-->

jueves, 7 de abril de 2016

Widgets

Cómo construir una cartera de inversión de gestión pasiva que funcione



gestion-pasiva

¿No consigues ganar dinero de forma recurrente con tus inversiones? ¿Te has dado cuenta de que a la larga pierdes dinero con tus acciones? ¿Caes presa del pánico cada vez que hay una crisis en los mercados? ¿No tienes tiempo para seguir tus inversiones? ¿Estás cansado de pagar elevadas comisiones a tu bróker y gestora de fondos ganes o pierdas?

Si has respondido afirmativamente a alguna de estas cuestiones, es posible que necesites pasarte a la gestión pasiva de tus inversiones.

Estadísticamente se sabe que en un periodo de diez años, entre el 85-90% de los fondos de inversión de cualquier categoría de renta variable, lo hacen peor que sus índices de referencia. 

Si la renta variable es el activo históricamente más rentable y los gestores profesionales son incapaces de batir al mercado ¿Cómo demonios crees que vas a hacerlo tú por tu cuenta?

Es verdad que hay motivos comerciales que explican que los rendimientos de muchos de esos fondos de inversión no sean mejores que el mercado que intentan superar y que muchas veces el gestor o equipo gestor, no es el mismo en periodos tan largos de tiempo. Pero aun así la gestión activa falla a medio y largo plazo. Si no se puede ganar al mercado a la larga ¿Cómo construir una cartera de gestión pasiva para tener éxito en tus inversiones?

Puede que hayas tenido rachas en las que has ganado mucho dinero en poco tiempo o que incluso el balance de tus inversiones en dos o tres años no sea malo. Pero seguro que has metido la pata más de una vez en alguna operación y que las pérdidas se han llevado muchas veces bastante más de lo que habías ganado. 

Si consigues que el mercado no te engulla y no tiras la toalla, al cabo de cierto tiempo, no será raro que haciendo balance te des cuenta que no has ganado prácticamente nada de dinero y que hubieses hecho mejor dejándolo todo año a año en un plazo fijo y ya está.

Le pasa a mucha gente. En lugar de darse cuenta de que si en vez de intentar adivinar cuál sería el siguiente movimiento del mercado, hubiesen seguido una estrategia de gestión pasiva que replicase al índice en el que invertían, se olvidan de la bolsa para siempre. 

Craso error. La lección de todo esto, es que no es imposible hacerlo mejor que el mercado o la mayoría de la gente, pero sí muy difícil. Y que al final todas las horas dedicadas a estudiar, seguir lo mercados y el estrés que te generaban todas esas decisiones que tomaste, no meren realmente la pena para los resultados que obtenías. 

Y es que con la gestión pasiva resuelves muchos de esos problemas de una sola vez. Para empezar te neutralizas a ti mismo. Eliminando asi, la mayor amenaza para preservar tu dinero. 

Dejas de perder tiempo siguiendo cada poco las cotizaciones, leyendo y buscando información económica etc. Suprimes los juicios de valor. Y dejas de tratar de adivinar qué acción lo hará mejor o peor, cuando invertir, cuando vender, si el mercado está sobrecalentado pero subirá y todas esas cosas. 

Con la inversión pasiva dejas de lado las emociones. Se acabaron los nervios, las preocupaciones, las ideas catastrofistas cuando las cosas van mal y los pánicos. Y pones tu dinero en piloto automático. 

Otra cosa importante que se resuelve con la gestión pasiva, es la necesidad de buscar a toda cosa beneficios a corto plazo y la impaciencia cuando tus acciones toman valores negativos. Con la inversión pasiva la vista está puesta en el horizonte del largo plazo, que es donde está el dinero de verdad. 

Y por último te olvidas del problema de la selección de activos. Si inviertes en el mercado o en global, no hace falta que te preocupes de elegir valores y desechar otros. Ya que asumimos que el esfuerzo de tratar de aportar valor añadido escogiendo acciones, es muy limitado y ni los profesionales lo consiguen.

