¿Se acerca el mayor desastre económico de la historia?

 desastre-economico-2023

Muchas son las voces agoreras que se oyen en los últimos tiempos, que predicen una recesión económica sin precedentes. Tanto es así, que el consenso del mercado está actualmente en miedo extremo. Al menos en Estados Unidos. Y tienen sus motivos.

Tras 14 años de un crecimiento económico espectacular, sustentado por unas políticas monetarias expansivas como nunca antes en la historia económica se habían implementado, el ciclo llega a su fin. Es imposible que no haya una explosión de inflación cuando se inyecta tanto dinero de forma coordinada en todo el mundo. Ahora, con los efectos secundarios de las medidas de estímulo, nos espera un gran colapso económico.

En realidad no debería de sorprenderte. Pero el ser humano tiene la manía, de anclarse al rabioso corto plazo y si ha habido 14 años de crecimiento, piensa que por qué no va haber un año más. De hecho, es más probable que se mantenga la tendencia. Pero en esta ocasión, los datos, nos dicen que esto no puede seguir siendo así.

Los mercados danzan irremediablemente en un vaivén de abajo hacia arriba. Siempre con tendencia alcista. Los ciclos se suceden en duraciones indeterminadas e impredecibles. Pero las caídas son parte inseparable del proceso inversor.

Si pones el foco en el futuro más cercano, la cosa no pinta bien. Ahora bien, tienes que entender la naturaleza de los mercados se rige por un proceso incesante de destrucción creativa. Cada cierto tiempo, las burbujas estallan, los mercados colapsan y se corrigen los excesos. Para otra vez, sentar los pilares del siguiente ciclo de crecimiento.

Hay ocasiones, en las que esas fases oscuras de la economía duran mucho tiempo. ¿Estamos en la antesala del mayor desastre económico del planeta? Nadie lo sabe con certeza. Di todos los días al despertar, que te vas a morir y un día acertarás. Bromas aparte, parece que es inevitable sufrir un descalabro importante, ahora que los bancos centrales han empezado a retirar oferta monetaria.

Los precios están disparados. Es un hecho. La única forma de parar el auge inflacionario, es enfriar la economía encareciendo el precio del dinero.

Las empresas tendrán problemas para financiar sus proyectos o renegociar su deuda. Algunos negocios quebrarán. Otros, tendrán que ajustar costes reduciendo personal. Aumentará el desempleo. Bajará el consumo. Habrá impagos de deuda de empresas, de individuos y puede que de gobiernos. Si baja el consumo, la producción se frenará, y quizá con menos demanda, se contenga la carestía de vida. Pero como bajarán los beneficios empresariales, las bolsas caerán. Y por supuesto, no esperes que ningún político te saque del atolladero.

Pero hay quien dice que no se trata de actuar sobre la demanda. Que el problema de oferta. Y que los precios son elevados, porque hay escasez de factores clave en las cadenas de suministro. En cualquier caso, el resultado es malo.

¿Qué hacer si llega la mayor crisis económica de la historia en 2023?

Es muy fácil sobre el papel, escribir que si pones la vista en el largo plazo, nunca perderás dinero. Pero luego, hay que estar ahí, sufriendo día tras día los titulares de prensa y las redes sociales echando humo con noticias negativas.

Gestionar el comportamiento con tus inversiones

Controlar las emociones y evitar que influyan de manera negativa en tus decisiones sobre las inversiones, es probablemente el mayor reto de cualquier inversor. Por nuestra naturaleza, hacemos cosas realmente estúpidas con nuestro dinero. Compramos acciones cuando están por las nubes y no paran de subir. Y vendemos presa del miedo cuando caen. Hay que diferenciar, por su puesto. Pero si diversificas, inviertes un dinero que no necesitas hasta dentro de entre 5-10 años o más, es muy difícil que te vaya mal. Haciendo esto, es más fácil que mantengas tu plan inversor.

El temor a una década perdida

Es fundamental que te centres en los factores que puedes controlar de tus inversiones. Y la rentabilidad es uno de ellos. Te seré sincero. No es imposible, que después de más de una década de retornos excepcionales en bolsa, veamos un periodo proporcional de rendimientos mediocres o por debajo de la media. A veces con variabilidad por el camino pueden pasar los años, y al echar la vista atrás, darse cuenta de que descontada la inflación no has ganado absolutamente nada o que estás en pérdidas. Ya ha ocurrido en varias ocasiones.


Encontrar oportunidades en mitad del desastre económico

Dicen que el gran colapso económico llegará en 2023. Porque ahora, todos estamos centrados en las vacaciones y no queremos ver la realidad que nos espera a partir de septiembre.

Si finalmente el mercado se desploma un 50-60% como ha ocurrido en otras grandes crisis económicas, piensa que no tiene por qué ocurrir de golpe. Al igual que hay pequeñas correcciones y recogidas de beneficios en un mercado alcista, habrá rebotes dentro de un mercado bajista. Y ese mercado puede durar años. No tiene por qué ser como el crash de la pandemia.

