-->

jueves, 24 de septiembre de 2015

Widgets

Los riesgos para el dinero con la independencia catalana


independencia-catalana


¿Qué pasará con mi dinero si Cataluña se independiza? ¿Es posible un corralito en Cataluña? ¿Saldría Cataluña del euro? ¿Habría una devaluación en Cataluña? ¿Dejaría de cobrar las pensiones los jubilados catalanes?

Son muchas las inquietudes las que esta sembrando la posibilidad de que se materialice la independencia catalana. Puede que ocurra de  forma inminente o que más tarde o más temprano terminen llegando. Pero la preocupación por los riesgos para el dinero de los ciudadanos de Cataluña sigue latente. 

No hay nada peor para alimentar el miedo que la incertidumbre y la falta de información para desatar el pánico. Por eso voy a tratar de resumir las implicaciones económicas que podría desencadenar a corto y medio plazo una hipotética independencia catalana

Para empezar el escenario de la independencia de Cataluña, no es el escenario más probable que maneja el consenso de mercado. Por lo que el riesgo de corralito en Cataluña es muy poco factible. Lo que no significa que no pueda llegar a ser una realidad. 

A veces los sucesos que causan efectos más devastadores, son los que no estaban previstos o son menos probables. Lo que se conoce como cisnes negros. Luego, tampoco es prudente despreciar ciertas posibilidades. Ya que la escalada de tensión política en las declaraciones de algunos representantes ante la posibilidad de un corralito en los bancos catalanes, ha derivado en la posibilidad del impago de la deuda. Algo que generaría una espiral de acontecimientos, que elevaría notablemente la prima de riesgo española. 

No obstante y por la reacción que está produciendo en muchos catalanes la posibilidad de que materialice un escenario de estas características, hoy mismo el gobernador del Banco de España, ha salido a los medios para quitarle hierro al asunto. Pero no es mas que eso. Unas meras declaraciones.

En las que por otro lado Luis María Linde también ha recordado, que la independencia catalana, supondría la salida automática del euro y la exclusión de los fondos de liquidez del Banco Central Europeo (BCE). 

Y eso nos lleva a que a corto plazo, no se podrían pagar ni a los pensionistas ni a los funcionarios. Una situación caótica, que dudo que nadie desee. 

En el caso de que se produzca una salida del euro con la independencia catalana, la nueva moneda podría anclarse al tipo de cambio del euro, como ocurre en algunos países latinoamericanos. 

Pero es el sistema financiero lo que realmente inquieta. Caixabank y Banco Sabadell copan algo más del 50% de la cuota de mercado en Cataluña. Donde BBVA sería la tercera entidad con una posición relevante. 

Las dos primeras entidades con sede en Cataluña, quedarían desde el minuto uno, fuera de la cobertura del Fondo de Garantía de Depósitos. Al menos hasta que cambien su sede corporativa. 

Es en esos primeros momentos cuando el riesgo de corralito en Cataluña, pasaría de ser una posibilidad remota a convertirse en realidad. 

Habría que esperar a que una autoridad bancaria catalana, regulase y autorizase la actividad bancaria, asignando fichas bancarias a las entidades financieras locales y a las que pasarían a ser bancos extranjeros. Muchos bancos estudiarían entonces la conveniencia o no de mantener su implantación en territorio catalán.

Si tuvieses tu dinero en un banco catalán ¿tú que harías? La fuga de capitales hacia otras entidades españolas o fuera de nuestras fronteras, desataría una crisis de solvencia y liquidez. No es algo tan ilusorio. Ya lo hemos visto otras veces. Sólo hace falta recurrir a la hemeroteca y ver lo que pasó en Argentina en 2002. Las cosas no serían muy diferentes aquí. 

Esto afecta de lleno al resto de empresas y negocios con sede corporativa en Cataluña. Si se marchan, la economía de Cataluña se volatilizaría. El resto de España, es uno de los principales consumidores de los productos fabricados por empresas con sede en Cataluña. El levantamiento de aranceles frenaría el consumo y aceleraría la deslocalización de empresas. Con el consiguiente incremento del desempleo en Cataluña.

Pero las consecuencias económicas de la independencia catalana no se quedarían ahí. Muchas gestoras de fondos de inversión, manejan diversos escenarios, donde ven factible una escalda de la prima de riesgo española hasta los 250-300 puntos básicos. Hay quien lo vería en clave de oportunidad. Pues el BCE va a mantener su compromiso de seguir comprando deuda pública. Pero indudablemente la confianza de los inversores y capitales extranjeros, se verían seriamente resentidos. 
 
Eso ya se palpa en los mercados de renta variable, donde comienzan a descontarse potenciales efectos adversos, que añaden más leña al fuego, del entorno de incertidumbre y volatilidad que viven las bolsas estas semanas. 

Nadie sabe con exactitud, el impacto que puede llegar a tener la independencia catalana, sobre el dinero de los ahorradores de Cataluña. Ni tampoco los daños colaterales que pueden llegar a impactar en los clientes del resto de bancos españoles a corto plazo. 

Los riesgos existen, pero las consecuencias de una Cataluña independiente no sólo son económicos. Aunque tristemente detrás de todo esto no hay política ni nacionalismo. Simplemente poder económico y más dinero en el bolsillo de unos pocos. 

¿Dejarás de trabajar con un banco catalán? ¿Piensas llevar dinero fuera de España? ¿Crees que son reales los riesgos de una independencia catalana?

También te puede interesar:

2 comentarios :

  1. Te olvidas de decir que mientras España (o la UE) no reconozca esta independencia, la Caixa i Banc Sabadell son bancos españoles con ficha en el Banco de España. Y que en caso de reconocimiento, se supone que iría acompañada de una negociación para encajar un poco las piezas. Es totalmente impensable que el BCE retirara del sistema a dos bancos de un día a otro, provocando el caos en todo el sistema. Si ya están en el sistema, no hay motivo para sacarlos, se consume la independencia o no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te imaginas lo fácil que es cambiar el domicilio social de una empresa. Una firma una mañana en el notario y a pagar impuestos en otro sitio. No se quedarían fuera del sistema financiero los dos grandes bancos catalanes, sería Cataluña la que se quedaría sin bancos.

      Ya en 2012, Banco Santander tenía un plan de contngencia para cambiar su sede corporativa a UK, si había rescate a España. Imaginate si lo tendrán claro en Caixabank y B.Sabadell.

      Un saludo.

      Eliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.