-->

jueves, 5 de marzo de 2015

Widgets

Cómo reducir el estrés y la ansiedad laboral

como-reducir-el-estresEstamos ocupados. Muy ocupados. Somos personas esclavizadas por una larga lista de tareas por hacer. Vivimos en un mundo veloz, acelerado, que gira y que da vueltas cada vez a más velocidad. Pero es tu mente la que en realidad hace que todo vaya más deprisa. Y eres tú mismo quien puede reducir el estrés y la ansiedad que te producen toda esa avalancha de cosas que se te vienen encima.
Hoy en día son muchos los trabajadores y empresarios a los que sus obligaciones les genera ansiedad. 

Que no saben que pueden hacer para la gestión del estrés que padecen. Lo que al final se traduce en daños en la salud y malos resultados en el trabajo o negocio. Un círculo vicioso negativo que se retroalimenta.

Las nuevas tecnologías han supuesto un gran avance en el mundo laboral y otros muchos ámbitos. Pero nos ha hecho dependientes de estímulos tecnológicos que nos condicionan. Correos, llamadas, whatsapp, redes sociales, internet, etc. Estímulos y canales de comunicación que exigen nuestra atención a todas horas y a veces todos a la vez.

Nos hemos convertido en personas permanente conectadas con el mundo, rodeados de mucha gente, pero aislados en nosotros mismos. Reímos menos, sentimos menos y tocamos menos. Nos estamos muriendo como seres sociales. Y todo eso ayuda que sientas más estrés y ansiedad en el trabajo. ¿Qué se puede hacer para reducir el estrés y la ansiedad laboral?

¿Sabes cómo son los tejados de la ciudad en la que vives? Probablemente no, porque siempre vas con prisa y siempre vas mirando al suelo enfrascado en la maraña de tus pensamientos o enganchado a tu dispositivo móvil.

¿Te has parado alguna vez a observar lo que pasa a tu alrededor cuando sales a la calle en tu ciudad en plena hora punta? ¿Y en el vagón del metro o en el autobús? Legiones de zombies hablando, navegando o escribiendo por sus móviles o dispositivos inteligentes. Atareados y apresurados, sin tiempo de ver lo que pasa a su lado.

¿Quién te impone que sigas viviendo así? Haz algo pronto porque el estrés y la ansiedad matan. Y si no lo consiguen, reducen sensiblemente tu esperanza de vida. Tú inconscientemente te has puesto ahí. Y no ha sido de la noche a la mañana. Pero claro, no es fácil cambiarlo, por eso buscas una solución.
Y entonces ¿qué es lo que puedes hacer para la gestión del estrés y la ansiedad laboral?

Para empezar, te diré que más estrés y ocupación no tiene nada que ver con el éxito. Depende de la persona. Depende de ti. Hay gente que está expuesta a unos mismos estímulos exteriores que reacciona de forma diferente a otras. Son los más propensos o adictos al estrés y la presión, los que procesarán todo ese entorno en algo nocivo para su bienestar personal.

Debes tratar de controlar como te afecta todo lo que te rodea y que es percibido por tus sentidos. En principio todos tenemos las mismas herramientas sensoriales para procesar todo lo que ocurre a nuestro alrededor. Sin embargo cada uno filtramos lo que vemos, oímos, tocamos, olemos y degustamos de forma diferente. Y conformamos nuestra propia realidad.

La clave está en tu mente. El primer paso que debes dar para reducir tu estrés y ansiedad laboral, es tomar conciencia de la realidad que estás viviendo. E identificar las sensaciones que te producen determinadas situaciones en tu trabajo.

Palpitaciones, sudores fríos, sequedad de boca, sensación de velocidad, urgencia, presión, vértigos, pensamientos recurrentes negativos, dolores musculares, etc. Estos son algunos síntomas que genera tu organismo, porque tu mente ordena que se ponga en alerta.