Aunque no lo parezca, ya ha habido una gran destrucción de valor en los mercados. No tienes más que mirar los criptoactivos y las tecnológicas. Se han volatilizado miles de millones. Pero todo puede caer más, mucho más. De hecho, cuando se ponen las cosas feas y los inversores entran  en pánico, todo se contagia de pesimismo y los activos se correlacionan a la baja. Sin distinción entre los buenos y los malos negocios. Y ahí hay oportunidades. Muy buenas oportunidades con las que ganar mucho dinero en el próximo ciclo alcista

Si ya estás invertido con un dinero que no necesitas, yo te diría que revises tu asignación de activos, costes y te prepares para el impacto. Pero convéncete que después de la tormenta siempre sale el sol y que hay que mantener el rumbo.

Acumula liquidez, aun a pesar de la corrosiva inflación. Es mejor perder el IPC y tener pólvora seca para disparar cuando el mercado esté roto. Céntrate en los buenos negocios, con flujos de caja estable y predecible. Baja deuda, gerencia alineada con los accionistas, modelos de negocio con fuertes factores diferenciales y barreras de entrada.

Conclusiones

Soy consciente de que no todo el mundo puede permitirse ver bajar su patrimonio un 50% sin pestañear, aguantar  de tres a cinco años, meter más pasta y esperar que todo se recupere. Son decisiones muy personales. Que dependen mucho de los objetivos financieros individuales y de las circunstancias de cada caso.

Cada cual tiene sus preferencias para protegerse frente al posible mayor desastre económico de nuestra historia. Unos eligen proteger su dinero son oro físico para invertir, otros se agarran al inmobiliario (que se comporta bien en entorno de alta inflación). He conocido algún caso que ha comprado tierras de cultivo de cereal.

En cualquier caso, recuerda la regla número uno. Si estás diversificado, nunca vendas en los peores momentos de mercado. Las mayores subidas suelen producirse a continuación de las grandes caídas. Y sin esos rebotes de unos pocos días, pierdes la mayor parte de la rentabilidad de tus inversiones. Aun con esos grandes descensos, la rentabilidad anualizada en el largo plazo, compensa.

4 Comentarios

Participa en la conversación y déjame un comentario.

  1. Hola, siempre leo con interés tus artículos, y este me ha sorprendido, aunque parece que no te falta razón. Siempre has sido un defensor de los fondos indexados. como los ves ahora? es mejor tener el dinero en cash que invertido en fondos indexados? por lo menos , hasta que pase el temporal. Gracias por tu buen trabajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio.

      Sigo pensando que los fondos indexados son una herramienta de inversión tremendamente eficiente y que en el largo plazo, paga la mejor rentabilidad ajustada por riesgo. Es es así, contando con que habrá periodos en los que los índices lo van a hacer mal, como consecuencia de los ciclos económicos. Luego no reniego en absoluto de ellos. Sigo invertido e invirtiendo periódicamente. Si hay crecimiento económico en el mundo, irán bien, como han ido hasta ahora.

      Por otro lado, si le doy una probabilidad alta a en los próximos 24 meses ver caer los mercados un -50%, quiero tener ahorro para invertirlo cuando eso suceda (si ocurre). En fondos indexado o en lo que sea. Por lo tanto, retengo algo más de ahorro que no invierto todavía. Y con lo ya invertido, me mantengo expuesto y diversificado (en tipos de activos y estilos de inversión). Porque no puedo tener certeza de que eso vaya a pasar, ni de cuando va a ocurrir. Y sé, que a pesar de atravesar por un tsunami económico estilo 2008, aguantando, en unos pocos años volveré a estar en positivo.

      Lo que no pretendo hacer, es timing con el mercado. No me voy a salir. Cometí ese error hace 14 años y no me vuelve a pasar. Ahora tengo un dinero invertido que me podría permitir tenerlo ahí más de 10 años. También te digo que lo que pueda invertir en un mercado roto, realmente no va a tener tanto impacto en mi rentabilidad anualizada en el largo plazo. Lo hago más por una cuestión de gestión de emociones. Y para aguantar mejor el plan de inversión si hay un periodo largo de malos rendimientos.

      Si el MSCI World cae un -40% desde máximos o más, es imposible que te equivoques poniendo dinero. Lo que no te puedo decir es qué rentabilidad vas a sacar y cuando. Pero sembrar ahí, es acertar seguro.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola, hacia mucho q no escribo. Pero te sigo leyendo.
    No se q pasara pero sigo con mi hoja de ruta,lo más difícil será aguantar en liquidez para esa bajada q pueda ocurrir.
    Yo llegue a tener-50% y aquí sigo.
    Paciencia y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose.

      Es importante seguir con el plan establecido. Cada uno decide que alternativa es la que más le conviene. Lo mas difícil es gestionar el comportamiento y las emociones cuando las cosas se ponen feas.

      Si ya has sufrido un -50% en tu cartera, tienes un umbral de insomnio o tolerancia a pérdidas bastante potente. Pero igual, también deberías revisar la diversificación de tu cartera.

      Un saludo y a seguir.

      Eliminar

Publicar un comentario

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Artículo Anterior Artículo Siguiente