-->

miércoles, 21 de octubre de 2015

Widgets

Tres depósitos comercializados por Popular, La Caixa e ING que no merecen la pena


depositos-bancarios-2015

A pesar de que los bajos tipos de interés castigan la rentabilidad de los depósitos, éstos siguen siendo un producto comercialmente beneficioso para las entidades financieras, por lo que siguen situándose en la punta de lanza de las colocaciones de productos bancarios

Los expertos recuerdan que las previsiones sobre los tipos de interés no son positivas, por lo que lo más conveniente para los ahorradores es buscar alternativas de bajo riesgo con rentabilidades más altas que las de los depósitos. Al final de este texto, explicamos algunas.

Hoy, los expertos de Asesora.com, han estudiado tres de los depósitos más populares del mercado a doce meses: Depósito Gasol, Depósito de La Caixa y Depósito Naranja a plazo. Como todos los depósitos comercializados en nuestro país, están bajo la supervisión directa del Banco de España, que vela por la veracidad de los mismos y garantiza hasta 100.000 euros, y los tres se caracterizan por la posibilidad de obtener una liquidez inmediata, con matices.

Las otras características del Depósito Gasol a 12 meses son que admite la cancelación anticipada total o parcial y una inversión mínima de 300 y hasta 500.000 euros. Está dirigido tanto a personas físicas como a autónomos y comercios. Su principal pega, en cambio, es que se renueva automáticamente. “A pesar de que en la página web del banco lo muestran como una ventaja, ya que explican que esta renovación es para asegurarse que el dinero sigue creciendo, considero que no es adecuado renovar el depósito sin informar al inversor”, explica Robert Casajuana, experto de Asesora.com.

El importe mínimo para contratar el Depósito a doce meses de La Caixa es de 1.000 euros y, en realidad, ofrece la posibilidad de invertir a 1, 3, 6 o doce meses.

Por su parte, el Depósito Naranja a plazo ofrece una tasa anual equivalente (TAE) del 0,7%, la más elevada de los tres. Sin embargo, aunque ofrece liquidez inmediata y afirma que se puede disponer de todo o parte del capital en cualquier momento, el interés obtenido es el 0,25% anualizado, “con lo que no es del todo cierto que puedas disponer de tu capital sin restricciones”, señala Casajuana.

En general, y además de todo lo apuntado anteriormente, el experto recuerda que desde el punto de vista de la fiscalidad, los intereses generados por un depósito se consideran rendimientos de capital mobiliario y están sujetos a retención fiscal, según la normativa vigente. Este tipo de producto no permite capitalizar los intereses.

Las alternativas a un depósito podrían ser una cartera de fondos de inversión defensivos o una cartera de bonos a vencimiento, dos opciones para mejorar la rentabilidad sin asumir un riesgo elevado, según los expertos de Asesora.com.

La opción de crear una cartera de fondos de inversión muy diversificada y conservadora pasaría por preservar el capital en un horizonte temporal de 12 meses, asumiendo el mínimo riesgo y batir al depósito en activos 100% líquidos. 

Los activos de deuda se parecen a los depósitos en que el inversor percibe una cantidad de intereses conocidos de forma periódica y que tienen vencimiento. Además, en la deuda, a diferencia de los depósitos, el rendimiento no solo viene vía cupón. Al cotizar en un mercado secundario se podrá obtener un beneficio adicional vía precio. Es decir, en el peor de los casos se mantendrá el título a vencimiento y, en el mejor, se incrementará el retorno de la inversión con la venta.

También te puede interesar:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Participa en la conversación y déjame un comentario.