Header Ads

Cómo proteger tu dinero y mantener el poder adquisitivo con el menor riesgo posible

proteger-ahorros-con-activos-reales

Entiendo y me identifico con los ahorradores que dicen que no quieren perder el dinero que tanto esfuerzo y sacrificio les ha constado reunir. Lo que me sorprende notablemente y no consigo comprender, es cuando a continuación dicen que en consecuencia con lo anterior, quieren mantener su dinero a la vista o en depósitos.

Es muy frustrante para mí escuchar esto. Y me siento totalmente incomprendido cuando les digo que toman la decisión equivocada. Es como si estuviese en un país en donde no conozco el idioma y no consigo hacerme entender. Espero que no te pase a ti lo mismo con lo que te voy a tratar de explicar.

Cuando la inflación esta baja como ahora, no hacer nada con el ahorro, es como si un señor te fuese quitando billetes de tu cartera a cámara lenta. Casi no te das cuenta, pero poco a poco eres algo más pobre.

En cambio, si compras acciones de empresas que producen bienes o servicios que demanda la sociedad, ocurra lo que ocurra, ese señor del que te he hablado antes que se llama inflación, puede meterte la mano en la cartera momentáneamente si tienes tu dinero en acciones. Pero tendrá que devolverte lo que te haya quitado y algo más, en un espacio de tiempo más bien breve.

Supongo que te preguntarás ¿y cómo es esto posible? Si hay una crisis económica o financiera, los políticos actúan de manera poco prudente o se sufre un proceso de hiperinflación, esas empresas de las que participas con tus acciones, tienen la capacidad de adaptarse a las nuevas circunstancias.

Y de un modo u otro, seguirán más pronto que tarde produciendo esos bienes o servicios que la gente necesita. Incorporará los nuevos costes a la cadena de valor y producción y terminará ganando más o menos el mismo beneficio al trasladar la inflación al precio de sus bienes o servicios. Y por ende, al precio de tus acciones.

Luego para mí la respuesta es clara. Si mi preocupación es proteger mis ahorros y mantener el poder adquisitivo de mi dinero a largo plazo con el menor riesgo posible, hay que invertir en activos reales. Concretamente en acciones de empresas que producen esos bienes o servicios que todos necesitamos y consumimos.

Entonces, actuando así, da igual que devalúen la moneda de tu país. Que los gobiernos inunden el mercado de dinero. Que se rompa el euro o que vivas una hiperinflación como la de Venezuela. Invertir en producción de activos reales a través de acciones de compañías, te permite defenderte de todo eso y más.

La paradoja es que tu plazo fijo o tu cuenta a la vista, en caso de una ruptura de la moneda, una hiperinflación, una guerra o que se yo, puede pasar a valer muy poco o incluso cero. Y si te has guardado el dinero en casa, en una situación como esas, ya puedes empapelar las habitaciones, hacerte un bolso muy chulo o directamente quemarlo. Porque los activos monetarios en una situación similar sirven de poco para proteger tu dinero y su poder adquisitivo.

La historia está llena de ejemplos. En el año 2000 con el corralito Argentino, los tenedores de deuda de gobierno, dinero a la vista o depósitos, perdieron más del 80% de poder adquisitivo. Mientras que quienes tenían acciones, veían como estas subían a una velocidad meteórica acompasándose con la inflación y manteniendo la capacidad de pago de sus ahorros.

crisis-argentina-2000

Ahora tenemos a Venezuela en un escenario parecido. La bolsa sube un 2700% de la mano con la inflación. El accionista mantiene el valor de su dinero y el depositante lo pierde todo. No te hablo del pasado. Esto es rabiosa actualidad.

Los ahorros sin la inversión no son nada. Lo normal es que esas situaciones tan dramáticas no se produzcan en países desarrollados como el nuestro. Ya que son más propias de un país en guerra o una economía emergente. Pero el riesgo está ahí.

Sino todo, la gran parte de tu dinero no necesario a corto plazo debería estar invertido en acciones. No en cualquier tipo de acciones, pero si en renta variable. De otra manera la inflación ira erosionando lentamente tus ahorros y cada vez tendrás menos.

