Cómo reclamar facturas impagadas mediante un juicio monitorio



juicio-monitorio2014 será probablemente el año de los emprendedores. La única esperanza para sacar a este país de la ruina. Pues en gran medida, la creación de los futuros puestos de trabajo en España, dependen del éxito de las miles de iniciativas empresariales privadas, que muchos ciudadanos se están lanzando a desarrollar. 

Si bien no es fácil hacerse emprendedor y crear un negocio en España, dada la cantidad de trámites y obstáculos administrativos, burocráticos, impuestos, etc, tampoco lo es por las dificultades de cobrar las facturas impagadas que muchos clientes dejan tras de sí. 

Si quieres ser emprendedor, sea cualquiera que sea tu actividad, te conviene saber cómo puedes reclamar las facturas impagadas mediante un juicio monitorio.

En todos los países y negocios, hagas lo que hagas, es casi inevitable encontrarte con el riesgo comercial del impago de facturas.

A pesar del desarrollo de nuestra economía y que se nos puede considerar teóricamente un país con cierta seguridad jurídica en comparación con otras economías, el porcentaje de impagados en España es alarmante. 

Si vas a comenzar una actividad o ya la estas desarrollando y tienes problemas de cobro, toma nota del proceso monitorio, pues si no sabes cómo reclamar tus deudas, los impagos pueden terminar hundiendo tu negocio.

A lo largo de tu actividad te encontrarás de todo. Gente que paga mejor, gente o empresas que se hacen los remolones y gente que sencillamente son profesionales del impago. Por mucha imagen de marca que tenga una empresa o por muy respetable y serio que parezca tu cliente, nunca puedes fiarte. 

Dentro de los desgraciados usos y costumbres que hay y nos caracterizan en España, está el de no pagar o intentar escaquearse del pago. De hecho te encontrarás con clientes que desde el primer momento sospecharás que te dará problemas y que no tienen la más mínima intención de pagarte por tu trabajo. Y probablemente desearás que si es posible caiga todo el peso de ley sobre ellos o como mínimo que les caiga un rayo si es posible. Pero antes de acudir a un juicio monitorio, hay un proceso previo que deberías seguir. 

Impagados y morosos no sólo tienen los bancos. Somos el país de los “simpas” en los bares y del sí puedo me cuelo gratis. Luego no es de extrañar que por eso funcionen tan bien los negocios de recobro de deudas,  cosas como el cobrador del frac o mandar a unos matones a que le metan una paliza tu cliente (esto menos, pero ganas dan a veces). 

Nunca pierdas las formas. Cuando se produzca el impago ponte en contacto con tu cliente de forma amistosa y reclama tu deuda. En su caso si procede, negocia y flexibiliza las condiciones de pago. 

Si el impago persiste, pasa a otra fase de reclamación de deuda más fría y remite una breve carta o comunicación solicitando el pago de la deuda, de forma que puedas conservar justificante de notificación. Burofax, carta certificada, incluso podrían valerte correos electrónicos con acuse de recibo. 

Nunca dejes de insistir y reclamar tu deuda. Evita que la deuda engorde y corta los servicios o las relaciones comerciales cuanto antes. No retrases la reclamación del impago y actúa rápido. Muchas veces quien es más honesto y menos aprieta a sus clientes, es quien tiene más impagos. Como dice el refrán, quien tiene vergüenza, ni come ni almuerza.

Si por desgracia hay que llegar a uno de los procesos judiciales más de moda con la crisis, como es el juicio monitorio, este te servirá para reclamar las deudas vencidas y de cualquier importe.

Antes que nada ¿Qué es el juicio monitorio?

El juicio monitorio, es un proceso de enjuiciamiento civil (L.E.C. 1/2000, arts. 812 a 818) muy sencillo que sirve para reclamar deudas. Muy útil para el profesional autónomo o pequeño empresario para cobrar en vía ejecutiva las facturas impagadas. La principal ventaja es que para deudas de menos de 2.000€, no es necesario abogado ni procurador, no genera costes para el demandante y el proceso es bastante ágil. 

¿Cómo se ejecuta el proceso monitorio?

