-->

lunes, 20 de febrero de 2012

Widgets

El gran timo de las participaciones preferentes

Fue en 2009 cuando un buen puñado de entidades necesitadas de capital para reforzar su solvencia, inundaron el mercado de participaciones preferentes. Sólo en ese año se emitieron 13.552 millones de euros de este tipo de títulos de renta fija.
Posteriormente la CNMV tuvo que publicar varias advertencias en relación con los peligros y la discrecionalidad de pago de intereses de algunas emisiones de participaciones preferentes, de acuerdo con las normas de Basilea III. Uno de esos casos fue la emisión de participaciones preferentes de Banca Cívica (ES0848873008 PPR BANCA CÍVICA- VBLE 12/9999) por la que el regulador obligó a la entidad a corregir el folleto que se entregaba y se hacía firmar, advirtiendo de los riesgos.

Al igual que Banca Cívica, entidades como Caixabank, Bankia, Novagalicia, CAM y meses antes BBVA o Banco Santander, se han visto envueltas en un escándalo, que ha destapado irregularidades en la comercialización de este tipo de emisiones. Tanto es así que determinadas instancias, han iniciado inspecciones para averiguar si se realizó una comercialización engañosa.
Muchas de las personas afectadas, han revelado que en su momento no se les informó correctamente de las características de este tipo de títulos de renta fija.
Recordemos que una participación preferente, es un préstamo que el inversor realiza al emisor de forma perpetua. A cambio el emisor ofrece una retribución al prestamista o comprador de la participación preferente, acorde con el nivel de riesgo y la calificación del emisor. Aunque su emisión es a perpetuidad, el emisor se reserva la opción de amortizar o recomprar las participaciones preferentes cada cinco años. En caso contrario el prestamista o inversor tenedor de las preferentes puede acudir al mercado secundario, donde podrá deshacerse de ellas al precio que la oferta y demanda establezcan. Además el interés pactado a la contratación, está condicionando a la consecución de beneficios por parte de la entidad emisora, ya que de otro modo el inversor no recibiría interés alguno.
La realidad hoy día pone encima de la mesa que muchos de esos inversores que firmaron los contratos de compra de participaciones preferentes, no tenía ni idea de donde habían puesto su dinero. Y cuando a alguno de los clientes afectados de estas entidades se les explica lo que son las participaciones preferentes, responden asombrados que nada tiene que ver con lo que su director o empleado de confianza de la caja o banco les dijo.
Muchos de los inversores que hoy reclaman y denuncian de forma colectiva el engaño, aseguran que entre los argumentos de venta, se les equiparaba estos productos a los plazos fijos, a una inversión completamente líquida, sin riesgo ninguno de capital y con una excelente remuneración.
Dicho así quien se iba a negar a firmar los contratos. Algo en lo que las entidades se están escudando a día de hoy, y es que con los contratos firmados, poco pueden hacer los inversores afectados.
Todo este asunto evidencia una vez mas, la falta de cultura financiera de los españoles y la codicia de algunos inversores que cegados por los elevados tipos de interés prometidos, vuelven a tropezar con productos poco fiables. Tampoco se salva la banca, cuyo comportamiento denota la poca profesionalidad de las redes comerciales, que se limitan a cumplir con los objetivos que se les ponen por delante, a costa de lo que sea. Ni normativa MIFID ni nada. En muchos casos queda claro que no se procedió a verificar la conveniencia e idoneidad de estos productos y la adecuación al perfil del inversor.
Malas prácticas bancarias, abuso de confianza y escasa educación financiera de los inversores, son los ingredientes suficientes para que se den este tipo de situaciones. De nuevo “tirón de orejas” para el organismo supervisor, que a pesar de los seis expedientes aperturados por defectos en la comercialización,  debe vigilar de forma más prudente que no se produzcan estos engaños en las entidades de nuestro país.
Ahora muchos inversores de perfil conservador que creían haber contratado algo como un plazo fijo y sin riesgo, se encuentran que en caso de querer recuperar su dinero y  vender sus participaciones preferentes en el mercado, tienen que asumir una pérdida de entre del 40%-50% en el caso de que haya alguien dispuesto a comprar. La otra opción es aceptar el canje por acciones de la entidad. Con todo ello no es de extrañar que clientes de toda la vida de alguno de estos bancos exclamen que les han hecho el gran timo de las participaciones preferentes.
Tambien te puede interesar:

2 comentarios :

  1. ¿Y cuál es la opción que le queda a un afectado ante este timo, que no implique cargarse al empleado de la sucursal en quien uno deposita toda la confianza en base a, los muchos años que lo llevamos tratando y nos conoce¿

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues verás, opciones tienes muchas. Lo que no debes de hacer en ningun caso es resignarte.

      Para empezar debes armarte de mucha paciencia e informarte bien a través de asociaciones de afectados o usuarios de banca, consumidores, por tu cuenta o acudir directamente a un abogado especializado y reclamar.

      Empieza reclamando a la entidad, a atención al cliente. Después llévalo a consumidores y en último término al Banco de España. Y finalmente de forma individual o colectiva a los juzgados.

      Los organismos supervisores son especialmente sensibles a las malas prácticas bancarias que se desarrollan en las entidades financieras e incumplen la normativa en materia de asesoramiento financiero.

      El hecho de que tengas un contrato firmado no exime al banco de responsabilidad. Existe una buena colección de sentencias como base jurídica que apoyan situaciones de abuso de confianza, dolo, mala fe contractual o engaño que invalidan cualquier contrato firmado.

      De verdad, no deseperes. Armate de paciencia, actúa y vete paso a paso sigueindo todas las etapas del proceso de reclamación, pero de ninguna manera te conformes o lo dejes estar.

      Mucho ánimo y si tienes cualquier consulta adicional, escribe un comentario o en privado a ahorrocapital@gmail.com.

      Un saludo.

      Eliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.