Y que tiene consecuencias en tus hábitos cotidianos. El estrés y la ansiedad te provocan un malestar que te impide conciliar un sueño reparador, te encuentras más irritable, sin energía, bloqueado, etc. Tienes que pararte a pensar como el estrés ha alterado tus rutinas e identificar lo que puedes mejorar.

Una vez tomas conciencia del problema, hay varias técnicas que puedes aplicar para gestionar el estrés. En las cuales la respiración toma un papel muy relevante.

La respiración es una función orgánica clave. Controlarla puede ayudarte en muy poco tiempo a cambiar tu enfoque de cualquier situación. Detenerse para hacer tres respiraciones profundas y conscientes, pueden servirte para bajar tu nivel de tensión, parar tus pensamientos y controlar tus emociones. Practica evocaciones mentales de imágenes o frases positivas que te centren y sirvan de interruptor de cambio.

Pon en marcha técnicas de relajación. Todas se inician con un mismo protocolo. La respiración profunda, el control de los puntos de tensión. ¿Te has dado cuenta como aprietas la mandíbula y como tensas tu cuerpo cuando estas bajo estrés y ansiedad?

Aprende a relajar la lengua a soltar mandíbula y a abrir poco a poco los puños encerrados, producto de tu nivel de alerta. 

gestion-del-estresPara gestionar el estrés y la ansiedad en el trabajo, debes reflexionar y señalar las vivencias, personas y situaciones que te hacen sentir mal. Que efecto te provocan y que puede cambiar en tu forma de percibir esos detonantes de estrés, para mitigarlos.

¿Cómo reducir el estrés y la ansiedad fuera del entorno laboral? Además de todo esto, tu estrategia en el día a día, debe estar fundamentada en un adecuado descanso. ¿Te robas horas de sueño? ¿Cómo te alimentas? ¿Haces deporte? ¿Organizas tu tiempo? ¿Sabes en cada momento que es lo importante y que es lo urgente? 

Hay una serie de patrones negativos que completan un cuadro de estrés, que deben atajarse poco a poco. Cuida tu alimentación, practica ejercicio de algún tipo, planifica tú tiempo correctamente, aprende a gestionar mejor tu tiempo, controla tus pensamientos negativos, duda de tus juicios de valor absolutos o extremos. Visualiza en tu mente aquellas situaciones que te estresan y entrénate para enfrentarte a ellas.

Ve cambiando poco a poco pequeñas cosas. Verás que todo esto te ayuda en la gestión de tu estrés y que sin darte cuenta vas cambiando la forma en que tu mente y tu cuerpo perciben y responden al entorno. 

Los beneficios de saber cómo reducir el estrés, se traducen en una mayor productividad, una vida más saludable, un mejor enfoque de la realidad y una capacidad de concentración mucho más potente y efectiva. ¿Sufres estrés? ¿Cuéntame lo que estás haciendo para corregirlo?

También te puede interesar:

2 comentarios :

  1. La respuesta es mucho más sencilla. Si tu trabajo te produce estrés, déjalo. Si aún así sigues teniendo estrés, prescinde de cosas materiales. Su mantenimiento lleva tiempo y dinero, ambos escasos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre... un poco extremo ¿no? Cuando uno entra en una fase de estres agudo y ansiedad, sufre bajo cualquier situación que le generen los mismos estímulos de presión y angustia. Da igual el trabajo. Lo que hay es un problema de adaptación a la situación que se vive en el trabajao que se tiene.

      Es decir, que si no se trata el estres laboral, puede llegar a ser incapacitante. La gente usa con bastante alegría los términos ansiedad y estrés, cuando en realidad se refiere a situaciones puntuales de agobio o nerviosismo. Pero para quien lo padece de verdad no es ninguna broma.

      Y el problema es que, si no se pone remedio y quien lo padece no toma conciencia de que tiene un problema, además de secuelas en la salud, luego le puede repercutir en otros ámbitos de su vida.

      No sabemos el daño que podemos hacernos a nosotros mismos con los pensamientos negativos y las distorsiones de la mente.

      Así que menos bromas.

      Un saludo.

      Eliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.