728x90

Cómo garantizar que tu empresa cumple siempre con los planes de igualdad


España es un Estado con tendencia a la sobreabundancia normativa, al contrario que los países anglosajones, tradicionalmente más contenidos. El Estado de las Autonomías y la integración efectiva en la Unión Europea a partir de 1986 han acentuado la tendencia, con nuevas normas autonómicas y europeas, además de la incorporación de todo el acervo comunitario.

A ello se añaden las circunstancias de una época convulsa, en la que la pandemia ha provocado la aparición de normas de excepción de carácter temporal y los gobiernos intentan garantizar la adaptación a un nuevo modelo económico más sostenible y justo, lo que implica necesariamente cambios normativos. También la lucha por la igualdad ha supuesto cambios recientes, como la obligación de disponer de un plan de igualdad en la empresa.

Esta dispersión hace que a menudos los empresarios no puedan estar al día de todos los requisitos y reglas que debe cumplir su empresa. Mucho menos los ciudadanos o, incluso, ciudadanos extranjeros que, por ejemplo, puedan querer solicitar una Golden Visa en España. ¿Qué requisitos hay que cumplir? Como la norma puede cambiar según el momento y la nacionalidad de origen, no queda más remedio que asesorarse bien.

Es aquí donde cobran un papel fundamental las empresas especializadas en la prestación de servicios integrales de consultoría, asesoría y auditoría. Empresas que ofrecen servicios profesionales multidisciplinares e integrales, en algún caso de la más alta calidad.

En este sentido, la rama que tiene como misión garantizar que el cliente cumple con todos los requisitos regulatorios y estatutarios, a nivel local e internacional, y facilita el logro de sus objetivos, el control riesgos y mejora la rentabilidad se denomina Audit & assurance.

El ejemplo de los planes de igualdad

Podríamos poner muchos ejemplos, pero hemos elegido este por ser una materia en la que las empresas han debido realizar muchas y muy diversas adaptaciones en los últimos años. Desde protocolos contra el acoso a posibles cambios salariales para garantizar la equidad.

Desde el próximo 8 de marzo, están obligadas a implantar un plan de igualdad todas las empresas que cuenten con más de cincuenta trabajadores, las obligadas por Convenio Colectivo o aquellas en las que la autoridad laboral lo haya acordado en un procedimiento sancionador. ¿Qué significa esto?

En realidad, se trata de una figura contemplada en nuestra legislación desde 2007, pero cuya obligatoriedad para las empresas de más de cincuenta empleados tiene su origen en el Real Decreto 901/2020. Esta norma, aprobada con el fin de acabar con el llamado techo de cristal y la brecha de género, fijaba a las empresas varias fechas tope para adaptarse: el 8 de marzo de 2020 para empresas de más de 150 empleados; el 8 de marzo de 2021 para las de más de entre 100 y 150; y el 8 de marzo de 2022 para las de más de 50 y menos de 100.

En ocasiones, su aplicación no es sencilla. Para cuantificar el número de trabajadores de una empresa se deben sumar todos los trabajadores, independientemente de si están a jornada completa o parcial, y ya sean trabajadores temporales o indefinidos.

Otra duda que suelen tener los gerentes para calcular cuántos son exactamente los empleados de su empresa es la de cuándo fijarse en la plantilla, si esta varía su composición a lo largo del año de modo que a veces está ligeramente por encima de cincuenta empleados, y a veces por debajo. En dicho caso, deberá analizarse cada caso de manera concreta, pero en caso de duda, lo recomendable es realizar el plan de igualdad, y realizarlo con el asesoramiento de empresas especializadas.

El plan de igualdad debe realizarse a medida de cada empresa, y contar por tanto con un diagnóstico de la situación, unos objetivos, un plan de formación, otro de comunicación o una estrategia de negociación con los representantes de los trabajadores. Solo así la empresa se garantizará que está cumpliendo con la ley y evitará la litigiosidad futura.

Además, un buen servicio de Audit & assurance debe proveer al cliente de informes de evaluación del Plan de Igualdad, y diseñar e implantar planes de diversidad para consejos de administración y comités de dirección.

En la misma línea, es recomendable contar con auditorías salariales. Hay que tener en cuenta que el Real Decreto 902/2020, de igualdad retributiva entre mujeres y hombres, refuerza la obligación de igualdad retributiva y la prohibición de mantener diferencias salariales en función del género.

Además, las empresas deben contar con planes específicos para la prevención del acoso, la conciliación laboral, la promoción profesional o el acceso al empleo. La exigencia de cumplimiento de todas estas obligaciones y la posibilidad de recibir sanciones en caso contrario hace muy recomendable contar con expertos que nos asesoren en su implantación.

Otros servicios a empresas

Esta rama de los servicios de asesoramiento y consultoría complementa a otros servicios tradicionales a empresas, como el corporate finance, que es aquella que trata de garantizar el crecimiento estratégico y controlado de la empresa, con el fin de garantizar los buenos resultados a medio y largo plazo.

Dentro de esta rama, las empresas reciben asesoramiento en procesos de compraventa de sociedades, asesoramiento en inversiones financieras y planes de negocio y asesoramiento estratégico y financiero.

Escribe un comentario

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Artículo Anterior Artículo Siguiente