Puede que te lleves menos sobresaltos o duermas más tranquilo con el dinero en cuenta que en bolsa. Pero será por ignorancia. Pues la volatilidad, no es más que la intensidad a la que pueden oscilar los precios de las cotizaciones de unos activos cotizados. Que por cierto, cuanto más tiempo mantienes tu dinero invertido en estos activos, más bajas son esas fluctuaciones. Pero no representan el verdadero riesgo para tu dinero.

El verdadero riesgo para tu dinero, es la pérdida permanente de poder adquisitivo, que se produce por el inexorable efecto del IPC a lo largo del tiempo o por elegir mal el activo en el que invertir.

Sé que el problema es más de emociones que de capacidad de entendimiento. Hay mucha gente que lo entiende, pero a la hora de la verdad no tiene estomago suficiente para soportar esos vaivenes y no quiere subirse a la montaña rusa del mercado.

Yo tengo la convicción de que esto es así, tal y como te lo he tratado de explicar. Y si llega un día en que todo se ha puesto tan feo que nada importa, poco más me dará tener los ahorros en renta fija, que en acciones o en casa. Pero sé que mientras el mundo siga siendo el mundo como lo conocemos, los activos reales protegerán mejor mi dinero y mantendrán mejor el poder adquisitivo. ¿Alguna duda?

También te puede interesar:

14 comentarios:

  1. El problema es que también existen los malos inversores como yo. Aunque algunas inversiones me van bien, otras como la compra de telefónica a 18€, Zeltia a 9€, Popular o Duro Felguera... llevo unas pérdidas muy difíciles de recuperar... y me digo muchas veces: "tantos años invirtiendo y tantas pérdidas... al final habrías ganado mucho dinero si te hubieras quedado quieto".
    Me lo tomo como una inversión en aprendizaje, intento formarme e ir aprendiendo de los errores y mi intención es llegar a recuperar lo perdido como mínimo... pero no es tan simple.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, los valores a elegir es la clave, quien iba a pensar hace unos años que el Popular desapareceria totalmente.

      Eliminar
    2. Hola José María.

      Tu reflexión es compartida por muchos inversores particulares. Que al cabo de unos años hacen balance y ven como lo único que han conseguido es calentarse la cabeza, pero nada de rentabilidad. Y muchos abandonan la bolsa para siempre.

      El asset allocation es sin duda clave. Pero por eso no me canso de repetir, que si crees que elegir las acciones se te da mal, delega en otras personas. Tu único trabajo es buscar los fondos de inversión y gestores que compartan tus objetivos y lo hagan por ti, tan bien como lo sean capaces de hacer para ellos.

      Pero la conclusión es que a día de hoy, es incontestable que la bolsa es el mejor activo en el que estar invertido por muchos motivos. Si el problema es como hacerlo de manera adecuada, la solución no es dejarlo.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Gracias por el articulo. Me preguntaba que pasaba en los casos como Argentina o Venezuela, o que pasaria si el euro cae y empezamos en España una epoca de hiperinflacion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan.

      La respuesta es contraintuitiva. Pero resulta que en las crisis mas acuciantes, quienes ven peligrar su dinero son los ahorradores de cuantas y plazo.