La petición de reclamación de duda se debe presentar en el juzgado de 1ª instancia del domicilio del deudor. Se puede hacer con un formulario que te facilitan en el juzgado o con otros modelos para juicios monitorios. En los que básicamente debes indicar identidad del deudor, domicilio del deudor, relación comercial y cuantía de la deuda. Y adjuntar documentos que acrediten la deuda. 

Dado que el juicio monitorio para reclamar facturas impagadas es básicamente un proceso documental, es muy importante aportar las mayores pruebas que evidencien el impago. Contratos, órdenes de pedido, facturas proforma o correos firmados física o electrónicamente por el deudor, facturas, albaranes o certificaciones u otros documentos que acrediten la relación comercial. 

¿Cómo se resuelve el juicio monitorio?

Admitido a trámite por el secretario judicial previo estudio de la documentación aportada en la instancia presentada, el juzgado requerirá al deudor el pago en plazo de 20 días. Y entonces puede ocurrir lo siguiente:

1.      Si el deudor paga, se archiva y termina el proceso
2.      Si el deudor no paga y ni explica porque no paga ni comparece, se dictará un auto de ejecución de la deuda.
3.      Si el deudor se opone, habrá que ir a un juicio verbal para resolver.

proceso-monitorio

Como buena práctica para evitar llegar al juicio monitorio, puedo recomendarte que si de inicio intuyes que tu cliente va a ser un mal pagador, ofrécele un descuento sustancioso por pago por anticipado y así trabajarás más tranquilo. De otro modo y para curarte en salud, recaba desde inicio toda la documentación sobre el cliente o empresa que te va a contratar, infórmate sobre la reputación o solvencia y guarda muy bien, todas las órdenes de pedido, correos y toda la documentación que puedan servirte de justificante o prueba de prestación de servicios o venta.  

También te puede interesar: 

3 comentarios:

  1. Todo muy bonito. Pero como tengas clientes de fuera de tu provincia o sean clientes de pagos menudos te cuesta más el mango que la sartén.

    Mi tiempo también vale dinero y a veces todos esos trámites no compensan la cantidad que a lo mejor recuperas o a lo mejor no. Por propia experiencia te digo que el moroso profesional sabe con que acreedor si se opone y te lleva a un juicio verbal, vas a desistir por no perder la mañana en ir al juzgado.

    Como no sean cantidades un poco majas, lo pierdes. Y para llegar a cobrarlo vía ejucutiva... me río yo. El que va dejando pellas por todas partes se las arregla para no tener nada a su nombre y que no le puedan embargar.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juanjo,

      Es cierto que en algunos casos el proceso monitorio puede resultar inútil. Pero considero que es un sistema de protección jurídica bastante ágil y sencillo, con el que las pymes y los autónomos pueden ir contra quienes les impagan las facturas y se niegan a pagar lo justo por las ventas o los servicios prestados.

      Al menos en caso de que veas muy difícil que recuperes la deuda con un juicio monitorio, siempre puedes pedir la devolución del IVA ingresado a Hacienda por esa facturación. Que esa también es otra de las consecuencias del impago. Tener que adelantar el IVA antes de haber cobrado. Por eso se ha inventado ahora el sistema de IVA de caja.

      Como procedimiento contra morosos, considero que sigue siendo un buen mecanismo de protección a pesar de todo. Si es un caso muy complicado, mejor buscar asistencia de un buen despacho de abogados.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Por experiencia propia, yo he ganado tanto con cantidades pequeñas como grandes, teniendo toda documentación y firmada. Es costoso en cuanto a tiempo me refiero, pero en mi caso la gente sabe que si no me paga ni me lo pienso y cada vez tengo menos problemas con los pagos, aunque siempre esta el conocido que cuando menos te lo esperas te la ha metido doblada. También decir que antes de conocer lo que era un monitorio llame a una empresa de cobradores a morosos, me estafo 700€ hace ya algunos años, a día de hoy están en la cárcel (no fui la única). A mi el monitorio me da resultado y Juanjo yo lo que hago cuando llega el proceso de embargo y tengo que solicitarlo pongo que si en ese momento en sus cuentas bancarias no hay saldo que lo ejecuten cuando exista y se va descontando hasta pagar el total de la deuda. A mi de momento me funciona.

    ResponderEliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.