¿Puede derivar la crisis de la banca italiana en un riesgo sistémico?



riesgo-sistemico
Cuando no es una cosa es la otra. El caso es que siempre hay una excusa que hace temblar a los mercados y con ello, a los inversores y ahorradores. 

Después del Brexit, el rescate a la banca italiana ha vuelto a encender las alarmas de muchos ahorradores, que una vez más se preguntan si pueden estar tranquilos con su dinero en los bancos españoles. 

Hay quien cree que la crisis financiera de la banca italiana puede derivar en un riesgo sistémico, que afecte a la banca de toda Europa. Ya que algunos lo consideran un síntoma de los problemas que esconden los bancos tras el estallido de la crisis de 2008 y las consecuencias de la política monetaria expansiva del BCE. 

La posibilidad de que exista un riesgo sistémico y que los problemas de la banca italiana salpiquen a otras entidades de otros países, se acrecienta a medida que pasan los días. Después de todo vivimos en un mundo globalizado, donde todo está interconectado y los problemas pueden viajar de una esquina del mundo a otra traspasándose el efecto dominó de unas fichas que empujan a otras al caer. 

¿Está justificado el miedo a un contagio de la crisis de la banca italiana? ¿Existe en la banca europea riesgo sistémico por los bancos italianos? ¿Es razonable pensar que esto pueda traspasarse a los bancos españoles? ¿Están seguros los ahorro en los bancos españoles?

Mucha gente vuelve a decir, que con los tipos de interés al cero o negativos, ya no tiene sentido mantener los ahorros en el banco. Y más aún cuando precisamente esa inquietud, puede provocar una autentica estampida que haga tambalearse a los bancos. Sobre todo cuando no está claro si los riesgos de los bancos italianos pueden saltar de un país a otro y traspasarse a los bancos españoles. 

Al fin y al cabo por decirlo de algún mudo todos tienen algo de todos en su balance. Y en mayor o menor medida todo el mundo se ve afectado cuando un banco cae. 

Ya sea por efecto contagio por riesgo de un pánico bancario, eso siempre está ahí y es inherente a la esencia de todo el sistema financiero. 

Pero vayamos al caso concreto de la banca italiana. Para valorar adecuadamente la posibilidad de riesgo sistémico, hay que entender cuál es el origen del problema. 

Los años antes de la crisis financiera mundial, entre el año 2000 y el año 2007, la banca italiana concedió cantidades ingentes de préstamos sin la eficiencia, ni el criterio más adecuado. 

Lo que hoy se refleja en la elevada tasa de morosidad de la banca italiana, que alcanza el 15%. 

La mayoría de esos préstamos fallidos o con atrasos, estaban provisionados, excepto 40.000 millones de deuda. Puede sonar a una cifra muy grande, pero viene a ser lo mismo que el rescate de Bankia. 

El caso es que la Unión Europea dijo a partir del rescate bancario y el corralito de Chipre, que la próxima vez que ocurriese algo así en Europa, los platos rotos los iban a pagar los inversores. Y que no se rescatarían más bancos. 

Pero en caso de la banca italiana, ocurre que esos 40.000 millones de deuda, están en planes de pensiones y fondos de inversión, que traslada el riesgo a inversores particulares. Gente de la calle que tiene allí depositados sus ahorros. 

Por esa razón no parece muy probable que exista un riesgo sistémico en la banca italiana. Primero porque el volumen de dinero es pequeño. Especialmente si lo comparamos con el PIB de Italia es una insignificancia. Y segundo porque la UE va a tragar con el rescate excepcionalmente, porque no se verían afectados inversores profesionales sino minoristas. 

De modo que si hay bailout, no parece razonable pensar en un riesgo de sistema. No va haber contagio. Al menos por esta vez. Porque se va a dejar que Italia haga un rescate a nivel estatal con la vista gorda  de la Unión Europea. Y por tanto esto no va afectar a Europa ni al sistema financiero español en ningún modo. Que por otro lado, a pesar de los problemas que pueda tener y lo deteriorado del negocio bancario, han hecho sus deberes estos años. Y está completamente saneado. 

Así que yo no me preocuparía por el riesgo sistémico que puede desencadenar la banca italiana, porque no es para tanto. Y tienen los mecanismos suficientes para conseguir que esto quede en nada y el ciudadano de a pie ni se entere de lo que ha pasado. Dentro de un par de meses ya no se acordará nadie de nada de todo esto y estaremos preocupados por el próximo foco de inestabilidad. 

También te puede interesar:

No hay comentarios

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.