      En la Alemania después de la primera guerra mundial, la inflación era tan alta y la bolsa subía a tal velocidad, que los ciudadanos compraban bolsa para vender a la semana siguiente y poder pagar el precio de las alimentos básicos.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Una de las claves del asunto es esta: ¿qué porcentaje de tu patrimonio representa el dinero no necesario que vas a poder invertir en bolsa?
    El gran problema es que es muy difícil determinar exactamente cuál es el dinero no necesario a corto plazo, porque la vida es incertidumbre y está sometida a múltiples factores inesperados.
    Puede surgirle a uno la oportunidad de adquirir un inmueble que se le antoja una ganga, o puede que te aparezca un imprevisto como una enfermedad, para la que necesitas tratamientos caros. Si uno tiene trabajos inestables, se queda en paro, está harto de trabajar para otros, o tiene dificultades para encontrar trabajo y quiere montarse un negocio o adquirir uno que se traspase, necesita dinero. Y no sabe exactamente cuánto dinero necesitará para ello, porque el negocio puede fracasar y hay que volver a empezar mañana y seguir afrontando pagos sí o sí.
    Los ingresos son inseguros y variables, pero los gastos y los impuestos son impepinables y ascienden cada año. Para todo ello se necesita dinero “a la vista” que sólo puede estar a la mano en activos monetarios como: depósitos, cuentas remuneradas, renta fija, etc… Salvo en caso de extrema necesidad, no puede recurrir a echar mano de un dinero invertido en Renta Variable (porque entonces sí estaría devaluando su patrimonio), que ahora se ha podido devaluar por las fluctuaciones del mercado, y del que se ha tenido que “olvidar” en un plazo no menor a 15 o 20 años, si quiere ver revalorizado generosamente su patrimonio, o como mínimo poder mantener su poder adquisitivo en esas calendas.
    La teoría está clara, el problema es que uno solo ha vivido una vez, y no tiene la confianza necesaria que le daría haberlo invertido todo en otra vida y comprobar empíricamente como, sí o sí, su patrimonio se ha multiplicado al llegar a la madurez de su vida.
    La inflación merma tu patrimonio, y lo sabes, pero es un veneno que se administra lenta, sigilosa y silenciosamente, como el discurrir del tiempo que oxida tu cuerpo. Hay que tener nervios de acero para poner todo o casi todo tu dinero en Renta variable, aguantar las caídas y conciliar el sueño en la noche aferrado a las teorías basadas en el largo plazo que no has comprobado todavía en primera persona.
    ¿Qué pasa cuando te has quedado con un fondo estancado 6 o 7 años y el valor liquidativo de la participación no aumenta o incluso ha bajado? ¿Reembolsas las participaciones? ¿las traspasas a otro fondo? ¿a cuál? ¿inviertes más dinero pensando que subirá y ganarás mucho más? Aparecen las dudas y sufres.
    ¿En cuántos fondos de inversión no coincidentes con el subyacente de la inversión debes fraccionar tu patrimonio para diversificar el riesgo de que pinche alguno y cumplir la regla de que a largo plazo siempre se gana dinero en bolsa? ¿Seis, siete, diez fondos de inversión?
    ¿Qué estrategia de inversión deben tener esos fondos? ¿Inversión en valor, gestión pasiva automatizada, growth, blend, fondos de farmacéuticas, fondos especializados en inteligencia artificial y nuevas tecnologías, fondos en mercados emergentes, Japón? ¿Una mezcla lo más divergente de todos ellos?
    ¿Se debe huir sistemáticamente de fondos bancarios y concentrarse en gestoras independientes? Cuáles son las gestoras independientes más fiables, ¿aquellas que hacen skin in the game y ponen los gestores todo su patrimonio en el fondo que gestionan? ¿puedes fiarte de las recomendaciones que oyes? ¿debes acudir a un asesor financiero?...
    Invertir no es un proceso fácil. Requiere formación, tiempo, y sobre todo un seguimiento de las inversiones en las que uno se juega su dinero, que es casi tanto como su vida.
    La escasa cultura financiera, el nulo asesoramiento libre de sesgos interesados de tu gestor bancario, el encontrarte en definitiva solo, y el temor a perderlo todo en malas operaciones de las que no tienes seguridad en ti mismo, explican que la gente encuentre más seguridad decantándose por tener sus ahorros “a la mano” de un producto clásico, que apostar contraintuitivamente en algo de lo que en el fondo no tiene experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto sí es un comentario sensato de alguien que sabe de lo que habla por experiencia.
      Ha sido un placer leerte.

      Eliminar
    2. Lo primero agradecerte tan extenso y completo comentario.

      Yo te diría que si la incertidumbre que te genera decidir que dinero invertir y cual no ante tantas variables y posibilidades de necesidad de liquidez, tal vez no tendrías que invertir en renta variable o tan sólo hacerlo con una pequeña parte. Aun a costa del coste de oportunidad que esto puede suponer, manteniendo el resto en liquidez.

      Sé que hay mucha literatura, muchas opiniones y muchos caminos. Por lo que todo este mundo puede ser muy complejo. Pero en realidad, el camino correcto, normalmente suele ser el mas sencillo.

      Si te basas en la lógica, el sentido común y en los apabullantes resultados históricos que arrojan muchos estudios, al final te terminarás rindiendo a la evidencia.

      El problema casi siempre es de vísceras y de psicología. Miramos demasiado a menudo las cotizaciones de los precios y estamos demasiado pendiente del corto plazo. Las pérdidas nos generan enorme dolor y muy pocos son capaces de soportarlo y pocos consiguen tener la paciencia suficiente de superar la travesía inversora en un ciclo largo de depresión económica.

