El antídoto contra la decadencia de la Sanidad Pública Española

Según el sondeo de Metroscopia recogido en la edición dominical del 15 de abril del periódico El País, la inmensa mayoría de los españoles está en contra de los recortes en la sanidad pública, e incluso el 72% de los encuestados  considera que se tiende a abusar en la sanidad. Pero, como no podía ser de otra manera en un país como España, inundado de picaresca, nadie admite expresamente que quien lo comete es uno mismo. El 96% de los encuestados se atribuye un uso razonable de las prestaciones y atribuye el abuso a los demás. Pero entonces, ¿por qué se ha llegado a la difícil situación económica de la sanidad pública española?


Se han barajado distintas alternativas para garantizar las prestaciones que cubre la sanidad pública. En primer lugar, la creación de un impuesto especial para financiar la sanidad, una medida rechazada por la mayoría de los ciudadanos que cada vez pagan más por todo. Sería un quebradero de cabeza más para aquellas familias de clase media a las que la crisis les ha tocado de lleno. ¿Cuál podría ser la solución para evitar esto?

        En mi opinión, una de las mejores alternativas para salvar la sanidad pública en España es establecer algún sistema de copago a pesar de que el 70% de los encuestados se opone a él. Por ejemplo, se deben llevar a cabo medidas para concienciar a los ciudadanos del gran gasto que supone la prestación farmacéutica. El pago de un euro por receta como se viene haciendo en Cataluña; que los pensionistas con rentas más altas paguen el 10% de las recetas rojas del Sistema Nacional de Salud (SNS) como propuso la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; o que los trabajadores activos paguen íntegramente los medicamentos para patologías agudas, como un antibiótico que necesiten puntualmente o una caja de 40 comprimidos de un analgésico que no llega ni a dos euros, pueden ser medidas sencillas para mejorar la difícil situación.
Así mismo, se debería educar a los usuarios del  SNS con la finalidad de mantener la atención integral de la salud. ¿Cómo? Penalizando a los pacientes que acuden a Urgencias por problemas de salud que no revisten gravedad y que pueden ser atendidos al día siguiente por su médico de familia. Se ahorrarían los costes de pruebas muy caras e innecesarias como analíticas completas, radiografías, etc. Así mismo se debería fomentar la implantación de la prescripción electrónica en todas las Comunidades Autónomas (CC.AA), así como el seguimiento farmacoterapéutico por el Farmacéutico para controlar el número de recetas que se prescriben a cada paciente.
        Para finalizar, la lista común de prestaciones para todas las CC.AA que está preparando el Gobierno puede ser otra alternativa positiva para que no decaiga uno de los mejores sistemas sanitarios a nivel mundial. Se debería establecer qué prestaciones son imprescindibles para los usuarios del SNS y cuáles no. Esta medida excluiría algunas prácticas médicas que se incluyen ahora en algunas comunidades como por ejemplo, las operaciones de cambio de sexo o los tratamientos de fertilidad.

En conclusión, tendremos que esperar a que el Gobierno y las CC.AA lleguen a un acuerdo en lo que se refiere a la Sanidad Pública proponiendo medidas que no perjudiquen ni a los pacientes y/o usuarios del SNS, ni a los profesionales sanitarios a los que tanto esfuerzo, tiempo y dedicación les cuesta formarse.

3 comentarios:

  1. Ya veremos como nos dejan la piedra preciosa nacional, se la estan cargando en favor de lo privado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose.

      Nuestro sistema sanitario es uno de lo mejores del mundo y tambien uno de los mas generosos. Lo es tanto con las personas mas necesitadas como con los extranjeros.

      No hay que olvidar que el Estado lo formamos todos los ciudadanos, no es algo étereo que se financia de la nada. Creo que es justo y lógico pagar un poquito por las ventajas que disfrutamos en base al nivel de ingresos. Esto favorecerá un uso racional de la sanidad y lo valoraremos más.

      Además nuestra economía no está para lujos. Eso del todo gratis no es posible. Por otro lado, en otros paises desarrollados pagan mucho más que nosotros. De hecho se paga hasta por una simple consulta (Alemania, EEUU, etc).

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Que pinta tiene este blog, date por seguro que seguiré viniendo por aquí.

    ResponderEliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.