EL QUANTITATIVE EASING (QE2) LLEGA A SU FIN | ¿ADIÓS A LAS SUBIDAS?

La droga dura de la FED se termina y parece que con ella también las subidas y la calma en los mercados. Desde que a finales de 2010 se aprobase el segundo paquete de estímulos de la economía americana las bolsas no han parado de subir al otro lado del atlántico. Bueno, las bolsas, las materias primas, el oro, el PIB, todo en definitiva todo.
Estos parecen ser los efectos de la terapia de la FED a base de una buena dosis de billete verde. El problema es ver cuáles van a ser los efectos secundarios. De momento el mercado sabe que esto se acaba el 30 de junio y Ben Bernanke que había estado muy callado estas últimas semanas parece que no tiene en mente un QE3. Además se vuelve a especular con fuerza sobre una crisis de deuda que abra las puertas a la recesión en EEUU para el 2012, por no hablar del aterrador riesgo de default o retraso en el pago de la deuda por parte de EEUU. Circunstancias que no han hecho otra cosa que abrir la puerta a las caídas.
Lo que todo el mundo ya sabe es que el QE2 termina este mismo mes y que parece que no habrá un QE3. El mercado está cotizando esta información claramente a la baja y motivos tiene de sobra. Sólo queda la posibilidad de que una noticia inesperada cambie el escenario. El problema es que operar en las bolsas con la expectativa de que ocurra algo que le dé la vuelta a todo resulta muy improbable y por tanto muy arriesgado. De modo que habrá que plantearse una estrategia en el sentido del mercado.

Lo más prudente y sensato en el momento actual es ir cerrando posiciones con los soportes perdidos y aplazar las compras para quien esté fuera. Por delante nos esperan unos meses de verano llenos de incertidumbre y con la bajada de volumen del mercado en el periodo estival una probable vuelta a la volatilidad. De momento el Índice VIX de volatilidad se mantiene en niveles razonables, 18,86 al cierre el viernes.
En nuestro Ibex35 la cosa no parece pintar mejor. Con la pérdida de los 10.000 la duda que se plantea es si la caída será brusca o pausada. El primer punto de amarre se podría encontrar en los 9.875 puntos, después y mucho más abajo los 9.200.
Aunque empiezan a verse precios tremendamente atractivos en diversos valores conviene ser prudentes. Sí que es cierto que para el inversor de largo plazo y con vistas al menos de 2 o 3 años se podrían realizar compras en las próximas semanas. Valores como Telefónica, BME o Acerinox me parecen opciones muy interesantes para medio plazo. Los bancos de momento ni tocarlos. Si el peor de los escenarios se cumple no será raro ver a BSCH en 7€ y a BBVA en 6,75€ la acción.
Personalmente también creo que una buena estrategia sería situarse largos en dólares. Los mercados emergentes que empiezan a estar algo sobrecalentados creo que evolucionarán en línea con EEUU.

1 comentario:

  1. De momento lo has clavado amigo!!!Santander ha tocado hoy los 6,98€, BBVA 6,91€, las bolsas caen y el euro se está depreciando frente al dólar.

    ¿Ha sido suerte o un buen análisis?

    ResponderEliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.