-->

lunes, 4 de septiembre de 2017

Widgets

Cómo dejar de ser un esclavo del autoempleo


esclavo-del-trabajo

Imagínate lo que puede ser estar anclado a una silla durante meses, trabajando entre 12 y 14 horas diarias. Sin poder parar y sin poder enfermar. Meses en los que lejos de disminuir la carga laboral, las tareas y el volumen de trabajo pendiente se incrementa. 

Mañanas en las que empiezas con una lista de diez cosas importantes por hacer y que terminan con cinco más urgentes para el día siguiente. 

Días en los que tienes que renunciar a estar con tu pareja, dedicar un tiempo a tus amigos o tener que dejar aparcado de lado tu hobby favorito. Noches a las que recortas horas de sueño. Momentos amargos de sentirte incomprendido por los que te rodean, ya que no entienden, por qué no lo dejas. 

Sin apoyos, sin ayudas. Con más impuestos y con muchas facturas pendientes por pagar. Obligaciones que a veces quitan el sueño, por no saber si esta vez podrás pagar. 

Pues para mucha gente, esto es ser autónomo. Si tienes un autoempleo o un pequeño negocio, seguro que sabes de lo que te hablo. 

Muchas veces, todo empieza con el sueño de ser tu propio jefe, ser dueño de tu tiempo y ganarte la vida trabajando en lo que te gusta. Pero ese sueño con el que se empieza, a muchos se les torna como una pesadilla. ¿Cómo dejar de ser un esclavo de tu autoempleo?
Cuando yo empecé a dedicar tiempo a mi idea de negocio como plan alternativo a mi trabajo, mucho antes de montar mi empresa, tenía una energía dentro y una ilusión que hicieron que pudiese con todo. 

Sacaba tiempo de donde podía y pasaba horas en vela dando vueltas a como desarrollarlo. Pero a la larga, una vez empiezas a dar pasos y si tu negocio funciona o cambias algo en la forma de hacer las cosas o puedes empezar a tener problemas. 

No te hablo sólo de que es algo que traspasa al ámbito personal, es que te puede dañar tu salud, además de tus relaciones. Cuando las cosas se amontonan no ves salida. Y todo eso por lo que has luchado tanto, corre peligro de derrumbarse, porque ya no puedes más.

La primera lección que un autónomo debe grabarse a fuego es que o aprendes a delegar rápido o mueres. Y ojo que esto no es sólo un problema endémico exclusivo de los autónomos. Pasa también y mucho en las pequeñas empresas familiares y en las mejores pymes que empiezan a crecer. Quieren tener demasiado control sobre todo. Tanto que cuando sus fundadores fallecen, no hay continuidad posible, porque no pusieron los eslabones necesarios para que no se rompiese la cadena.  

Delegar no siempre significa trabajar con otras personas. Nadie dijo que montar un negocio desde cero, fuese una tarea fácil y sencilla. Y estoy de acuerdo en que cuando se empieza hay que reducir los costes al máximo. Pero si puedes destinar algo de dinero para quitarte trabajo que no genera valor añadido hazlo. Así podrás dedicar más tiempo a lo que te da de comer.

Vivimos en la era de la tecnología, la robotización y el internet de las cosas, aprovéchalo. Benditas aplicaciones y software que te hacen la vida más fácil. Si no estás dispuesto a invertir un poco de dinero en tu negocio apaga y vámonos. 

Hay un montón de programas que te pueden hacer la vida un poco más fácil y automatizar un montón de tareas admirativas que te roban tiempo.

De todas formas, estoy seguro de que si eres una de esas personas que se les cae el mundo encima con la cantidad de cosas que tienes que hacer, puede que sufras problemas de gestión de tiempo y de falta de productividad.

Así que voy recomendarte que te leas algún artículo de uno de los mejores coach en gestión de tiempo y productividad como es Jeroen Sangers y también puedes seguir estos pasos de 1and1 sobre cómo administrar mejor tu negocio. Todo en su conjunto puede ayudarte a tomar decisiones y aplicar cambios en tu día a día que hagan cambiar esa visión tan desbordante que tienes ahora mismo. 

El siguiente paso después de poner orden en tu negocio es buscar colaboradores que te ayuden a ejecutar esas tareas que para ti se convierten en infinitas y que no aportan nada más que problemas. 

No es fácil encontrar buenos colaboradores y además hay un montón de excusas que pueden hacer que pospongas, la decisión de empezar a trabajar con otras personas para llevar tus temas administrativos, de marketing, comunicación o publicidad.

El problema como siempre va a ser la confianza. Y encontrar a personas que de verdad quieran trabajar contigo y no te dejen tirado a la primera de cambio. Identificar personas que tienen verdadero talento en lo que hacen para que trabajen contigo. Lógicamente para todo eso, tienes que saber contar muy bien lo que quieres y necesitas, para que comprendan tu proyecto y sepan cómo te puede ayudar mejor.

Te va a costar dinero evidentemente. Pero si esto te ayuda a tener más tiempo para ti y para que te dediques exclusivamente a tu idea de negocio, que es lo que te da ingresos, verdaderamente valdrá la pena. Es cuestión de echar cuentas y de organización. 

El siguiente paso más delicado, es el de incorporar un socio a tu negocio o contratar un empelado para generar economías de escala. Una de las principales causas que hace que muchos autónomos que tienen un buen negocio vivan en un infierno, es que no se atreven a dar el paso de meter otra persona que produzca. Por miedo a que les robe el negocio y se ponga por su cuenta o por que se generen conflictos. Pero date cuenta que un negocio no es un negocio, hasta que no consigues que otros trabajen para ti y haciéndolo sigues ganando dinero a la vez que cumples con todas tus obligaciones de pago. 

Que tu autoempleo siga siendo un caos o un infierno, para parecerse más un buen negocio, depende de ti y de tomar unas simples decisiones. No dejes que tu negocio alcance un volumen desbordante y supere el punto de no retorno para empezar a crecer y delegar. 

También te puede interesar:

2 comentarios :

  1. Hablando desde el conocimiento de causa , ya que yo soy autónomo te diré que tienes razón en que la vida del autónomo nose puede considerar vida. Muchas horas de trabajo, muchas preocupaciones..... Sin embargo la solución que planteas está muy bien sobre el papel. Contratar una persona supone pagar un sueldo, cotizaciones sociales, pagas extra, etc etc y luego tener suerte de encontrar una persona responsable y comprometida que venga trabajar y a sacar la empresa adelante y no a pasar el dia

    ResponderEliminar
  2. Yo fuy funcionario a tiempo, después funcionario y autónomo.
    Ahora funcionario de carrera y socio de una empresa de tres y cuándo se cierre el negocio no me meto ni de coña.
    Funcionario se lleva todo por el libro y autónomo Dios dirá .
    Saludos

    ResponderEliminar

Participa en la conversación y déjame un comentario.