-->

jueves, 12 de abril de 2018

Widgets

10 reglas básicas para invertir en bolsa


reglas-para-invertir
Si quieres invertir en bolsa con éxito, utiliza el sentido común y trata de aprender de los mejores. Yo he elaborado mi propia lista con las 10 reglas básicas para invertir en bolsa, tomando como referencia las lecciones de algunos de los mejores inversores de la historia. Muchos coinciden en los mismos puntos.
Desde Warren Buffet, pasando por Bernard Baruch, llegando a Peter Lynch, sin olvidarme de John Bogle o Harry Browne y también excelentes periodistas económicos como Jason Zweig. Todos ellos notables referencias por diversos motivos. Algunos tan distintos  en su estilo o punto de vista, pero tan parecidos en el fondo. Sus reglas de inversión tienen bastante en común. Tanto, que sumando a todos ellos, he redactado este completo decálogo básico de inversión en bolsa con sentido común. A ver qué te parece.

10 reglas para invertir con sentido común aprendiendo de los mejores inversores
Primera: Antes de comprar una acción, investiga y averigua todo lo que puedas de esa empresa. Estudia las cuentas, trata de entender cómo funciona el negocio, cómo y por qué ganan dinero. Procura siempre aprender algo nuevo, pero no intentes saber de todo. Aprovecha tus conocimientos sobre los negocios que conoces y estudia los competidores. En definitiva, haz los deberes antes de arriesgar tu dinero.
Segunda regla de inversión: Diversifica en todos los aspectos que te sea posible, sin comprar demasiadas acciones o fondos diferentes. Diversifica temporalmente, comprando a lo largo de los meses y los años. Evita el sesgo doméstico invirtiendo a través de empresas en distintos países y negocios. Accede a todos los sectores económicos relevantes.
Tercero. Aprovecha las crisis para comprar barato. Celebra la volatilidad como la época de las rebajas. Se codicioso cuando los demás son temerosos. Es gracias a las fluctuaciones de mercado y los distintos puntos de vista de los inversores, que es posible ganar dinero comprando negocios por menos de lo que valen.
Cuarta regla para invertir: Piensa primero en lo que puedes perder, antes de pensar en lo que puedes ganar. Prepárate para lo peor, esperando lo mejor. Esa es la mejor actitud para soportar largos periodos de injustas valoraciones. Buenos negocios pueden comportarse mal el tiempo suficiente, como para hacerte dudar de todo lo que crees saber. Revisa tus análisis y si sigues llegando a la misma conclusión, mantente firme en tu camino y aprovecha la ocasión para seguir comprando.
Quinta. Los costes matan. Minimiza tanto como puedas los costes de gestión y las comisiones. Comisión que pagas de menos, dinero que queda en tu bolsillo y más rentabilidad para ti a largo plazo. Reduce al máximo la rotación de los activos de tu cartera y paga menos ciegas grandes por mano jugada al crupier del mercado (bróker e intermediarios).
Sexta. No intentes adivinar el próximo paso del mercado, para tratar de comprar en el punto más bajo y vender en el punto más bajo. Nadie lo hace, excepto los mentirosos. Además, sé honesto contigo mismo. Si no te puedes dedicar a gestionar tu dinero a tiempo completo, no deberías pensar en especular, a no ser quieras perder tu dinero rápidamente. Un tonto y su dinero no están demasiados tiempos juntos. Hay un montón de tiburones con más conocimientos e información, esperando más peces que devorar.
Séptima regla de inversión: Se paciente. Esa virtud de las que muchos presumen, pero sólo unos pocos demuestran tener, es la clave para conseguir que el tiempo juegue a tu favor. El largo plazo es la mejor manera de tener éxito en tus inversiones. Elimina el ruido de las noticias de actualidad, y da un merecida recompensa a quienes además de saber esperar, tenían razón. Reinvierte dividendos y beneficios. El interés compuesto junto con el paso de los años, te permitirán conseguir una rentabilidad mucho mayor.
Octava regla. No hagas caso de los charlatanes, ni esperes que nadie te haga rico. Si alguien te da consejos infalibles, te está tratando de vender algo o simplemente no sabe lo que dice. Si parece demasiado bonito para ser verdad, probablemente no lo sea. El futuro es impredecible. Wall Street es el único lugar en el que gente que viaja en Rolls Royce recibe consejos de gente que se desplaza en metro. Sólo tú puedes decidir en que invertir, para resistir a los peores momentos. Tú eres el único que debería saber cuál tu tolerancia al riesgo y que objetivos financieros tienes. Todo lo demás es incierto.
Novena regla de inversión. Nunca inviertas con dinero prestado, ni inviertas más dinero del que puedes permitirte perder, de forma que al hacerlo tu estilo de vida se pueda ver comprometido. La base de tu riqueza debe ser el ahorro procedente del dinero que ganas con tu trabajo, profesión o negocio.
Décima y última regla para invertir. Nunca pierdas dinero. Entendiéndolo como perdida permanente de capital, no como perdida coyuntural consecuencia de la volatilidad de los mercados. En cualquier caso, dado que la pérdida es un hecho probable que forma inexorablemente del proceso inversor, protege tu dinero en la medida de lo posible. Y mantenlo a salvo de los impuestos y de los costes. Su impacto en el largo plazo es determinante.
Estas diez reglas básicas de inversión, resumen en esencia, muchos de los consejos de los mejores inversores. Son pocos, pero ellos son el vivo ejemplo de que se puede batir al mercado. No obstante añadiría para terminar, que ayuda fijarse unas expectativas razonables de rentabilidad. Una media del 7,5% anual de la mayoría de índices de renta variable descontada la inflación, es más suficiente para la mayoría. Pero cada uno de nosotros debemos ajustar la rentabilidad esperada también a nuestra personalidad. Por eso es que no hay una receta para invertir válida para todo el mundo. La selección de activos marca la diferencia, pero esta debe de estar determinada por tu forma de ser y tus circunstancias.
También te puede interesar:

2 comentarios :

  1. Otra vez estás entradas q me encantan.
    Yo la primera os suelo copiar pero si se en que ganan el dinero.
    Y lo q peor llevo es la paciencia ,cuando tengo liquidez me cuesta estar fuera.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose María, muchas gracias.

      Ser paciente es especialmente difícil, en una sociedad en la queremos resultados inmediatos y todo va demasiado rápido. Nadie dijo que fuese fácil. Pero se pueden conseguir rentabilidades extraordinarias y está al alcance de prácticamente todo el mundo.

      Un saludo.

      Eliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.