Ahora mismo, se puede decir por ciclo económico, que estamos claramente en ralentización. Lo que significa que seguimos creciendo, pero a tasas decrecientes. Nos acercamos a los momentos previos al inicio de los descensos.

Todavía funcionan muy bien las carteras de acciones que invierten en valores de crecimiento o con momentum, aunque claramente dan síntomas de fuerte sobrevaloración. Pero también es el momento de estrategias defensivas. De invertir en calidad y en negocios con baja volatilidad.


Y eso nos lleva a los valores anticíclicos o todoterreno. Que se comportan bien en cualquier escenario o mejor que la media. ¿Por qué se les considera anticíclicos? Pues fundamentalmente porque la demanda de sus productos o servicios no se contrae tanto cuando los indicadores económicos empeoran.

Por mucho que se pongan difíciles las cosas, tienes que comer y vas a seguir comprando comida. Aunque para muchos hoy en día, tener conexión de internet y datos en el móvil, es una necesidad primaria, antes incluso que el comer. Si te pones enfermo, vas a tener que comprar medicamentos sí o sí. Y vas a seguir encendiendo la luz en casa para ver, la vitrocerámica para cocinar y la calefacción para tener calor en invierno.

Por lo tanto, las compañías eléctricas como Iberdrola, Naturgy, Endesa o Enagás, aguantarán mejor que otras empresas cotizadas. Las telecos como Telefónica o Euskaltel. Las compañías farmacéuticas como Bayer, Roche o Novartis se supone que serán más defensivas. Y empresas de distribución de alimentos como Carrefour o Tesco.

No sé si te ha quedado clara la idea o lo he explicado suficientemente como para que se entienda. Por resumirlo de algún modo, habría que tratar de invertir en valores cíclicos en la parte baja del ciclo económico o un poco antes de llegar a él. Pues se beneficiarán por encima de la media en la fase expansiva.

Y los valores defensivos o anticíclicos, habría que comprarlos en la parte alta del ciclo económico y venderlos un poco antes del inicio de la expansión económica, en la fase de recuperación, para hacer la transición de los defensivos a los valores cíclicos. Pero hay que tener cuidado con las generalizaciones y mirar caso por caso dentro de cada sector.

Además, dentro de las acciones anticíclicas, se puede hacer la distinción entre sectores cíclicos adelantados y sectores cíclicos tardíos. Como decía al principio, esto no es fácil. Pero casi que el ciclo económico es algo que podemos intuir o percibir, simplemente prestando atención a lo que pasa a nuestro alrededor. Y eso te puede ayudar a fijarte en las empresas que mas interesa en cada momento.

También te puede interesar:

2 comentarios:

  1. Pues yo acabo de comprar Santander y mira que todos dicen que no entrar en bancos.
    Y yo creo que en un futuro será buenas compras.
    Ya lo dice warren ,hay que comprar cuando hay miedo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José.

      Esa es la gracia del mercado. El cruce de opiniones dispares que se traduce en la oferta y la demanda. Y por eso unos venden y otros compran.

      Creo que comprar acciones del Santander ahora, es comprar con cierto margen de seguridad. Pero si finalmente se desarrolla una recesión, aun estando tan bajas, a Santander, BBVA y todos los bancos, les veremos más abajo.

      Estamos en el final del ciclo. Y eso no le sbeneficia. No tienes mas que repasar las presentaciones de resultados de los CEOs de varios bancos y verás como muchos rebajan sus expectativas de beneficios para los próximos años.

      Con vistas al largo plazo, desde luego no es un mal precio. Sólo ha habido tres ocasiones en los últimos 15 años, en las que se haya podico comprar acciones al precio que ha cerrado hoy. Si contamos los dividendos, nunca han estado tan baratas y diluidas como hoy.

      Un saludo.

      Eliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.