-->

viernes, 5 de febrero de 2016

Widgets

¿Qué son los fondos de reparto?


fondos-de-reparto


Dentro del amplio espectro de fondos de inversión que hay en el mercado, dependiendo de si retienen el rendimiento o lo distribuyen, puedes distinguir entre fondos de reparto o fondos de inversión de acumulación. 

Como todo en la industria de fondos, los fondos de reparto tuvieron su momento de gloria, cuando hace unos años se pusieron de moda. Enfocados para inversores especialmente conservadores que deseaban recibir un cobro periódico, muchas entidades financieras colmaron de alabanzas este tipo de fondos y atrayendo un volumen de inversores importante. 

Era una manera de contentar al inversor de plazo fijo de toda la vida, llevándole hacia el vehículo de inversión que más interesaba a los bancos. Pues los fondos de reparto como cualquier otro fondo, dejaban jugosas comisiones de gestión y depósito, mientras contentaban a sus inversores tradicionales, con ingresos periódicos en cuenta. 

Era un momento en que los tipos de interés a plazo fijo habían comenzado a descender sensiblemente y la renta fija aun ofrecía retornos muy atractivos. Pero los fondos de reparto tienen una desventaja muy importante frente a los tradicionales fondos de acumulación.

Una de las principales ventajas de los fondos de inversión, es la pérdida el diferimiento fiscal de los rendimientos. De tal modo que hasta que no reembolsas, no pagas por lo que ganas. Y eso te permite ir cambiando de un fondo a otro o de un comercializador a otro sin tributar. 

Sin embargo, los fondos de reparto de rentas o dividendos, no lo aprovechan. Porque tienen comprometido hacer unos desembolsos trimestralmente, semestralmente o anualmente, según lo marquen las condiciones particulares del fondo. 

Algo que está muy bien si eres de esas personas que quiere ver lo que gana en cuenta y si no recibe rendimiento se estresa, porque hasta que no vende ni gana ni pierde. 

A no ser que tengas unos ingresos muy bajos y no estés normalmente obligado a hacer la declaración de la renta o te salga a devolver, contratar un fondo de reparto puede ser una soberana tontería. En los casos anteriormente mencionados, recuperarías las retenciones de IRPF practicadas sobre los rendimientos al presentar el impuesto sobre la renta. 

No obstante, cualquier asesor financiero te dirá, que para un patrimonio financiero a medio y largo plazo la mejor herramienta para canalizar las inversiones son los fondos de inversión en general, pero se sobreentiende que estos serán de acumulación.

¿Por qué? Muy sencillo. En primer lugar por lo ya comentado de aflorar periódicamente las ganancias y fiscalizarlas. Haciendo perder al fondo de inversión todo el atractivo como vehículo de inversión. 

En segundo lugar, se sabe que a medio y largo plazo, la no reinversión de las ganancias o dividendos en las inversiones, minora notablemente los resultados al cabo de una serie de años. 

Esto es así porque se rompe la magia de la capitalización y el interés compuesto. Que hace que vía acumulación de rendimientos sobre rendimientos, provoque un efecto bola de nieve, que hace aumentar a tasas crecientes el resultado final de una inversión. 

Puntualizar que aunque los fondos de reparto están ideados sobre inversiones basadas en renta fija, también los hay mixtos y cien por cien de renta variable. A todos ellos se les conoce como fondos de distribución, pero en el caso de los de renta variable, puede darse el caso de que no devenguen pago si no han obtenido ganancias o no han recibido dividendos por parte de los valores que componen la cartera. 

En cualquier caso bajo mi punto de vista no los veo recomendables. Y como alternativa te recuerdo que en un momento dado, también puedes establecer un reembolso periódico sobre cualquier fondo, del mismo modo que puedes establecer una cantidad de suscripción fija todos los meses. 

Luego si el motivo es la necesidad de generar flujos para atender compromisos de pago o consumo, eso tiene solución. Y en caso de haber beneficios implícitos, de este modo la tributación es proporcional al reembolso y benecito explicito que se materializa en cada pago. 

Como ves los fondos de reparto si bien están diseñados a demanda de cierto perfil de inversor, no tienen mucho atractivo desde el punto de vista de las ventajas de inversión a través de fondos. 

También te puede interesar:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Participa en la conversación y déjame un comentario.