Header Ads

¿Puedo perder dinero con un fondo de renta fija?

España es uno de los países mas bancarizados del mundo. Sin embargo y aunque parezca contradictorio, esto no va unido a que tengamos una elevada cultura financiera. Mas bien todo lo contrario.
La experiencia inversora de las familias españolas es relativamente corta. La gran mayoría se perfila como inversores conservadores o muy conservadores. Muchos ahorradores afirman literalmente haber “jugado” alguna vez en bolsa. La propia equiparación que muchos españoles hacen de la bolsa o renta variable con un juego de azar, demuestra por si misma la falta de conocimiento o lo ocasional de la experiencia inversora.

Las pérdidas o beneficios generados por la compraventa de acciones o inversión en fondos de renta variable se aceptan como resultado de un juego de azar del que mucha gente piensa que participa. Y por tanto toma la decisión de inversión y asume su resultado, por puro desconocimiento. De una forma similar ocurre que cuando se invierte en un fondo de inversión de renta fija muchos inversores se sorprenden y se sienten engañados si se produce una pérdida. Básicamente no se acepta por parte del inversor. La explicación no es otra que la falta de cultura financiera, pues asocian renta fija a algo fijo con seguridad y garantía. Por eso la pregunta de ¿Puedo perder dinero en un fondo de renta fija?, que aunque evidente para algunos, es todo un misterio para muchos que voy a intentar explicar a continuación.
En primer lugar hay que entender donde se invierte y a dónde va el dinero invertido. Un fondo de inversión de renta fija, es un vehículo de inversión que gestiona el capital de muchos inversores que participan del fondo mediante la compra o suscripción de pequeñas fracciones llamadas participaciones.
Los gestores profesionales de dicho fondo emplean dicho capital para comprar un conjunto de valores y emisiones de renta fija, en base a una duración, vencimiento, riesgo, diversificación y rendimiento, establecidos por la política de inversión del fondo.
Esa cartera de valores de renta fija es valorada diariamente, para determinar el valor que tiene la participación en el fondo. En este punto hay que hacer una aclaración fundamental.
Pongamos el ejemplo de un inversor particular adquiere de forma directa un título de renta fija, véase una obligación española a 10 años. Supongamos que lo compra en mercado primario o secundario al 100% de nominal y que tiene un cupón del 6% anual. Mientras que se mantenga hasta su vencimiento el tenedor de dicho título obtendría un 6% por año y en el vencimiento recuperaría el principal. Siempre y cuando la solvencia del emisor pueda cumplir con la devolución de la deuda.
Ahora bien, si ese inversor se hubiese querido deshacer de dicho título en el transcurso de esos 10 años, se hubiese encontrado que en algunos momentos se le hubiese pagado más o menos de lo que pagó al adquirirlo. ¿Por qué?
Se pueden señalar hay tres motivos principales.
1) Las variaciones de los tipos de interés. Si la evolución de tipos es al alza, la valoración de nuestro título de deuda bajará, pues es posible encontrar emisiones con mejor rendimiento. 2) El rating o calidad crediticia del emisor. Si la capacidad de devolución de la deuda se deteriora, los nuevos inversores dispuestos a comprar en el mercado secundario (AIAF, en España), exigirán un mayor rendimiento por su dinero como contraprestación al riesgo asumido. 3) El tiempo que resta a su vencimiento. Un vencimiento largo generará mas incertidumbre y por tanto afectará a la sensibilidad o volatilidad del título de RF, frente a si su vencimiento esta próximo.
Luego alguien que se “suba” a un fondo de inversión de renta fija en un momento aleatorio, lo hará a un valor de participación de dependerá de la valoración de cartera de títulos de RF que tenga ese fondo, en ese momento, en base a lo comentado anteriormente.
Un ejemplo actual. Las dos últimas y recientes subastas de deuda pública española a 3, 6, 12 y 18 meses a rendimientos escandalosamente superiores a los de las emisiones del mes anterior, ha provocado una bajada generalizada de los fondos de renta fija. Para entender el efecto de este ejemplo, pongamos que los gestores de un fondo de inversión de RF que se estrenaba en octubre, sólo compraron Letras del Tesoro a 12 y 18 meses con un rendimiento implícito del 3,60% de media. Al poder comprar en noviembre deuda al 5% de media al mismo plazo el valor de los títulos comprados del fondo cae un 1,4% hasta igualarse con la rentabilidad de las nuevas emisiones. Luego los partícipes del fondo de renta fija se encuentran con que un mes después pierden un 1,4% de dinero que colocaron.
Esto suele provocar una espantada de los inversores que piden a su intermediario financiero, banco o caja que vendan y es entonces cuando se produce la pérdida.
Esta típica escena que se repite infinidad de veces en las sucursales de bancos y cajas que comercializan este tipo de fondos pone de manifiesto que normalmente no hay un correcto asesoramiento al cliente. No se explica correctamente el producto porque ni el propio gestor del banco o caja lo entiende o por una actuación intencionada e inadecuada del intermediario financiero.
La evolución de tipos de interés, los riesgos de impago de deuda soberana, autonómica o privada que en la que invierten muchos de estos fondos van a generar múltiples quejas por parte de los inversores por las pérdidas que se puedan encontrar. Por lo tanto la recomendación es formarse, no invertir en lo que no se conoce y si se hace acudir a los servicios de un profesional. Así se evitara uno hacerse la pregunta de si se pude perder dinero con un fondo de renta fija.

No hay comentarios

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.