OPV de BANCA CIVICA | LO QUE DE VERDAD ESCONDE

El 2011 está siendo especialmente duro para el sistema financiero, ya que es este año cuando se está llevando a cabo la verdadera transformación de las cajas de ahorro. Muchas de ellas están siendo arrastradas al mercado por las necesidades de financiación.  Una de las primeras en dar el salto va a ser Banca Cívica. Grupo formado por Caja Navarra, Cajasol, Caja Burgos y Caja Canarias.
                El Banco de España les exige un capital adicional de 847 millones de euros. Cifra que se pretende cubrir con la OPV después de haber inundado a sus clientes con la emisión de participaciones preferentes (ISIN: ES0848873008) y por la que Banca Cívica tuvo que ser advertida por la CNMV por no cumplir con los requisitos de Basilea III.
                Sin embargo, a pesar de ser un mal momento para acudir a los mercados para buscar  financiación, Banca Cívica no es la única que se lanza a los mercados. Bankia, Atento, Dia, Banco Mare Nostrum o Loterías y apuestas del Estado entre otras pretenden captar el ahorro de los inversores.
                Precisamente esta abrumadora competencia para tan poco dinero, está provocando una auténtica carrera a contrarreloj. Estas prisas están justificadas por la necesidad de materializar operación con éxito, ya que la entidad se juega su futuro y su viabilidad. Un paso en falso sería catastrófico para el grupo Banca Cívica. Pero evidentemente esta no es la información que quiere transmitir al mercado y a los potenciales inversores.
¿Qué hay detrás de la OPV de Banca Cívica?





                
Para empezar la OPV en la que Credit Suisse es coordinadora y en la que Morgan Stanley opera como colocador tiene prevista publicar una horquilla de precios un 10% por debajo del valor contable. La valoraciones más optimistas, dan un valor de 2.500 millones a Banca Cívica. Mientras que se quiere sacar a bolsa un 40% del capital a precios equivalentes entre 800 y 900 millones de euros, para cumplir con las exigencias del BdE. Banca Cívica, que cuenta con un Core Capital del 8,1%, necesitaria llegar al 10%, ya que donde parece que está teniendo problemas es en el tramo mayorista, dónde precisa llegar al 20% de cobertura.
                Tal es el miedo y la preocupación por un fracaso en la OPV que la red comercial de las cuatro entidades, está volcada ofreciendo a sus clientes la reserva de compra de acciones sin ni siquiera haberse publicado ni aprobado el folleto de la OPV, que la CNMV deberá dar el visto bueno entre el 14 y el 17 de junio (se pretende empezar a cotizar la primera semana de julio). Para garantizar el mayor volumen de demanda posible, están ofertando un depósito al 4% TAE desde el día de la reserva hasta la cotización de las acciones, por las cantidades a las que el cliente se haya comprometido a comprar.
                Se están vendiendo acciones sin saber ni su precio, ni condiciones y evidentemente sin respetar ni el más mínimo criterio de protección al inversor en cuanto a políticas mifid, ya que como ocurriese con las preferentes, en muchos casos no se oferta al perfil adecuado, ni se explica el riesgo real que conlleva. Los pensionistas con elevados saldos a la vista que no saben ni lo que es una acción, están siendo las principales víctimas de estas campañas.
                Según he podido saber por conversaciones con varios empleados de Banca Cívica, los jefes de zona están sondeando a los directores para que les reporten los datos del volumen de acciones que van a comprar los empleados de cada oficina. El objetivo es llegar a un volumen de 15 millones de euros de demanda interna. Para lograrlo la entidad está estudiando vías para facilitar que los empleados compren acciones. Un de estas facilidades a los empelados podría ir dirigida a ofrecer un crédito de 6.000€ al 0% a devolver al término de dos años. Banca Cívica cuenta con un total de 8.000 empleados después de la primera tanda de prejubilaciones, por lo que a 2.000€ en acciones por empleado, el objetivo quedaría cubierto.

                Para garantizar que haya suficiente demanda, están negociando renovaciones de cuentas de crédito, líneas de descuento o refinanciaciones de deuda con las empresas en las que les condicionan la concesión o renovación a cambio de concederles más riesgo que vaya destinado a comprar acciones cuando salgan a bolsa.
                Sabiendo esto ¿Quién quiere comprar? Está claro que el momento es malo y las necesidades aprietan, pero lo que no es justo es que para garantizar el éxito lo terminen pagando como siempre los inversores particulares, con quienes se emplean malas prácticas y a quienes no se les cuenta ni la mitad de la mitad.

                 Noticias de la blogosfera relacionadas :
                 Artículos relacionados:

4 comentarios:

  1. feo filtrar info de quien te da de comer

    ResponderEliminar
  2. Gran parte de lo comentado es vox populi. En otros aspectos, no son mas que las opiniones de gente con la que he podido hablar y que desde dentro lo vive así.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. O aplazan la OPV, o tiene pinta de que va a ser una ruina.

    ResponderEliminar
  4. Hola Paco.

    Está claro que la actual situación de mercado no favorece la salida a bolsa de Banca Cívica, ni la de ninguna otra empresa. Y la incertidumbre tampoco ayuda a que los inversores se decidan. De todos modos, creo que es con los inversores institucionales con quienes tendrán que pelear los apoyos para salir adelante.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.

Con la tecnología de Blogger.