      Entiendo lo que dices, pero mi opinión basada mi propia experiencia tras 15 años en esto, me convence de lo que trato de transmitir.

      De hecho sólo se necesita una serie larga de años acertados para dormir tranquilo y creer en todo esto. No es necesario llegar al último de los días de tu vida para constatarlo. Espero que algún día llegues a comprobarlo por ti mismo y lo creas como lo creo yo.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Otra vez tus maravillosas entradas,yo es lo q hago comprar y comprar y tengo casi todo en renta variable.
    Tengo la suerte de ser funcionario y la inestabilidad laboral no me afecta.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha gracias por tu comentario Jose María.

      Tener esa estabilidad, sin duda te ayudará a seguir firme en tus principios de inversión y acabarás viendo los resultados con el paso del tiempo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Me parece un poco temerario recomendar invertir solo en bolsa a la altura del ciclo en la que nos encontramos. Creo la solución para la mayoría de los inversores (sobre todo para los más conservadores) va más por su comentario sobre el asset allocation, generando una cartera de activos con la menor correlación posible entre ellos para reducir la volatilidad de la cartera (bolsa, bonos, REITs, oro etc.). Por supuesto la bolsa debería tener un peso importante en cualquier cartera, pero ciertamente reducir la volatilidad de la cartera haría mucho más fácil a la mayoría de los inversores mantener la disciplina y asustarse con los vaivenes del mercado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Sin duda es más fácil y encaja mejor con la personalidad de muchos más inversores, una cartera flexible, que no esté 100% invertida en bolsa.

      Muy posiblemente estemos en un final de ciclo y no parezca muy sensato meter todo nuestro dinero en acciones. Pero eso es porque nuevamente tenemos la pretensión de tratar de adivinar el siguiente paso del mercado. Pero se ha demostrado que el timing no añade valor a la larga, sólo destruye valor.

      En cualquier momento de mercado hay acciones atractivas y baratas en las que invertir. Y dado que la idea es ir haciendo patrimonio con el ahorro y el paso del tiempo, mejor una crisis al principio cuando tenemos poco capital que cuando hemos realizado un largo viaje y nuestra cartera está cerca de nuestros objetivos personales.

      Dado que la volatilidad que no el riesgo de perdida permanente es un problema para muchos, tal vez si que sea sensato, modular el peso de la renta variable, aun a costa de que tener parte del dinero en activos monetarios, reste rentabilidad. peor bueno, lo considero el peaje a pagar de quienes quieren dormir mas relajados.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Mejor que lo que pudiera decir yo, recomiendo la lectura de este interesantísimo artículo que invita a una profunda reflexión:
    https://www.rankia.com/blog/definitivamente-quiza/3986434-aryzta-cobas-cuanto-durara-paradigma-value-vision-critica
    Me gustaría saber su opinión al respecto.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, los gestores value se supone que son especialistas en encontrar valor en momentos convulsos de mercado. Como el próximo crash que llegará. Lo que les lleva en ocasiones a mantener tesis de inversión bastante contrarias al público general y al mercado.

      Yo soy el primero que tenía mis dudas sobre García Parames en su retorno con Cobas. Pero estoy invertido en Iberia e Internacional y en positivo gracias a los momentos de entrada más que otra cosa. Y tengo mis dudas. No en la filosofía de inversión, sino en ciertas decisiones de inversión de FGP que no comparto.

      ¿Se acabará el éxito? ¿Pasará el value de moda? no lo creo. Lo que sí que creo es que el value no funciona bien en todas las condiciones de mercado. Brilla más en unas ocasiones que en otras. Que no todo es value. A veces deberían decir growth en vez de value. Y que los gestores value también se equivocan obstinadamente en algunas acciones en las que dicen ver valor oculto, porque se tienen que diferenciar.

      Me cuentas lo del sector automoción o lo de las navieras de transporte y me convence. Otras no tanto.

      Por eso también hay que diversificar en gestores. A FGP ya le puende salir bien sus apuestas de cabecera. Porque o le coronan o le hunden. Yo de momento le doy un voto de confianza. No es el primer gestor estrella que acaba estrellado.

      Un saludo.

      Eliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.