Para invertir mediante una estrategia de gestión pasiva, tienes que tener claras cinco premisas. 


  •  No se puede batir al mercado
  •  No se puede predecir la evolución futura de ningún activo usando análisis técnico ni análisis fundamental
  • El análisis macro no aporta valor
  •  Cualquier decisión de invertir más o menos, escoger un momento u otro, discriminar un índice de los demás, etc., son juicios de valor que interferirán en el resultado de la gestión pasiva.
  • No tiene sentido diversificar en activos porque se invierte en el mercado en su conjunto, pero si en intermediarios financieros y depositarios porque hay que cubrir el riesgo de contrapartida.


Establecidos los puntos de partida, en una inversión de gestión pasiva perfecta, sólo nos interesa saber cuánto crecerá el PIB mundial e invertir en un fondo indexado que replique el MSCI World Index. Mejor fondo que ETF por cuestiones fiscales y costes. 


Si empiezas con un capital, pero luego quieres ir añadiendo más dinero, lo mejor es hacerlo con aportaciones periódicas constantes. Con el fin de evitar nuevamente los juicios de valor y las emociones. Para lo cual resulta práctico implementar el dollar cost averaging con periodicidad mensual, que es el que va a proporcionar a la larga el precio medio más ajustado al mercado o índice de referencia. 

Cualquier intento de construir la cartera de gestión pasiva con dos o más fondos índice, distorsiona la inversión pasiva pura y obligan a rebalancear los pesos iniciales de cada activo, cada cierto tiempo. 

Dicho de otro modo, la estrategia de gestión pasiva perfecta, sería comprar y mantener un fondo índice sobre MSCI World con comisiones ultra ajustadas e implementar el sistema de suscripciones periódicas mensuales. De ese modo lograríamos un resultado lo más próximo al índice de referencia y a largo plazo batirías cualquiera de tus estrategias de inversión activa. 

El único pero está en el momentum inicial. Aunque el mercado siempre revierte a la media, si se establece la estrategia de gestión pasiva en una etapa de burbuja, tardarás más tiempo en ver en positivo tu inversión. 

A veces el método más efectivo, es el más simple ¿dudas? ¿Objeciones?

También te puede interesar:

5 comentarios :

  1. Buen consejo si señor.
    Casualmente yo tengo invertido desde inicios de este año cada mes una cantidad en gestión pasiva en un fondo que replica a este indice que comentas especificamente.
    Creo que es una gran forma tanto de complementar la inversión activa de los inverores noveles como yo, como de cualquier persona que quiera un ahorro-inversión a largo plazo, distanciandose así de los dichosos fondos de inversión, que parece que es el unico producto que existe de inversión para medio/largo plazo...(malditos bancos jaja).
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos es una forma de iniciarse de forma sencilla y controlando los riesgos.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Saludos,

    Muy buen consejo el de la gestión pasiva, sobre todo para ahorradores como yo, que no quieren jugar a hacer unos pseudoexpertos en economía y después ver al cabo de los años que incluso han perdido dinero. Yo tengo unos ahorros en varias cuentas bancarias, nisquiera tengo depósitos, pero me gustaría invertirlos para tenerlos asegurados y no pensar en ellos. Ya que la tentación de sacarlo y hacer algún negocio que tiene pocas opciones de prosperar son muchas.

    Qué fondo indexado recomiendas? ¿ Cuales son los pasos para contratarlo?

    un saludo y gracias por tus maravillosos posts

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mejores fondos indexados para hacerte una cartera de gestión pasiva, puedes encontrarlos en Pictet, Amundi o Vanguard.

      Un ejemplo de lo que comentabe de invertir en bolsa global a nivel mundial es Amundi Funds Index Equity World o Global Stock Index Fund de Vanguard.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Muchas gracias por la información!!! Si me permitís, a mi me gusta seguir una web con consejos de ahorro http://www.elmejorahorro.com/ Creo que cuanta más información se disponga, más podremoa ahorrar y rentabilizar el dinero.

    ResponderEliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.