Alternativas a las cuentas infantiles para el ahorro de tus hijos


cuentas-infantiles


Abrir una cuenta infantil a un niño para inculcar la idea del ahorro, es fundamental a la hora de sentar las bases de la cultura financiera de los más pequeños y sembrar un respaldo para las necesidades futuras. 

Muchas veces es por iniciativa de los abuelos, que quieren hacer un regalo al nieto o los propios padres, los que se acercan a los bancos para preguntar por las cuentas infantiles e ingresar esas primeras propinas y regalos. 

Nuestra idea cortoplacista, nos hace ir a buscar como siempre las mejores cuentas infantiles en términos de rentabilidad. Algo que es un absurdo, puesto que además de que los tipos de interés están por los suelos, estamos hablando de una cuenta de ahorro con un horizonte temporal amplísimo, de entre 14 y 18 años desde el nacimiento. 

La mayoría de cuentas infantiles que te puedes encontrar en el mercado en 2016, tienen rentabilidades que van desde el 0,30% hasta el 0% y sustituyen el tipo de interés, por otros beneficios como regalos, seguros de vida asociados. Por su puesto no tienen comisiones y hasta que la edad del menor lo permita, no se pueden asociar tarjetas a la cuenta. Esta es una opción que no está mal para guardar el ahorro de los niños, pero te quiero comentar otras alternativas a las cuentas infantiles que me parecen más interesantes. 

Si un padre se preocupa por el futuro de sus hijos, lo mejor que puede hacer, es separar periódicamente todos los meses una pequeña cantidad e ingresarla en la cuenta infantil. 

Para que el ahorro sea efectivo, tiene que ser sistemático. Y a poder ser automático, con una orden de cargo o traspaso. Descontándose como un gasto más. 

No obstante ese ahorro se enfrenta a un problema. Que es el del valor del dinero en el tiempo. Y dado que estamos hablando de plazos de más de diez años, es un factor importante. 

Si no hacemos nada con ese dinero o simplemente lo guardamos en una hucha en casa, la inflación irá comiéndose poco a poco parte de ese ahorro. Y para cuando el niño sea mayor de edad, quizá el resultado sea una cantidad de dinero mucho menor en términos reales de lo que podía haber sido. 

Ahora que las cuentas infantiles o los planes de ahorro no dan nada, el efecto es el mismo que si guardásemos el dinero en casa en una hucha. Es verdad que ahora la carestía de vida es igualmente baja y que la pérdida de poder adquisitivo es prácticamente imperceptible. Porque además hablamos de cantidades de dinero pequeñas. 

Aun así, si quieres que el ahorro de tus hijos crezca, el mejor favor y regalo que puedes hacerle al nacer, es asumir riesgos con ese dinero. 

Si, has leído bien. Nadie como un niño que acaba de nacer, tiene mejor horizonte temporal para realizar una inversión de riesgo. 

Antes no era extraño que cuando había un recién nacido en el seno de una familia pudiente, se regalasen una cartera de acciones de las empresas más punteras del momento. Hoy en día es una opción más que valorable frente a las cuentas infantiles. Pero ya puestos, por su flexibilidad y tratamiento fiscal, optaría por los fondos de inversión. 

Una cartera de fondos para un recién nacido o un niño supone grandes ventajas. En primer lugar, se eliminan todos los sesgos psicológicos del inversor, siempre que los padres no sean especialmente nerviosos. Y se aprovechan todas las ventajas del diferimiento fiscal y muchas de las estrategias de inversión, para las cuales se precisa de paciencia y de no estar mirando las valoraciones cada poco. 

Hay muchos fondos de inversión que pueden suscribirse desde muy poco dinero, por lo que no es difícil abrir varios contratos con cantidades como 600€ o 1.000€ y diversificar. Algo que con una cartera de valores sería impensable, pues las comisiones se llevarían gran parte del dinero. 

Abrir un fondo de inversión para un niño en lugar de una cuenta infantil, permite llevar estrategias de suscripción periódica como el Dollar Cost Averaging, que a la larga reducen considerablemente el riesgo de la inversión. 

O mejor aún, dan la opción de llevar a cabo estrategias de inversión de gestión pasiva y bajo coste como el de la cartera permanente. Donde la única preocupación o mantenimiento sería rebalancear de vez en cuando los activos. 

Al final tienes que entender que la cuenta infantil para el banco, no es más que un gancho con el que atar primero a los padres y después sentimentalmente  al niño cuando se hace grande, por aquello de la primera cuenta que le abrieron sus padres. Pero es mal negocio para los ahorros de los hijos. 

Hoy por ejemplo, si tuviese que escoger una única alternativa a una cuenta de ahorro infantil, me decantaría por invertir en países emergentes con un fondo de inversión y una cuota de suscripción periódica. 

Al final, los abonos periódicos lo que permiten es ir promediando el precio de las participaciones. Y a la larga, con un activo volátil y pendiente creciente, los resultados a buen seguro serán mucho mejores que los de cualquiera de las cuentas infantiles que puedas contratar para tus hijos actualmente. Piensa que en el largo plazo la bolsa es el activo más rentable. Y si tu no lo haces, cuando haya una crisis el niño no va ir corriendo a sacar el dinero del fondo, ya que estará despreocupado jugando. Pero cuando sea mayor, se alegrará de la decisión que tomaron sus padres. ¿Qué harías tú? ¿Cómo planificas el ahorro para los estudios de tus hijos en el futuro? ¿Conoces a alguien que le haya regalado acciones a un recién nacido? ¿Crees que es buena idea?

También te puede interesar:

3 comentarios:

  1. Personalmente lo que hice con los ahorros de mi hija fue seguir un consejo tuyo y adquirir obligaciones Audasa a 10 años, justo el plazo que tengo prevision de hacerle entrega. Que todo va bien perfecto, que no va tan bien...yo sigo ahorrrando sistematicamente mes a mes para su futuro y tendra una cantidad inferior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena opción también sin duda. El único inconveniente es que no te permite ir incorporando saldos año a año. Pero por otro lado puedes diversificar y complementar el ahorro con otro tipo de productos.

      Lo bueno de un niño, es que su horizonte temporal te permite comprometerte a invertsiones a largo plazo, sin preocuparte de que pueda hacer falta el dinero para otras necesidades.

      Muchas gracias por compartir tu experiencia. Un saludo.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo, pero en este pais de políticos buitres hay que tener cuidado: hasta de lo que das a tus hijos quieren una parte. (Llámese Impuesto de Donaciones o robo legal)

    ResponderEliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.